Conflicto en el Canal de Panamá: el consorcio europeo paraliza las obras y la ACP dice tener un plan B

El área en el cual se llevan acabo la construcción del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá están desiertas este miércoles el contratista Grupo Unidos por el Canal (GUPC) paralizó las obras.

Las mismas habían estado llevándose acabo a un ritmo lento, apenas entre un 30% a un 25% por los conflictos existentes entre el contratista y la administración de la vía por el supuesto reclamo de US$1.600 millones que aduce el consorcio.

El administrador del Canal Jorge Quijano dijo en una conferencia de prensa que no se dejará chantajear y que no se llegó a un acuerdo por la poca flexibilidad de parte del grupo.

La ACP asegura tener un plan B que estarían ejecutando próximamente, aunque indicó no haber cerrado las conversaciones con GUPC, pero si le exigió que retomen los trabajos.

Igualmente se comprometió a que los trabajos estarán listos para el 2015. Cabe recordar que la ampliación tiene un 70% de avance, pero también ya cuenta con al menos seis meses de retraso debido algunos problemas suscitados en el 2012.

http://www.anpanama.com/2082-Obras-de-la-ampliacion-del-Canal-paralizadas.note.aspx

ACP tiene plan B para culminar obra

Jorge Luis Quijano, administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), se mostró confiado en terminar el tercer juego de esclusas en 2015, “con o sin Grupo Unidos por el Canal (GUPC)”, el contratista del proyecto, que ayer cesó por completo la actividad en la obra más importante del programa de ampliación.

Quijano hizo su primer pronunciamiento tras agotarse, sin éxito, el plazo que se habían dado las partes para llegar a un acuerdo que evitara la paralización de los trabajos de ampliación.

Flanqueado por los vicepresidentes de la ACP, en una abarrotada sala de prensa, el administrador afirmó que se puede “salvar la obra para 2015”. Para conseguirlo “hay que actuar rápido porque se nos está yendo el verano”, una temporada clave para avanzar en el proyecto de construcción.

Aunque no quiso entrar en detalles, Quijano destacó que la entidad tiene un plan B y que no hay ningún miedo ante lo que queda de obra, cuyo avance global ya ronda el 70%.

En el seno de la ACP se entiende que la ralentización de las obras y el reciente cese de actividad es motivo suficiente para la rescisión del contrato. De hecho, según el documento, si el consorcio “abandona todas o una parte sustancial de las obras o demuestra la intención de no continuar la ejecución de sus obligaciones”, es causa justificada para su terminación.

No obstante, Quijano no quiso adelantar detalles de la estrategia que seguirá la entidad. “Vamos a observar todos los pasos legales para asegurarnos de que nuestras decisiones, luego de haber hecho un análisis total de la situación, son correctas y están dentro de los términos del contrato para nosotros poder continuar con esta obra”.

Sobre la eventual toma de control de la obra, el administrador recalcó que se llevarán a cabo las acciones “en su momento apropiado” y recordó que “tenemos que trabajar con la cabeza fría aunque tengamos un corazón muy caliente”.

La ACP no quiere dar ningún paso en falso que provoque la pérdida de la fianza de cumplimiento de $400 millones, cuya depositaria es la aseguradora Zurich American.

Ayer, tanto Quijano como GUPC elevaron el tono del discurso y se hicieron acusaciones cruzadas sobre las causas de la crisis. Agotado el protocolo de conversaciones, las partes se deshicieron de un corsé que, en las últimas semanas, había copado de diplomáticas buenas intenciones los pronunciamientos de unos y otros.

Quijano, que ha sido convocado por la Asamblea Nacional, habló de “amenazas” y “chantajes”, apuntó que las “pretensiones de GUPC atentaban contra los intereses de Panamá y su Canal” y que no se había llegado a un acuerdo por la “posición inflexible del consorcio”, que “pretendía negociar fuera del contrato cifras exorbitantes no sustentadas”.

Por su parte, GUPC recalcó la “posición injustificadamente rígida” de la ACP, y advirtió que una ruptura total derivaría en “años de litigio y arbitraje” y la demora entre tres y cinco años del proyecto, que dejará “una sombra continua sobre ACP y el Canal de Panamá”.

Paradójicamente, ambas partes se mostraron abiertas a una eventual reconsideración, aunque Quijano reconoció que la confianza se ha deteriorado.

http://www.prensa.com/impreso/panorama/acp-tiene-plan-b-culminar-obra/271898

Martinelli pidió “a todo el pueblo panameño cerrar filas con la ACP”

El presidente Ricardo Martinelli pidió a la nación apoyar plenamente las decisiones de la Autoridad del Canal de Panamá frente a la “irresponsabilidad” del consorcio a cargo de la ampliación de la vía, que suspendió los trabajos por falta de dinero.

“Creo que es una irresponsabilidad de parte de GUPC hacer eso (…), yo no sé qué se han creído estos señores, firman un contrato, hacen una licitación y después no cumplen. ¡Eso es inaudito!”, declaró Martinelli a los periodistas.

El gobernante pidió “a todo el pueblo panameño cerrar filas con la ACP” y apoyar “todas sus decisiones”, que pueden incluir la eventual ruptura del contrato con el consorcio liderado por la española Sacyr y la italiana Impregilo.

El proyecto “lo vamos a terminar, llueva, truene o relampaguee”, sostuvo Martinelli, visiblemente molesto.

http://www.critica.com.pa/notas/1700887-cerrar-filas-la-acp-