De llegar a la presidencia, Solís continuará las demandas a Nicaragua en La haya

El candidato de Acción Ciudadana (PAC), Luis Guillermo Solís, afirmó ayer que, en caso de llegar a la Presidencia, no se reunirá con el mandatario de Nicaragua, Daniel Ortega, hasta que no se normalicen las relaciones entre ambos países.

Así lo declaró el aspirante ante medios de prensa luego de una reunión en la sede de Cancillería con Enrique Castillo, ministro de Relaciones Exteriores.

“Mientras el gobierno de Nicaragua tenga pretensiones territoriales sobre Costa Rica y no se haya resuelto el tema en sede judicial, no veo las posibilidades de normalizar las relaciones con Nicaragua en el más alto nivel”, explicó.

Solís, que irá a una segunda ronda el próximo 6 de abril con el candidato del Partido Liberación Nacional (PLN), Johnny Araya, habló en privado con el canciller Castillo sobre una nueva demanda contra Nicaragua que prepara el Gobierno.

Además, la conversación abordó detalles del futuro traspaso de poderes, previsto para el 8 de mayo, así como de la ampliación del nombramiento de 14 embajadores instalados en esta administración con criterios políticos y cuyos periodos vencen entre el 30 y el 31 de abril.

Castillo señaló que espera una coincidencia de agenda con Araya para tener una reunión similar con el aspirantes oficialista.

Aval a proceso en CIJ. Solís dijo ver con buenos ojos el anuncio del gobierno de Laura Chinchilla de una próxima demanda contra Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por sacar a licitación 56 bloques de mar costarricense para la explotación petrolera.

“Hay razones que justifican esa decisión. Lo que procede ahora es interponer la demanda. No hay límites (marítimos) establecidos entre Costa Rica y Nicaragua”, apuntó el político, de 55 años.

Aún así, el candidato presidencial del PAC y experto en relaciones internacionales, afirmó que, por el momento, el país debe mantener no solo los nexos comerciales, sino también los de seguridad y cooperación con la nación vecina.

Costa Rica y Nicaragua mantienen unas tensas relaciones desde finales del 2010, cuando la administración Chinchilla denunció la intromisión nicaragüense en isla Calero. Esta denuncia sigue vigente, con un juicio contra el gobierno de Ortega en la CIJ que está pendiente de resolución.

http://www.nacion.com/nacional/elecciones2014/Luis-Guillermo-Solis-Daniel-Ortega_0_1396260406.html