Renuncia el presidente del Tribunal Constitucional Plurinacional tras denunciar pinchazos telefónicos

La crisis del sistema judicial en el país se agudiza con la dimisión ayer del magistrado Ruddy Flores de su cargo de presidente del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) y con el pedido de renuncia del presidente del Tribunal Agroambiental, Bernardo Huarachi, por parte de cuatro magistrados.

La renuncia de Flores se dio después de las presiones del oficialismo y la oposición para que pruebe que sus llamadas son “grabadas, supervisadas y fiscalizadas por sistemas de inteligencia”, como afirmó.

Ruddy Flores incluso se desdijo y afirmó que sus afirmaciones fueron tergiversadas. Pero de nada sirvió.
“Presento ante ustedes mi renuncia al cargo de presidente del TCP para que sea considerada por la sala plena de este máximo tribunal de justicia”, leyó el magistrado Flores su carta de renuncia presentada a sus colegas magistrados en la ciudad de Sucre la tarde de ayer.
“Pese a ser aclarada (mi declaración vertida a un medio televisivo), ha continuado siendo, en el ámbito político, objeto de tergiversación y manipulación. Han superado los límites éticos que debe observar el comportamiento de todo actor político…”, señaló Flores.

Inmediatamente se instaló la sala plena del TCP para decidir si se aceptaba o no la dimisión de Flores. Sin embargo, los magistrados optaron por debatir el tema el 26 de febrero. Hasta entonces, Flores seguirá como presidente en ejercicio del tribunal.

Otro problema
En horas de la mañana, en sala plena, cuatro de los siete magistrados del Tribunal Agroambiental exigieron por tercera vez debatir la renuncia de su colega presidente Bernardo Huarachi, quien abandonó la sala.
Ante esa situación, asumió la dirección del pleno el magistrado Ricardo Soto, quien también se negó a tratar la solicitud de renuncia de Huarachi.

En sala aún se encontraban cinco magistrados, quienes eligieron a Lucio Fuentes para que dirija el pleno y cuando se disponían a debatir la solicitud de renuncia, personas que se atribuyeron la representación de organizaciones sociales de Oruro irrumpieron en la sesión y afirmaron que no permitirán la destitución de Huarachi.

“El actuar de estas personas es una forma grosera de tergiversar el verdadero rol del control social. Huarachi no sólo perdió el apoyo de los magistrados, sino que perdió legitimidad porque su gestión es deficiente y no respeta las normas a la hora de administrar la justicia”, afirmó la magistrada Gabriela Armijo.

Para el vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, el Órgano Judicial requiere “una revolución moral” para transformar el sistema de justicia y afirmó que “da vergüenza la justicia como daba vergüenza hace 10 años, debido a la retardación procesal”.

Afirman que Flores no pudo sostener denuncia

El senador David Sánchez (MAS) afirmó que la renuncia del magistrado Ruddy Flores a la presidencia del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) confirma que “ya no puede sostener” la revelación que hizo sobre las escuchas telefónicas de parte de inteligencia.
“La renuncia está mostrando que finalmente ya no pueden sostener aquello que han dicho. Entonces, tiene que ir a una investigación exhaustiva, más cuando (las declaraciones) salen de una alta autoridad que habla de que hubo un tema de inteligencia”, manifestó Sánchez.
De acuerdo con el senador, el magistrado Gualberto Cusi también debe ser investigado por la cantidad  de denuncias que hace.
El secretario político del Movimiento Sin Miedo (MSM), Edwin Herrera, planteó la dimisión general de las autoridades del Órgano Judicial, por considerar que no tienen independencia “y porque se comprobó que son funcionales a las instrucciones del Órgano Ejecutivo”.
“Conocimos la renuncia de Flores a la presidencia del TCP. Nosotros consideramos que tienen que renunciar todos, hasta  el fiscal general. Tienen que irse a sus casas porque son subalternos y empleados directos del Órgano Ejecutivo”, dijo.

Cusi dice que  teme por su vida
El magistrado del Tribunal Constitucional Plurinacional Gualberto Cusi denunció que teme por su vida  por las recientes declaraciones que realizó.
El pasado fin de semana, Cusi denunció que cuando se debate la emisión de fallos que afectan a los órganos Ejecutivo y Legislativo existen presiones políticas, internas y externas, hacia el TCP.
“Ya temo por  mi vida, mi seguridad”, dijo Cusi, y exigió al gobierno de Evo Morales “dejar de meterse en el Órgano Judicial, que debe ser independiente”.
Por otro lado, el líder de UN, Samuel Doria Medina, solicitó que todas las autoridades del Órgano Judicial renuncien a sus cargos, debido a que dicha administración se muere.
La presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia, Yolanda Herrera, afirmó que ante la crisis que está enfrentando la justicia, “se debería hacer una reingeniería con el objeto de solucionar los problemas que están en este momento entorpeciendo la administración de justicia en el país”.

 

http://www.paginasiete.bo/nacional/2014/2/20/dimite-presidente-tras-hablar-pinchazos-telefonicos-14460.html