Honduras sería el primer país de Centroamérica en aprobar ley para derribar aeronaves sospechosas

El Congreso hondureño discutirá esta semana la Ley de Exclusión Aérea, que permitirá el derribamiento de aeronaves sospechosas por territorio nacional, aunque para ello deberá sortear algunos obstáculos que desde ya se avizoran.
– Con los tres radares adquiridos de Israel y la aprobación de esta norma se pretende hacerle frente a las operaciones del narcotráfico por la vía aérea.

– Honduras no está para seguir aguantando el flagelo del narcotráfico, dijo el diputado nacionalista Óscar Álvarez.

La Ley de Exclusión Aérea fue presentada el miércoles de la presente semana por el diputado nacionalista, Óscar Álvarez, pretende crear una zona de exclusión aérea en los departamentos de Gracias a Dios, Colón y Olancho, entre las 6:00 de la tarde a 6:00 de la mañana, con el objetivo de evitar la llegada de vuelos ilícitos al país.

“Se trata de luchar frontalmente contra el narcotráfico porque las avionetas que salen de Sudamérica con rumbo a Estados Unidos, aterrizan en Honduras. Queremos que la Fuerza Aérea pueda derribar avionetas solamente en el caso que no atiendan el llamado de las autoridades”, pormenorizó.
Entre otras prohibiciones de la ley, no se permite el vuelo de aeronaves por debajo de 18 mil pies de altura y 300 nudos de velocidad en los horarios y zonas antes mencionados.

Álvarez apuntó que todas estas valoraciones fueron discutidas con la Fuerza Aérea de Honduras (FAH), a quienes calificó como “muy profesionales”.

Enfatizó que el derribamiento de avionetas se hará en una última instancia luego de seguir un protocolo establecido en la norma.

Dijo además que la comisión de dictamen del Congreso hará las modificaciones que se estimen pertinentes. “La Ley de Exclusión Aérea es un complemento con la adquisición de los tres radares a Israel por parte del gobierno hondureño”, acotó.

De su lado, el diputado nacionalista, Tomás Zambrano, aseguró que el espíritu de la ley es buscar protección de los espacios aéreos en el territorio hondureño.

Zambrano explicó que el Estado hondureño tendría de denunciar el Protocolo de Chicago (1984) que prohíbe el derribo de avionetas. “Pretendemos que cualquier aeronave que ingrese al país lo haga con los conductos legales, con todas autorizaciones y estándares internacionales y de esa forma desvirtuar que este tipo de aeronaves estén vinculadas con el narcotráfico”, afirmó.

Jefe de las FFAA: No hay que darle enfoque negativo
En tanto, el jefe de las Fuerzas Armadas, Fredy Santiago Díaz Zelaya, le confió a Proceso Digital que ver la Ley de Exclusión Aérea desde el punto de vista del derribo de avionetas es darle un enfoque negativo a la norma. “Es una ley para que no entren aviones ilegales”, dijo.

Arguyó que en caso que un avión ingrese al territorio nacional sin cumplir con las normas legales, en ese momento entra otra fase del proceso, “la última instancia es el derribo, pero si lo enfocamos en una forma positiva, Honduras no está interesado en derribar avionetas”.

Reiteró que la finalidad de la ley es evitar que aeronaves no autorizadas ingreses a territorio nacional. “Hay tratados internacionales que se están respetando y que se van a respetar siempre”, aseguró.
Sobre la fecha prevista de instalación de los tres radares adquiridos de Israel por 30 millones de dólares, el jefe castrense expresó que de momento ese país le prestará uno al país, mientras se termina la colocación de los aparatos.

Se estima que la máquina provisional estará instalada en un término de 45 días.

Díaz Zelaya valoró que en los últimos días ha disminuido el sobrevuelo de narcoavionetas en Honduras debido a las acciones concretas de las Fuerzas Armadas como la destrucción de pistas clandestinas en el norte del país.

“Hablar de un número de vuelos ilícitos es complicado. No tener radares te hace esas estadísticas falsas… no sabemos si en este momento están entrando al territorio nacional”, puntualizó el jefe de las FFAA.

Amerita revisión de tratados
De su lado, el analista y experto en temas de seguridad, Raúl Pineda Alvarado, recomendó hacer una revisión de los tratados internacionales que prohíben el derribamiento de aeronaves.

“Históricamente Estados Unidos se ha opuesto a la práctica del derribo de avionetas que ingresen ilegalmente a los países. Honduras tuvo una reciente experiencia bastante negativa cuando se destituyó por presiones extranjeras al comandante de la Fuerza Aérea después de haber derribado dos avionetas donde se transportaba drogas”, recordó.

Mencionó a Venezuela y Brasil como países que están aplicando la ley que permite el derribo de avionetas ilegales. Honduras sería el primer país de Centroamérica en tomar decisiones en ese sentido.

“No es una decisión fácil y hay que entender la posición de algunos gobiernos que operan con agentes de inteligencia encubiertos para combatir precisamente el flagelo de la narcoactividad. De repente estamos dándole muerte a delincuentes y también a agentes de la ley”, finalizó Pineda Alvarado.

Aeronáutica Civil de acuerdo con la ley
El director general de Aeronáutica Civil, Manuel Enrique Cáceres, se pronunció a favor de la ley que permitiría el derribo de aeronaves que violen el espacio aéreo hondureño, que se discute actualmente en el Congreso Nacional.

Indicó que esa ley tiene su génesis en incidentes que se han presentado a lo largo del tiempo alrededor del mundo, uno de los cuales ocurrió en 1984 cuando aviones rusos derribaron un avión norcoreano lo que trajo como consecuencia una reacción de la Organización de Aviación Civil Internacional.

Añadió que los espacios aéreos son soberanos y los Estados son los responsables de mantener incólume el espacio aéreo nacional y para ello se tienen que tomar medidas para evitar ese tipo de incidentes que ocurren frecuentemente.

“Han aparecido las nuevas amenazas como el terrorismo, el narcotráfico, el trasiego de armas, lo que viene a poner en precario la seguridad de los Estados y se tiene que legislar en ese orden tal como lo está haciendo el Congreso Nacional, apelando a que es un país soberano tal como lo han hecho Colombia, Brasil y otros Estados del mundo que y contemplan una ley de derribo de aeronaves cuando entran al espacio aéreo de una manera ilícita”, argumentó.

Añadió que esa ley sería un instrumento disuasivo para no permitir a esos grupos delincuenciales intentar agredir el espacio aéreo nacional tal como sucede en República Dominicana que hace poco aprobó una ley para autorizar el derribo de aeronaves una vez agotados todos los procedimientos normales para poder obligar un aparato a aterrizar o desviarse de la ruta o regresarse.

“Nosotros creemos que esta ley va a fortalecer la soberanía de nuestro espacio aéreo y va a disuadir a los delincuentes de continuar con el narcotráfico a través del espacio aéreo nacional”, acotó.

Antecedentes en el continente
Recientemente Venezuela y México se vieron involucrados en una polémica por el derribamiento de una aeronave azteca en suelo venezolano. Hubo acusaciones y contraacusaciones diplomáticas por el hecho que aún se investiga.

Lo que buscan todos los países que reglamentaron esta ley es establecer seguridad en su espacio aéreo e imposibilitar que sean utilizados como rutas por el narcotráfico,puesto que el uso de avionetas es lo más común para el tráfico de drogas y armas.

En estos momentos, Argentina discute una ley encaminada a autorizar el derribo de avionetas de dudosa procedencia. Sin embargo, no hay conceso en el Parlamento de ese país para aprobar la norma.
Mientras, Brasil aprobó la ley en 2004 durante el gobierno de Inacio Lula Da Silva.

A través de ésa se permite el derribo de aviones ilegales, aunque establece nueve procedimientos que se deben cumplir antes de disparar. Los únicos que pueden ser derribados por los militares son las naves que corresponden al narcotráfico. Mientras que los aviones de otros países serán advertidos.

En tanto, las fuerzas aéreas únicamente pueden atacar a la nave en cuestión con la aprobación del presidente.

En tanto, en Bolivia el presidente Evo Morales está preparando lo que calculan será una segura aprobación de la ley de derribo de aviones. Esta será aplicable a las “aeronaves civiles, nacionales y extranjeras, que se encuentren operando en el espacio del Estado boliviano” de forma ilegal.

Colombia por su parte es uno de los pioneros en esta actividad. Con la presencia de la guerrilla en su país, el gobierno colombiano desde hace años cuenta con una ley de este tipo para combatir el narcotráfico.

En el caso de Chile también dispone de una ley de derribos, que fue sancionada durante el gobierno social demócrata y Uruguay cuenta con normas para controlar su espacio aéreo, incluido el derecho a derribar aeronaves hostiles o que se sospeche que participan en actividades ilegales.
http://www.proceso.hn/2014/01/15/Reportajes/Honduras.ser.C/80876.html