Haití y Dominicana acuerdan avanzar en legislación adicional para proteger los derechos de migrantes haitianos

Gobierno mantiene su posición sobre fallo TC

El gobierno dominicano mantuvo invariable su posición en torno a la sentencia del Tribunal Constitucional, en el reinicio del diálogo retomado este martes con Haití, y en el que el tema migratorio dominó el debate entre los representantes de ambos países.

Haití reconoció el derecho soberano de República Dominicana para determinar su política migratoria y las reglas para el otorgamiento de la nacionalidad, aunque solicitó garantías para salvaguardar los derechos básicos de las personas de origen haitiano, a lo que los representantes dominicanos accedieron.

En una declaración conjunta, el gobierno dominicano también anunció que en las próximas semanas se avanzará en una “legislación adicional para dar respuesta a todos los casos no contemplados en el plan de regularización” anunciado por las autoridades dominicanas.

La declaración fue leída por el ministro dominicano de la Presidencia, Gustavo Montalvo, y por el primer ministro haitiano Laurent Lamothe, quienes encabezaron las conversaciones acordadas en diciembre pasado por los presidentes de ambos países.

El encuentro se realizó en la sede de la Compagnie Industriel Development (Codevi), el parque industrial de capital dominicano ubicado en la localidad haitiana de Juana Méndez. La reunión se inició al mediodía local (13:00 RD) y las discusiones se prolongaron por más de siete horas.

En la declaración conjunta, leída primero en francés y luego en español, Haití se comprometió a expedir pasaportes a los trabajadores temporeros haitianos que se acojan a un programa de dotación de visas para ese tipo de inmigrantes aprobado la semana pasada por el gobierno dominicano.

Además, Haití presentó una preocupación adicional respecto a los requisitos existentes en la legislación migratoria dominicana que obligan a estudiantes haitianos en centros educativos de ese país a retornar a Haití cada tres meses para renovar sus visas de estudiantes.

“La delegación dominicana accedió a evaluar esta solicitud”, agregó el documento.

Durante el encuentro, los dos países expusieron sus posiciones sobre el fallo del Tribunal Constitucional que el año pasado dictaminó que una mujer de ascendencia haitiana no tiene derecho a la nacionalidad dominicana, porque nació de padres haitianos cuyo estatus de “extranjeros en tránsito” la excluye de optar por ese derecho.

República Dominicana ha dado garantías de que el dictamen se aplicará con apego a los derechos humanos, pero Haití teme que la medida afecte a la comunidad dominico-haitiana radicada en el país.

El primer intento de diálogo fue roto en noviembre pasado, cuando República Dominicana acusó a Haití de desconocer una declaración suscrita por ambos países, y por la participación del presidente haitiano Michel Martelly en una reunión en la que la Comunidad del Caribe (Caricom) congeló las negociaciones para admitir a los dominicanos en ese organismo.

Menos de un mes después, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció en Caracas la creación de una comisión de alto nivel para que República Dominicana y Haití retomen el diálogo que el mismo gobierno venezolano impulsó el año pasado.

Las dificultades
 “Estamos muy cerca de la lectura de un acuerdo positivo”, dijo ayer a LISTÍN DIARIO el canciller haitiano Pierre Richard Casimir, en un momento en que fueron evidentes las dificultades para redactar la declaración conjunta.

Las delegaciones de ambos países se separaron por cerca de quince minutos antes de reunirse nuevamente tras lo cual se alcanzó un acuerdo.

Las demoras también se debieron a “problemas en la traducción” de la palabra “solicitar” contenida en el documento, que en francés se traduce como “demander”, y que la delegación dominicana encontró inapropiada porque podía sugerir algún tipo de “exigencia”.

Finalmente, el documento fue impreso y revisado nuevamente antes de ser leído por Lamothe y Montalvo.

La declaración estableció que ambos países convinieron en que las aduanas de ambos países tratarán de concretar un acuerdo para organizar y regular los mercados binacionales, y acordaron impulsar medidas de reciprocidad comercial para permitir el ingreso “sin demora” de productos en ambos países.

Además, República Dominicana y Haití decidieron ampliar su colaboración en materia de medio ambiente, sobre todo en la frontera, al igual que en materia de seguridad para combatir el crimen organizado, la delincuencia internacional y el narcotráfico.

(+)
INICIO DEL ENCUENTRO Y LOS PARTICIPANTES 

Con la entonación de los himnos nacionales de los dos países, dio inicio a la reunión de los funcionarios comisionados por ambos gobiernos. El ministro de la Presidencia dominicana, Gustavo Montalvo, y el primer ministro haitiano, Laurent Lamothe, iniciaron el encuentro, fijado luego de que los gobiernos de las dos naciones acordaran dialogar en torno a diversos asuntos el pasado mes de diciembre en Venezuela, con el auspicio de Nicolás Maduro, presidente de ese país sudamericano.

Pierre Richard Casimir, ministro de Relaciones Exteriores; Wilson Laleau, ministro de Comercio; David Bazile, ministro de Interior y Nesmy Manigat, director Regional de AID et Action, conformaron la comisión de Haití, cuyo número total lo integraron 34 personas, incluyendo al expresidente panameño Martín Torrijos, asesor del gobierno haitiano.

Por el gobierno dominicano, la comisión la integraron poco más de diez personas, incluyendo los ministros de Interior y Policía, José Ramón Fadul, y de Industria y Comercio, José del Castillo, así como José Manuel Trullols, canciller en funciones, y César Pina Toribio, consultor jurídico del Poder Ejecutivo. Como observadores, por la Unión Europea, Marion Caviano; por Naciones Unidas, Peter De Clerq; por el Caricom, el embajador Coli Granderson, y por Venezuela, la viceministra Verónica Guerrero.

 

http://www.listin.com.do/la-republica/2014/1/7/306028/Gobierno-mantiene-su-posicion-sobre-fallo-TC

 

Declaración conjunta de los gobiernos de República Dominicana y de Haití