Todo listo para el reinicio del diálogo entre República Dominicana y Haití

A pocas horas de la reunión programada para este martes entre funcionarios de República Dominicana y Haití, todo parece estar listo para que se produzca el diálogo entre las dos naciones con el fin de  tratar problemas bilaterales relacionados con el comercio, migración, seguridad, entre otros.
Ambos gobiernos ya designaron los funcionarios que participarán en el encuentro que busca construir una relación de confianza que permita trabajar juntos a favor del bienestar de ambos pueblos, luego de las polémicas que ha generado la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional y el Plan Nacional de Regularización, que a pesar de los aprestos para el encuentro, conforme reveló el gobierno dominicano no está en los puntos de agenda a tratar en la conversación.
Como ya es sabido, la comisión dominicana que  irá a la comunidad de Juana Méndez, donde se realizará la reunión, estará la integrada por el presidente del Consejo Nacional de Migración y ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul, los ministros de la Presidencia, Gustavo Montalvo y de Industria y Comercio, José del Castillo Saviñón, el vicecanciller  José Manuel Trullols y el Consultor Jurídico del Poder Ejecutivo, César Pina Toribio.
Mientras que la comisión haitiana estará integrada por Laurent Lamothe, primer ministro de Haití, el ministro de Asuntos Exteriores, Pierre Richard Casimir, el ministro de Economía y de Finanzas, Wilson Laleau, el ministro de Interior y de las Colectividades Territoriales, David Bazile y M. Nesmy Manigat, director regional de Aid et Action.
En la reunión, prevista para las 11:00 a.m., participarán como observadores miembros del Gobierno de Venezuela, la Unión Europea y de la Comunidad del Caribe (CARICOM).
El primer ministro de Haití, Lamothe anunció que su gobierno está interesado en tratar temas relacionados a la migración, comercio y los mercados de valores y binacionales.
En su última declaración sobre el tema, el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, había asegurado que la comisión dominicana que asistirá al diálogo con las autoridades haitianas participará “sin prejuicios y sin rencores”, defendiendo siempre el interés nacional.
Los representantes del gobierno dominicano manifestaron que ambos países no están en guerra sino en medio de una conversación de la cual se espera tener buenos resultados.

2013, un mal año para RD y Haití

República Dominicana y Haití retomarán esta semana el diálogo que suspendieron a finales del 2013, un año que será recordado como el peor en décadas para las relaciones entre ambos países, debido a diferendos de tipo comercial y a una sentencia que fijó las condiciones para acceder a la nacionalidad dominicana, y que los haitianos rechazan porque la consideran violatoria de los derechos humanos.

La situación llegó al punto de que el gobierno dominicano llamó a consulta a su embajador en Puerto Príncipe y Haití retiró a su representante en Santo Domingo y logró que el dictamen del Tribunal Constitucional sea objeto de condena por parte de la Comunidad del Caribe (Caricom), que suspendió las negociaciones para permitir el acceso de República Dominicana a ese organismo.

Tratando de resolver las diferencias entre ambos países, representantes de Haití y de República Dominicana se reunirán mañana en la localidad de Juana Méndez para reiniciar conversaciones con la mediación de Venezuela.

La última vez que haitianos y dominicanos interrumpieron sus relaciones de manera oficial fue hace más de cinco décadas, en 1963, cuando casi se produjo un conflicto armado.

Pese a sus diferencias, Haití y República Dominicana suscribieron un acuerdo que permitirá interconectar en el futuro los sistemas energéticos de ambos países, y el presidente haitiano Michel Martelly nombró a un nuevo embajador en República Dominicana, Daniel Supplice, en reemplazo del diplomático Fritz N. Cinéas, quien ocupó el cargo durante los últimos siete años.

La sentencia 
El 5 de junio, Martelly y el presidente Danilo Medina se volvieron a reunir para inaugurar un proyecto de reforestación binacional y ratificar su compromiso con la protección del medio ambiente.

Pero al día siguiente el gobierno haitiano anunció sorpresivamente que prohibía la importación de aves vivas, carne de aves y huevos de su vecina República Dominicana “para impedir el ingreso del virus de la gripe aviar”, aunque este país no ha reportado ningún brote de la enfermedad desde hace seis años.

El tema nunca se zanjó. Tres meses después llegaría la sentencia del Tribunal Constitucional, que falló contra una dominicana de ascendencia haitiana que reclamaba la nacionalidad de este país, al considerar que nació de padres haitianos cuyos estatus de “extranjeros en tránsito” la excluye de optar por ese derecho.

Aunque República Dominicana ha dado garantías de que el dictamen se aplicará con estricto apego a los derechos de las personas que se sientan afectadas, Haití teme que la medida perjudique a los dominicanos de ascendencia haitiana radicados en el país, y a miles de inmigrantes haitianos.

 

http://www.listin.com.do/la-republica/2014/1/5/305749/2013-un-mal-ano-para-RD-y-Haiti