“Para Paraguay no es una cumbre cualquiera, va a representar un símbolo, un hito de normalización jurídica, institucional del Mercosur”. Eladio Loizaga, Canciller de Paraguay

El canciller de Paraguay, Eladio Loizaga, dijo hoy que la próxima cumbre presidencial del Mercosur a celebrarse en Caracas será un “hito” y que sus miembros están interesados en relanzar el bloque, al tiempo que minimizó el impacto de los sucesivos aplazamientos. 

El pasado 16 de enero, el propio Loizaga señaló que la reunión se había pospuesto, por tercera vez, “para posiblemente mediados de febrero” por problemas de agenda.

“Esto es normal, son cuestiones que a última hora suceden. Nada significa que haya problemas al interior del Mercosur”, dijo este domingo en una entrevista con Efe Loizaga, quien indicó que todos los miembros comparten “el espíritu de reimpulsar” el grupo.

La decisión sobre la nueva fecha corresponderá a Venezuela, que ostenta la presidencia pro témpore del grupo, tras consultas con los otros integrantes, Argentina, Brasil, Uruguay y el propio Paraguay, explicó el canciller.

Atrás quedaron los disensos por la suspensión de Paraguay en 2012 tras el controvertido cese por parte del parlamento de su entonces presidente, Fernando Lugo, que los otros miembros interpretaron como una ruptura del orden democrático.

Durante la exclusión de Paraguay aceptaron la entrada de Venezuela, que el Congreso paraguayo había podido bloquear por años porque era necesario el aval de todos los miembros.

“Para Paraguay no es una cumbre cualquier, va a representar un símbolo, un hito de normalización jurídica, institucional del Mercosur”, dijo Loizaga.

Para Paraguay esa normalización jurídica ocurrió cuando su parlamento aprobó en diciembre la adhesión de Venezuela, a instancias del presidente, Horacio Cartes.

Loizaga indicó que aun no se ha resuelto qué país tomará en la cumbre el testigo de Venezuela como próximo presidente pro témpore.

“Se han escuchado voces de que debía ser el Paraguay”, dijo el canciller, pero aclaró que su país no ha realizado “ninguna gestión” para ello y no ha condicionado su vuelta al Mercosur a recibir la presidencia temporal.

La motivación para ese regreso fue el deseo de participar en las próximas negociaciones del bloque con la Unión Europea, indicó Loizaga.

El canciller explicó que a su país le interesa facilitar la entrada en Europa de productos como la carne, la soja y los textiles, y que hoy en día las negociaciones comerciales “se mueven en bloque”, a menos que se trate de un país de enorme peso como China o Estados Unidos.

Paraguay revisa actualmente las resoluciones tomadas por el Mercosur en su ausencia y ya ha determinado que las decisiones arancelarias no le han causado ningún daño.

El país solicitará su incorporación a un nuevo fondo del Mercosur para el desarrollo de pequeñas y medianas empresas, y el uso de 24 millones de dólares del Fondo de Convergencia Estructural (Focem) del bloque para un proyecto vial que debió ejecutarse el año pasado, explicó.

Junto con la suspensión del Mercosur, la destitución de Lugo provocó la retirada de embajadores en Asunción por parte de los miembros del grupo y una medida recíproca del Gobierno del liberal Federico Franco, quien le sustituyó.

En ese sentido, Loizaga aseveró que desde la toma de poder de Cartes, el pasado 15 de agosto, el país ha normalizado “totalmente” las relaciones bilaterales y que tiene “prácticamente completo el tema de la representación diplomática al más alto nivel”, solo faltando la embajada en Perú.

En la entrevista, el canciller también se refirió a la propuesta de mudar de Washington la sede de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que tratará la próxima semana en Montevideo la III Conferencia de Estados Parte de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Loizaga indicó que el tema debe ser abordado “con mucha tranquilidad” para analizar sin premuras el costo económico de cambiar la sede y si eso requeriría también enmiendas en los tratados.

El canciller dijo que es necesario un “consenso” sobre la propuesta, impulsada por Ecuador con el apoyo del resto de países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Aunque Paraguay estará representado en la reunión de Montevideo, Loizaga no asistirá porque debe preparar la postura de su país de cara a la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), que se celebrará los días 28 y 29 de enero en La Habana, en la que es “muy probable” que participe Cartes, según dijo.

 

http://www.nanduti.com.py/v1/noticias-mas.php?id=82320&cat=Politica