Megaminería en Uruguay: Mujica defendió la ley como “una de las mejores del mundo”

Mujica defendió el contenido de la ley de megaminería, calificándola como “una de las mejores que hay en el mundo”. En su última audición radial, el Presidente pidió a los uruguayos “tener más confianza en nosotros” mismos y ser “menos pasionales” a la hora de vincular el proyecto de minería a cielo abierto de Aratirí con las acciones que grupos autodefinidos defensores del medioambiente realizan ante eventuales agresiones al paisaje donde se podría llegar a realizar la prospección minera.

El mandatario comenzó ayer en el espacio que semanalmente cuenta en las radios del Sodre con un plan que 24 horas antes le había encomendado a su gabinete en la primera sesión del Consejo de Ministros: a informar en todos los ámbitos las características de la ley de minería vigente en el país a fin de desmitificar versiones de eventuales consecuencias negativas en el medio ambiente.

“El hombre ha demostrado tener una gran capacidad para destruir, pero también que es capaz de reconstruir y aún de dejar mejor las cosas que como estaban antes”, sostuvo, ejemplificando con varios casos ocurridos a lo largo y ancho del mundo. Recordó el caso del río Támesis, en Londres, “en donde nació el capitalismo” dijo, que tras muchos años de ser “una cloaca” se pudo recuperar para que fuera posible “volver a pescar en él”. Otra es la mina brasileña Butiá, “donde se extrajo carbón por 20 años y hoy hay un monte forestal en una planicie en la que pastan animales”. “Proyectos similares se conocen en Alemania, Colombia, México y otros países”, relató.

El Presidente adelantó que las ganancias que se obtendrán por esta inversión minera se volcarán en infraestructura pública y, en ese aspecto adelantó que “como todos quieren mejorar el ingreso y cuántas cosas a pesar de las mejoras nos están faltando, el dinero de este emprendimiento podría destinarse, por ejemplo, a construir uno o dos hospitales para personas con problemas psiquiátricos, teniendo en cuenta las condiciones del Vilardebó”, recordando que a finales del año pasado volvió a visitar ese centro psiquiátrico.

El Presidente defendió insistentemente en los 20 minutos de la audición la necesidad de diversificar la producción nacional. “Hay que combinar todas las actividades y (la prospección minera) no supone la desaparición de 5.000 hectáreas (porque) hay 16 millones de hectáreas en el país que se dedican a otras actividades”. Ejemplificó con que la industria forestal demanda 1 millón de hectáreas y la industria de la ganadería, unos 13 millones. “La minería de Aratirí es reconstruible. Tenemos que diversificar la actividad productiva del país y no vamos a liquidar la ganadería. Tenemos que tener más confianza en nosotros mismos (porque) la ley de minería de gran porte es una de las mejores que hay en el mundo”, resaltó.

Las 5.000 hectáreas del emprendimiento minero en Valentines representan el 0,029 % del territorio total. En paralelo, Mujica relató lo ocurrido en el arroyo Cuñapirú, en la zona limítrofe de los departamentos de Rivera y Tacuarembó, donde por años existió la minería en busca de oro. “Hace unos años se instaló una empresa que ha estado moviendo miles de toneladas de piedra, con camiones gigantes, procesando masas enormes de material. Lo que estaba abandonado se convirtió en una fuente de recursos importante para la zona”, repasó. Por las necesidades de esa mina a cielo abierto se desvió el arroyo Cuñapirú.

“Le hicieron una barranca nueva, le plantaron bosque nativo, tuvieron el trabajo de sembrar, de hacer prender, de poner riego por aspersión para asegurar que las plantas enraizaran en la nueva orilla”, contó, subrayando que “estas cosas no las ve el que no quiere verlas”. Otro ejemplo es en Minas, “de donde se extrae piedra para fabricar cemento desde hace más de 40 años”, destacando que cerca de allí conviven “colonias de vacaciones, áreas agrícolas y montes. En contraposición, volvió a aludir las canteras de granito que hay en las inmediaciones de las ciudades de la Paz y Las Piedras, “de donde se sacó material para construir Montevideo”, pero que hoy esas canteras no se transformaron “y están disponibles para que algún muchacho se ahogue. Podrían transformarse en piscinas”, propuso.

Consejo de Ministros

En lo que fue el primer Consejo de Ministros de este 2014, el pasado lunes 20, el proyecto de minería de Aratirí fue uno de los cuatro grandes temas analizados por el gabinete. En el debate, el Presidente encomendó a sus ministros informar a la población mediante un cronograma de charlas y exposiciones a fin de mitigar las acciones que se desarrollan en contra de la minería de hierro a cielo abierto.

Convenio de prospección

El gobierno resolvió que en la primera quincena de febrero se firmará el convenio de prospección, tras los informes que la empresa responsable del emprendimiento minero haga llegar en el marco de los requerimientos de la ley de minería. No obstante, se aclaró que hasta tanto la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) no habilite la obra, la empresa no podrá realizar ningún movimiento de tierra en la zona delimitada. La empresa Aratirí explotaría cinco minas que se irán programando de acuerdo a los contenidos de hierro que se obtengan en cada uno de ellas.

En cuanto a la construcción del mineroducto, el caño por el cual transportarán el hierro obtenido mediante un caudal de agua reciclable, es una tubería que irá desde la misma mina hasta la costa de Rocha. Sobre el método de extracción, el hierro en la roca aparece como magnetita, un material magnético. Por ese motivo, el proceso de separación del mineral se realiza por métodos magnéticos donde no intervienen productos químicos.

 

Megaminería: Mujica defendió la ley como “una de las mejores del mundo”