Santos analiza consulta popular para refrendar acuerdos con las Farc

Mecanismo le permitiría a la ciudadanía decirles ‘sí’ o ‘no’ a los resultados del proceso. Debate.

El presidente Juan Manuel Santos abrió la puerta a la posibilidad de refrendar los acuerdos que se logren con las Farc en la mesa de diálogo de La Habana por medio de una consulta popular, lo que –a juicio de los expertos– sería un camino más expedito para que los colombianos decidan si están o no de acuerdo con lo negociado para terminar con más de 50 años de guerra.

Esto, por supuesto, no indica que el Gobierno haya desechado la posibilidad de surtir ese proceso a través de un referendo, cuya base jurídica, incluso, ya fue tramitada y aprobada por el Congreso, por iniciativa del Ejecutivo.

En una entrevista con el diario El País, de España, Santos aseguró que la Constitución tiene varios mecanismos de participación ciudadana a los que, previo acuerdo con las Farc, se puede acudir para que los colombianos se pronuncien sobre los resultados del proceso.

“En la Constitución hay consulta popular; podemos inventarnos alguno con la contraparte. Es simplemente que la población colombiana tenga la oportunidad de decir lo compro o no lo compro”, aseguró Santos.

Este mecanismo está previsto en el artículo 103 de la Carta Política y fue reglamentado con la Ley 134 del 94. Para convocarla, el Presidente necesita de un concepto favorable del Senado, que tiene entre 20 y 30 días para darlo, y no se puede realizar el mismo día de unas elecciones.

“Las preguntas que se formulen al pueblo estarán redactadas en forma clara, de tal manera que puedan contestarse con un ‘sí’ o un ‘no’ ”, reza el artículo 52 de la Ley 134.

Esto, según distintos analistas, es lo que le permitiría al Gobierno hacer una pregunta general sobre los acuerdos y a la ciudadanía dar su concepto de una forma más sencilla.

“Es un mecanismo más expedito y simplificado, que aún no ha sido estrenado por ningún Presidente”, resaltó el constitucionalista Darío Martínez.

La otra ventaja es que la consulta no necesita de una aprobación previa del Congreso. El contenido de un referendo, por el contrario, debe ser avalado por Cámara y Senado, y en el caso del relacionado con el de la paz solo se puede realizar en unas elecciones.

Al ritmo que va el proceso, es difícil que esto se dé en las legislativas del 9 de marzo o en las presidenciales del 25 de mayo.

Pero la consulta popular también tiene riesgos. De acuerdo con la ley, para que surta efecto la debe votar una tercera parte del censo electoral, lo que se traduce en que deberían participar por lo menos 10 millones de colombianos.

Lo que salga es obligatorio

Aunque la decisión que resulte de la consulta popular “será obligatoria” (artículo 55 de la Ley 134), su contenido no puede reformar la Constitución ni el ordenamiento jurídico.

Así las cosas, si los acuerdos necesitan un desarrollo legal, necesariamente tendrán que pasar por el Congreso que se elegirá el 9 de marzo y se posesionará el 20 de julio. Santos aspira a la reelección y a mantener las mayorías de la Unidad Nacional en el Capitolio, para garantizar la gobernabilidad y que estos procesos salgan adelante.

“La consulta popular es un mecanismo más expedito y le permite al pueblo autorizar al Gobierno para que desarrolle los acuerdos”, confirmó el analista León Valencia.

Otra visión tiene el columnista Mauricio Vargas: “El Gobierno ha comenzado a sentirse inseguro de que ciertos puntos del acuerdo tengan el respaldo popular. Los colombianos quieren que se firme un acuerdo de paz, pero de ahí a que acepten que los comandantes guerrilleros vayan al Congreso o no paguen cárcel es algo más complicado”, opinó

Santos dijo en su entrevista con El País: “Imagino a representantes de las Farc sentados en el Congreso”.

El año pasado, las Farc criticaron al Gobierno por haber tramitado en el Congreso la base jurídica de un referendo relacionado con el proceso de paz sin antes haberlo discutido en la mesa de Cuba. Esto, en parte –según los analistas–, podría explicar la puerta que abrió Santos para hacer uso de otro mecanismo de refrendación y subrayar que, sea cual sea, se pactará en el marco de la negociación. Claro que la guerrilla ha insistido en que lo mejor es una Constituyente, lo que el Ejecutivo ha rechazado.

No obstante, el Jefe de Estado mantiene su postura inicial: “Los colombianos, cuando les presentemos el paquete completo, estoy absolutamente seguro de que lo van a comprar, lo van a aceptar y lo van a apoyar”.

 

http://www.eltiempo.com/politica/segunda-via-para-refrendar-la-paz_13384035-4