Uruguay: comenzó oficialmente en Montevideo el Carnaval 2014

Finalmente, la meteorología se puso de acuerdo con el dios Momo y la fiesta comenzó. Próximo a las 20:20 horas, la alegría del Carnaval creó un clima de magia en la avenida 18 de Julio y las 73 agrupaciones, 37 de las cuales van al Concurso Oficial, iniciaron el desfile.

Ya a las 19:00 horas el movimiento se intensificó en una 18 de Julio que durante todo el día permaneció casi desierta, sobre todo después del mediodía cuando cesó la actividad comercial.

El sol y la buena temperatura vaticinaban una noche de fiesta, alegría y sin sobresaltos por la lluvia y el mal tiempo que obligaron a suspender dos veces la fiesta de Momo.

Los primeros vendedores comenzaban a ofrecer sus productos: caretas, papelitos, pomos de agua y luces de colores.

Estos tres ingredientes no faltaron a la cita, así como una importante cantidad de niños disfrazados, que mitigaban la espera del inicio del desfile mojando y tirando papelitos a cuanta persona pasaba por allí, sin importar que se tratara de un vendedor, un funcionario de la Intendencia, un periodista o incluso algún agente policial.

Faltaba una hora y media para que arrancara el espectáculo y a Fernando González, gerente de Eventos de la Intendencia, se lo notaba tranquilo.

“Ya a esta hora tenemos mucha gente queriendo ocupar sus asientos, el día ayuda y nosotros tenemos todo pronto para arrancar”, dijo el jerarca municipal.

A nivel organizativo, González señaló que estaba todo pronto “incluso para la fecha original”.

Tanto autoridades municipales como carnavaleras, aguardaban con expectativa el inicio del desfile, que este año tuvo un cambio particular: se desfiló por categorías.

A diferencia de años anteriores, cuando las agrupaciones de las cinco categorías desfilaban intercalados.

Meses atrás, la directiva de Daecpu (Directores Asociados de Espectáculos Carnavalescos y Populares del Uruguay) solicitó a la Intendencia la posibilidad que los conjuntos desfilaras separados por categoría, cosa que la comuna no vio con malos ojos.

“La idea es que el desfile sea más ágil y no tenga tantos baches entre conjunto y conjunto.”, señaló González.

Este formato se había puesto en práctica a fines de la década del 90, sin lograr los resultados esperados.

Además, a pedido de los directores de los conjuntos participantes, la intendencia decidió que la transmisión televisiva y la ubicación del jurado, estuviera en el mismo punto, frente al Palco Oficial. “Con esta medida, seguramente se va a agilizar el desfile”, aseguró González.

Bienvenido carnaval.

“Y con una puntualidad pocas veces vista, comienza el desfile de las Reinas del Carnaval”, dijo a través de los alto parlantes, Alvaro Recoba, animador del desfile y además presentador del Concurso Oficial, cuando a las 20:25 de la noche, se inició el evento.

Las reinas de Carnaval, Llamadas y Scolas do Samba, desfilaron en tres automóviles Ford de colección, aportados por el Automóvil Club del Uruguay.

Detrás, sobre las 21:31, siempre puntual, el cuerpo de baile de la revista La Compañía pisaba la avenida 18 de Julio.

En tanto, una rápida recorrida por la principal avenida, daba cuenta de un orden pocas veces vista, en un desfile de carnaval.

Un fuerte dispositivo policial, con más de 300 efectivos apostados a lo largo de todo 18 de Julio, controlaba que no hubiera gente ajena al espectáculo circulando por la avenida.

Además, personal municipal colocó vallas a lo largo de todo el desfile, para evitar que el publico que adquirió sillas previamente, tuviera que pasar por la calle, accediendo a las mismas desde la vereda.

Las escenas del público invadiendo la avenida que se observaba otros años, se cambió por una avenida completamente despejada y con el espacio suficiente para un desfile ágil.

Varios de los directores de los conjuntos que se presentaron en la noche de ayer, destacaron el orden y la agilidad que el desfile tuvo durante prácticamente su totalidad.

La asistencia de público en cambios fue despareja. Sobre las 20:00 horas, cuando a falta de menos de 30 minutos para iniciar el desfile, la mayoría de las sillas instaladas a lo largo de 18 de Julio, estaban vacías.

Las dos categorías que desfilaron en primer lugar, debieron conformarse con poco público, ya que éste llegó en gran cantidad cuando comenzaban a desfilar las categorías en las que se encuentran los conjuntos más populares (parodistas, murgas y lubolos).

El jurado, que si bien estuvo concentrado en buena parte en el Palco Oficial de Río Branco, fue colocado a lo largo de todo el desfile.

A la hora del cierre de esta edición, el jurado integrado por 15 miembros, de los cuales cinco punteaban a revistas y lubolos, otros cinco lo hacían con parodistas y humoristas, y los restantes a las murgas, debatía quienes serían los ganadores del evento.

El jurado, presidido por Jorge Morandeira entregó premios que a los conjuntos les reportaron montos que van desde los $ 4.200, para las menciones especiales de cada categoría, hasta $ 42.700 para los ganadores de la categoría Sociedad de Negros y Lubolos.

Además, se otorgaron varias menciones especiales: al mejor personaje de revistas, humoristas y parodistas, la mejor batería de murgas y al mejor director escénico de esa categoría.

Murga Diablos Verdes, parodistas Zíngaros, humoristas Cyranos, comparsa Sarabanda y revista La Compañía fueron los conjuntos ganadores del desfile.

La mejor batería de murga fue la de Curtidores de Hongos y el mejor director de murgas fue Sergio Ribero de Diablos Verdes.

La figura de humoristas fue Carlos Barceló de Sociedad Anónima y la figura de parodistas fue para Federico Pereyra de Aristóphanes que personificó a Pinchinatti, el recordado personaje de Ricardo Espalter

Las cifras

42.7

Es la cifra en pesos del premio con mayor monto del desfile inaugural. Corresponde al 1er premio de la categoría de Lubolos.

300

Jefatura de Policía apostó a un operativo importante, donde según cálculos previos iban a concurrir unas 75.000 personas.

AUSENCIA

La noche en la que faltó el Marqués de las Cabriolas

Más allá de la puntualidad, el desfile de Carnaval de anoche tuvo otro matiz que lo hizo diferente. Hasta la temporada pasada, antes que el primer conjunto, quien presidía el desfile era el Marqués de las Cabriolas.

Este personaje que estuvo presente desde los carnavales de antaño de nuestro país, en los últimos cinco años había sido interpretado por Roberto Capablanca, un humorista que pasó a ser una leyenda del carnaval, tras su fallecimiento, el pasado 2 de diciembre. Capablanca, había nacido el 26 de agosto de 1929 en Buenos Aires, con el nombre de Roberto Mórbido Bonfiglio.

Llegó a Montevideo en 1955, donde debutó en varias peñas y espectáculos vinculados al carnaval de la época, creando el dúo Capablanca, que le dio el nombre artístico con el que se le conoció en toda su carrera.

Participó en la televisión nacional en los canales 4, 10 y 12, en programas como el Show del Mediodía, durante más de una década, y La Cantina. También trabajó en varias radios, como Radio Nacional y Galaxia, último trabajo que realizó en este medio, en las madrugadas.

Sus últimos años los vivió en la pobreza, subiéndose a los ómnibus para “hacer el mango”, junto a su esposa.

Capablanca recibió ayuda de varios amigos y desde Daecpu, se pretendió realizarle un homenaje en vida, nombrándolo como el Marqués de las Cabriolas.

Anoche, entre parodistas y murgas, su esposa desfiló con la corona del Marqués en homenaje a Roberto.

 

http://www.elpais.com.uy/vida-actual/volvio-carnaval-fiesta-popular-uruguaya.html