El Caracazo – Por Raúl Ramírez

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región

Se cumplen 25 años del Caracazo, rebelión del pueblo venezolano que se inició el 27 de febrero de 1989.

Una vez electo Carlos Andrés Pérez, en su segundo período, la terrible realidad económica del país salió a la luz pública, justificando el escenario para la inminente entrega del país al Fondo Monetario Internacional. Ello no impediría que el 2 de febrero se realizara una fastuosa toma de posesión en el Teatro Teresa Carreño, demostrando la alarmante ceguera de la clase política, ya que en medio de todos los problemas no era comprensible la fastuosidad de tal acto, al que la gente llegó a referirse como la “Coronación”.

Apenas tomando la presidencia Carlos Andrés Pérez, todos los deseos y esperanzas de sus electores se verían truncados frente a las medidas económicas neoliberales que el nuevo mandatario anunciaría al país, a pesar de haberse negado durante su campaña a ser partidario de implementar tales medidas, ayudando así a la explosión del desencanto y la inconformidad de un pueblo que se encontraba en un callejón sin salida.

La noche del 16 de febrero de 1989, el presidente Carlos Andrés Pérez presento a los venezolanos, en cadena nacional, su proyecto llamado “Paquete económico” como respuesta a la crisis económica que enfrentaba el país desde el “Viernes negro” (1983). Estas medidas fueron concebidas, según mencionó CAP durante la transmisión, “ con miras a corregir de manera profunda y prolongada los errores y omisiones que han causado desequilibrios en el desarrollo del país”. El paquetazo de Carlos Andrés Pérez, representó una devaluación de 400%..

El paquete comenzaría a funcionar a primeras horas el 27 de febrero. Las reacciones se iniciaron en las paradas de autobuses cuando los pasajeros se enfrentaron con la especulación de los transportistas urbanos. Transportistas aumentaron precios en 300% y no en 30%, como lo ordenó el gobierno. Los focos de reacción comenzaron en el terminal de Guarenas-Guatire, luego la oleada se trasladó a Caracas y sucedió lo inevitable : Saqueos y disturbios en el país en contra de las medidas económicas.

Los focos de mayor perturbación fueron en Caracas, Guarenas y Los Teques, donde se registraron saqueos de comercios, vehículos incendiados, varios muerto, más de un centenar de heridos, detenidos y pérdidas millonarias. En Mérida , San Cristóbal, Maracaibo, Puerto La Cruz, Ciudad Guayana, Ciudad Bolívar, Cumaná, Barquisimeto, Valencia y Barinas, se repitieron los hechos de violencia con saqueos a supermercados y transportes de alimentos. En la Región Capital, la fuerza metropolitana de policía no pudo controlar a millares de personas que se lanzaron a la calle y asaltaron negocios en EL Silencio, parque Central, Avenida Lecuna, Baralt, Libertador, Catia, Petare y otro sectores. Los disturbios se mantuvieron hasta entrada la noche, y en varias ciudades sacaron a la Guardia Nacional para que masacrará al pueblo, que hambriento iba en busca de alimentos y lo que encontraba era la muerte.

El gobierno nacional, incapaz de controlar la situación, suspende las garantías constitucionales, declara un toque de queda y, sin previo aviso o mediación, reprime al pueblo con la activación de efectivos militares. El Caracazo fue un estallido social espontaneo en contra del recetario neoliberal.

Muchas veces, a través de los medios de comunicación, Pérez afirmó, que el trauma del 27 y 28 de febrero de 1989 había sido superado. Quiso lavarse la cara, y hasta las manos, reiterando su convicción de que aquella convulsión social había sido “un enfrentamiento entre ricos y pobres”, tratando de hacerse a un lado en su responsabilidad que costó al país miles de muertos en el tristemente célebre Caracazo. ”

El Comandante Supremo y eterno de la Revolución Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, repitió muchas veces y con sobrada razónes: “Que el 4 de febrero fue la consecuencia inmediata del 27 de febrero (El Caracazo). Pero también debemos señalar que el 4 de febrero, representó la ruptura con el sistema capitalista y abre la puerta de entrada al sistema socialista.

Nuevamente, los partidos políticos identificados con el Puntofijismo, AD, Copei, URD, que cometieron en el pasado todo tipo de atrocidades, desmanes, desaparecidos, torturados y asesinados, con el apoyo de los Gobiernos complices de EEUU, ahora con sus nuevos aliados Fascistas pertenecientes a los partidos Primero Justicia, Vanguardia Popular, un Nuevo Tiempo etc , que son sus derivados políticos quieren derribar el gobierno legitimo de Venezuela, presidido por Nicolás Maduro, para imponer un Gobierno títere de EEUU y ofrecerles gratuitamente nuestras riquezas, como lo hicieron en el pasado. Las cabezas más visibles de estos movimientos son: Leopoldo López, Corina Machado, Capriles Radonski “La trilogía del mal “, y sus operarios políticos encabezados por Guillermo Aveledo, Ledezma, Ramos Allup entre otros.

http://aporrea.org/ddhh/a182952.html