Inicia el juicio por los asesinatos de la represión de diciembre de 2001

Doce años después del baño de sangre que precedió a la caída del gobierno de Fernando de la Rúa y parió la peor crisis social de la Argentina, un Tribunal Oral Federal comenzará a juzgar hoy a los acusados por la muerte de cinco personas y las heridas de otras 117 en los episodios del 19 y 20 de diciembre de 2001. El Tribunal Oral en lo Criminal Federal número 6, integrado por los jueces José Valentín Martínez Sobrino, Javier Anzoátegui, Rodrigo Giménez Uriburu, más Adrián Martín como magistrado sustituto, leerá a partir de las 10:30 la imputación contra el ex secretario de Seguridad Enrique Mathov; el ex jefe de la Policía Federal Rubén Santos, y los policías Orlando Juan Oliverio, Carlos José López, Eugenio Figueroa, Roberto Emilio Juárez, Jorge Daniel Toma, Carlos Alberto Loforte, Víctor Manuel Belloni, Omar Alberto Bellante, Raúl Roberto Andreozzi, Norberto Edgardo Gaudiero, Ariel Gonzalo Firpo Castro, Norberto Pablo Sabbino, Sebastián Leonardo Saporitti, Horacio Bautista Berardi y Mario Andrés Seia. Todos están imputados por los delitos de “homicidio y lesiones culposas”, y la pena en expectativa en cada caso no supera los cinco años de cárcel.

El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), querellante en la causa, expresó en un documento a fines del año pasado: “Las graves violaciones a los Derechos Humanos ocurridas hace 12 años aún permanecen impunes por las múltiples dilaciones judiciales. Luego de la elevación a juicio oral, se sucedieron graves problemas, como la decisión de dejar a testigos importantes fuera del debate y la exclusión de víctimas y querellantes que no fueron citados para brindar testimonio, sin explicaciones claras y razonables en ninguno de los casos. El paso del tiempo va consolidando la sensación de impunidad de las víctimas.” De la Rúa será el gran ausente del juicio: después de un errático recorrido judicial, el ex presidente fue sobreseído. La Cámara Federal de Casación Penal consideró que el ex mandatario del efímero gobierno de la Alianza “no ordenó el accionar policial” y, en consecuencia, no tiene responsabilidad, ni siquiera por su máxima investidura jerárquica pues ser presidente no implica, al mismo tiempo, ser “garante de comportamientos”.
El Tribunal creyó que De la Rúa “desconocía los supuestos excesos en los que habrían incurrido sus inferiores durante el Estado de Sitio”. Cuando prestó declaración indagatoria ante el juez federal Claudio Bonadio, el ex jefe de Estado confesó que se enteró de los muertos en Plaza de Mayo y sus alrededores viendo el canal de televisión Crónica TV.
Existe una remota posibilidad de que De la Rúa vuelva a estar imputado. La Corte Suprema debe aún pronunciarse sobre una apelación presentada por el CELS contra su sobreseimiento.
Durante aquellos aciagos días murieron en todo el país 38 personas. El juicio que comenzará hoy abarcará a sólo cinco de esos decesos. Se trata de los de Gustavo Benedetto, de 23 años de edad; Carlos Almirón, de 23; Diego Lamagna, de 27; Gastón Riva, de 31 y Alberto Márquez, de 57.  También las lesiones de más de un centenar de manifestantes que reclamaban contra el “corralito”, el estado de sitio, los saqueos, la desocupación, la pobreza –tan creciente como la deuda externa– y la exclusión social que se extendía por todo el país como una gigantesca mancha de aceite.
La causa lleva el número 1527 y está caratulada “Mathov, Enrique José y otros s/abuso de autoridad y violación de deberes de funcionario público”. Precisamente Mathov y el comisario Santos son la “línea de corte” de las responsabilidades. Probablemente hubiera estado entre los acusados el ex ministro del Interior Ramón Mestre, pero en su caso la persecución penal se extinguió con su muerte.
Unos 580 testigos están convocados para desfilar por el edificio judicial de Comodoro Py 2002 durante más de un año, según evalúa el propio Tribunal.
La parte central del expediente fue elevada a juicio oral por Bonadio en 2008, e incluso una parte del proceso estuvo a punto de debatirse en agosto del año pasado.
Los policías Jorge Toma y Carlos Loforte estaban convocados a juicio por “lesiones” de distinta gravedad contra manifestantes, pero el Tribunal Oral consideró que todos los procesos por aquellos hechos debían debatirse en un único proceso. Así, esa causa terminó por unificarse con otras cuatro, entre ellas la que comenzará a debatirse hoy. Los jueces priorizaron “la necesidad de garantizar la realización de un único debate, quedando debidamente garantizado el derecho de defensa de los imputados y sin que ello vulnere el derecho de las víctimas”. También la causa por el asesinato de Carlos Alberto Márquez, conexa a la principal, tuvo fecha de juicio para el 11 de junio de 2011, pero el inicio del debate fue suspendido por idénticas razones .
Las víctimas
El juicio oral por la represión del 19 y 20 de diciembre de 2001 incluirá cinco asesinatos ocurridos en la Ciudad de Buenos Aires: Gustavo Benedetto, Carlos Almirón, Diego Lamagna, Gastón Riva y Alberto Márquez.
Benedetto fue asesinado frente a la sede del banco HSBC de Avenida de Mayo y Maipú. Por su asesinato estuvo acusado el teniente coronel Jorge Varando, quien trabajaba en la seguridad del banco y fue filmado disparando a los manifestantes, pero la Corte Suprema le revocó su procesamiento.
A Almirón, de 23 años, lo conocían como “Petete”. Militante de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), recibió un disparo en el pecho en Avenida  9 de Julio y Avenida de Mayo cuando encabezaba una columna de manifestantes que volvía de la Plaza de Mayo.
Lamagna, de 27 años, recibió un perdigón de plomo que provenía de  un móvil policial, según relataron testigos del hecho, y el motoquero Riva, de 31 años, murió de un tiro en el pecho que prevenía de un grupo de policías mientras circulaba por la Avenida de Mayo.
Alberto Márquez, de 57 años, el mayor de una lista de víctimas que no superaba en su mayoría los 30 años, fue asesinado de dos balazos en el tórax cerca del Obelisco, donde  un grupo de policías de civil y uniformados dispararon indiscriminadamente a una manifestación.
Convocatoria
El espacio Unidos y Organizados convocó a una movilización frente a los Tribunales de Comodoro Py por el inicio de un juicio “histórico”. “El largo proceso de justicia sostenido durante todos estos años por víctimas y familiares busca evitar que los hechos queden impunes y lograr que la responsabilidad penal abarque a quienes ordenaron la represión. Unidos y Organizados convoca a acompañar el comienzo de este juicio importantísimo, que sirve también como un reflejo para recordar el país que se logró reconstruir a lo largo de esta década ganada en la que primero Néstor y después Cristina Fernández de Kirchner pusieron como eje central de sus políticas la no represión pero también la construcción de un país para todos”, argumentó la agrupación.
 De la rúa, ausente 
El ex presidente Fernando de la Rúa no estará hoy entre los acusados que comenzarán a ser juzgados por los asesinatos del 19 y 20 de diciembre de 2001, punto final de una crisis que lo llevó a renunciar a su cargo. Si bien el ex mandatario decidió y firmó el estado de sitio que habilitó la brutal represión, fue sobreseído en primera instancia y en Casación por considerar que no tuvo conocimiento de los “excesos” policiales. Su absolución fue apelada por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y debe ser revisada por la Corte Suprema. “La sentencia de Casación pone a De la Rúa en un lugar de observador, ajeno a los hechos de ese día (20 de diciembre), y ratifica la legalidad del estado de sitio dictado al margen del Congreso Nacional”, cuestionó el abogado de la organización, Rodrigo Borda, al conocer el fallo.
En el corto plazo, De la Rúa, principal responsable político de la represión, no deberá volver a sentarse en el banquillo de los acusados. Por ahora, la justicia le fue favorable: recientemente el ex mandatario fue absuelto por el Tribunal Oral Federal 3 en el juicio por el supuesto pago de coimas para la aprobación de la Ley de Reforma Laboral en abril de 2000.