Uruguay y Paraguay reactivan agenda binacional con viajes de Mujica y Almagro

El flamante embajador uruguayo en Paraguay, Federico Perazza, quien ayer entregó sus cartas credenciales al presidente paraguayo, dijo que aspira a construir una “agenda positiva”. Entre otros aspectos, dijo que buscará promover “la relación entre las empresas públicas de ambos países” y a su vez establecer “sinergias con el sector privado”.

Anunció que el presidente Mujica visitará Paraguay en el correr de este año y que el canciller Almagro hará lo propio en unos días. Confirmó que, en forma creciente, empresas uruguayas, la mayoría pequeñas y medianas, venden sus franquicias en Paraguay que empieza a visualizarse como un mercado de rápido crecimiento y expansión para sus negocios, con ventajas tributarias y menores costos laborales.

En entrevista con LA REPÚBLICA, Perazza se refirió al auge económico paraguayo y al mejoramiento de sus indicadores macroeconómicos así como su posicionamiento internacional. En función de esto, dijo estar persuadido que “que este espaldarazo del mundo financiero le permitirá a Paraguay hacerse de más recursos genuinos para volcarlos en sus políticas sociales”, afirmó. A su vez, destacó la importancia creciente de inversiones rurales pioneras uruguayas en Paraguay, particularmente las compras de tierras en el Chaco. “Más de un millón y medio de hectáreas son propiedades adquiridas por uruguayos, algo así como el equivalente al territorio de Tacuarembó”, indicó.

Paraguay está atravesando por un especial momento de bonanza económica. Para un país como el Uruguay esto puede resultar muy provechoso. Como embajador, ¿qué expectativas se tienen de establecer más y mejores vínculos con este país?

En 2013 la economía paraguaya creció un 13,6% apoyada fundamentalmente en la actividad agrícola, cárnica y el sector de la construcción. Pero ya en 2010 este crecimiento y desarrollo económico se situaba alrededor del 15%. Las perspectivas para este año son también muy positivas.

Hace escasos días el ministro de Hacienda paraguayo informó que algunas calificadoras internacionales de riesgo subieron la calificación de Paraguay de Ba3 a Ba2, reorientando la perspectiva de “estable a positiva”.

En la presentación de las Cartas Figuradas al canciller paraguayo Eladio Loizaga, aludí a este tema y el canciller paraguayo me señalaba que este reconocimiento que la comunidad financiera internacional hace a Paraguay es consecuencia de un mejoramiento constante de los indicadores macroeconómicos, al auge de las inversiones y a la capacidad de pagos para hacer frente a la deuda. Estoy persuadido que este espaldarazo del mundo financiero le permitirá a Paraguay hacerse de más recursos genuinos para volcarlos en sus políticas sociales.

Con relación al intercambio comercial entre ambos países los últimos datos indican que Uruguay exportó a Paraguay unos USD 150.000.000, concentrando su matriz exportadora en aceites de petróleo, abonos minerales, cigarros y tabaco en rama. Paraguay, por su parte, exporta a Uruguay (principalmente al puerto de Nueva Palmira) su soja y granos, que solo en 2011 significaron más de USD 1.000 millones.

La matriz exportadora de ambos países es muy similar. Tanto Uruguay como Paraguay venden al mundo carne, soja, trigo y otros commodities. En consecuencia, en el análisis de nuestro comercio deben tenerse en cuenta algunos elementos que necesariamente cambian esta ecuación, y que de alguna manera van a pautar mi programa de trabajo en Asunción al frente de la Embajada.

En primer lugar, lo relevante que significa para Paraguay la utilización de los puertos uruguayos (Nueva Palmira y Montevideo) fundamentales para la salida al Atlántico de exportaciones paraguayas, que ni siquiera fueron afectados o restringidos desde que Paraguay fuera suspendido del Mercosur. Debe consignarse que el 10% de todas las importaciones de Paraguay provienen sólo del puerto de Montevideo, con un movimiento de 45.000 contenedores, sin contar las cargas y trasbordos de Nueva Palmira.

En segundo lugar, la presencia de más de 45 mil turistas paraguayos en Uruguay cuyo volumen de consumo durante la temporada de verano sobrepasa los 65 millones de dólares, consolidándose como los turistas con el nivel de consumo individual más alto de la región.

En tercer lugar, la importancia creciente de inversiones rurales pioneras uruguayas en Paraguay, particularmente las compras de tierras en el Chaco. Más de un millón y medio de hectáreas son propiedad adquiridas por uruguayos (algo así como el equivalente al territorio de Tacuarembó).

Y finalmente, la constatación de empresas uruguayas que comienzan a vender sus franquicias en Paraguay (la mayoría de estas son pequeñas y medianas empresas) que están visualizando a Paraguay como un mercado de rápido crecimiento y expansión para sus negocios, la posibilidad de una mayor innovación, los beneficios de operar bajo una economía de escala, las ventajas tributarias, menores costos laborales y la diversificación de sus ingresos.

¿Qué importancia le asigna el Uruguay a un país como Paraguay? ¿Cuál es el contenido de la agenda bilateral y cuáles son para usted las prioridades respecto al relacionamiento con este socio del Mercosur?

Yo comenzaba singularizando las relaciones históricas entre ambos países, son prácticamente 170 años de relación desde que nuestro país enviara a Asunción a su primer agente diplomático.

Sin perjuicio de ello, hay una frase del presidente Mujica que de alguna manera pauta lo que será mi programa de trabajo en Paraguay. En oportunidad de la primera visita oficial del presidente Cartes a Uruguay el 25 de octubre de 2013, nuestro Presidente señalaba: “Nos une la historia pero mucho más las necesidades del porvenir”. La interpretación de esta frase para mí es acción, construcción, generación de iniciativas, fortalecimiento de la relación bilateral en todas sus dimensiones.

Desde el primer día de mi gestión aspiro a construir una agenda positiva con Paraguay que incorpore actividades e iniciativas que fortalezcan los lazos entre ambos gobiernos, entre sus parlamentos, que privilegie el diálogo permanente y sincero sobre todos los temas, que favorezca la participación y protagonismo de los municipios, que promueva la relación entre las empresas públicas de ambos países y que establezca sinergias con el sector privado.

En unos días, el canciller Almagro realizará una visita oficial a Paraguay. Será la primera visita en más de 5 años. Auguro que la misma defina claramente y con una lógica orientada a la acción la puesta en marcha de todos los mecanismos de monitoreo de la relación bilateral así como la implementación del importante número de acuerdos y tratados bilaterales que a lo largo de estos años han delineado el marco jurídico por el cual transita el relacionamiento entre los dos países.

Entre los mecanismos a poner en marcha además de la Comisión Mixta sobre Consultas Políticas que se reunirá en Asunción en abril próximo, es mi intención operativizar y darle un contenido propositivo a la Comisión Bilateral de Comercio e Inversiones que dé sustento a un crecimiento sostenido y equilibrado del comercio bilateral, la Comisión Educativa y Cultural con el objetivo de acercar a las instituciones académicas e intercambiar experiencias en materia cultural, considerando el rico acervo común así como la puesta en marcha del Grupo de Trabajo para la ejecución del Convenio de Cooperación Interinstitucional entre el Mides y la SAS en materia de políticas sociales.

En el marco de la visita del canciller Almagro se firmará un Acuerdo Bilateral sobre Transporte Aéreo en la modalidad de cielos abiertos así como un nuevo Convenio de Cooperación Interinstitucional entre el Ministerio de Desarrollo Social de Uruguay (Mides) y la Secretaría de Acción Social (SAS) de la Presidencia de Paraguay, por el cual se facilita la cooperación técnica en materia de políticas sociales y desarrollo de programas destinados a los sectores más vulnerables de ambos países.

Es mi intención asimismo intensificar las labores de la Cámara de Comercio Paraguayo-Uruguaya, la cual ya ha aprobado su personería jurídica y elegido su Comisión Directiva. La figura del embajador uruguayo en esta Cámara es importante ya que es el presidente honorario de la Cámara por estatuto, en consecuencia, la Embajada puede ser un elemento dinamizador de actividades, siempre respetando la independencia de la institución. El desafío será posicionar a esta Cámara en el medio con actividades que le den proyección y justifiquen su existencia.

Como ex director de Derechos Humanos de la Cancilleria uruguaya y por mi compromiso con este tema, abogaré para que esta área esté presente en mi programa de trabajo en Asunción. He presentado a la Cancillería paraguaya un proyecto de memorando de entendimiento para que ambos países colaboren en el esclarecimiento de las graves violaciones a los derechos humanos cometidos durante las últimas dictaduras, de la misma manera que Uruguay lo ha hecho con Argentina y Brasil.

Acerca del Mercosur, se han hecho múltiples valoraciones, algunas muy críticas. ¿Cree que ha llegado la hora de reformularlo, o de utilizar otras herramientas para profundizar la integración o de mirar hacia otras latitudes para garantizar el bienestar de países chicos como Uruguay y Paraguay?

Esta pregunta es recurrente y no tiene una respuesta sencilla. Hace pocos días el propio presidente Mujica explicitaba públicamente sus críticas al actual funcionamiento del Mercosur, señalando que el bloque tiene un sistema de solución de controversias que no funciona, la falta de flexibilidad para los socios menores, la necesidad de adecuar la estructura institucional del Mercosur a los tiempos actuales. El Presidente uruguayo fue muy claro al señalar que muchas veces la diplomacia presidencial directa tiende a sustituir lo que no funciona y que debería funcionar, que es la diplomacia institucional acordada.

Estas sin lugar a dudas son debilidades del Mercosur y son un dato de la realidad.

Pero al mismo tiempo el Mercosur, a pesar de sus inconvenientes, de sus temas no resueltos tanto en su agenda interna como en su relacionamiento externo, está intentando consensuar una postura común y la presentación de una oferta arancelaria en el marco de sus negociaciones comerciales con la Unión Europea, ha resuelto (no exento de obstáculos) la incorporación plena de Venezuela al bloque, ha comenzado a redefinir el Focem que beneficia claramente a las economías más pequeñas del bloque, ha celebrado Acuerdos de Asociación con Guyana y Surinam, ha acelerado sus gestiones para la plena incorporación de Ecuador y de Bolivia al bloque.

La región se encuentra al parecer en la antesala de un acuerdo con la Unión Europea. ¿Cuáles son los desafíos que se presentan a países chicos como Uruguay y Paraguay pensando precisamente en una eventual apertura comercial entre el Mercosur y el viejo continente?

Paraguay y Uruguay han impulsado decididamente el Acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea.

En pocos días una comisión técnica de países del Mercosur se reunirá en Caracas, para definir una oferta arancelaria única a presentar a la Zona Euro y que contemple una apertura de mercados del 90%, esto es, lo que requieren las reglas y disciplinas de los Acuerdos de la OMC para que el acuerdo sea considerado un tratado de libre comercio.

La Unión Europea y Uruguay son socios comerciales importantes. Actualmente la UE representa el 15% de su comercio mundial, con un volumen del orden de los €2.500 millones. La UE está invirtiendo en sectores diversos como la agricultura, forestación, banca, turismo, logística y desarrollo de energías limpias. Nuestro país está comprometido con esta negociación en la medida que le permita posicionar con mayor nivel de accesibilidad los productos que integran su matriz exportadora.

Pero estas negociaciones no están exentas de obstáculos y el hecho de que hayan transcurrido 14 años desde el inicio de las negociaciones evidencia lo complejo de las mismas.

Las principales dificultades en el área normativa están concentradas en algunos temas importantes. Por un lado, la UE tiene un claro interés en pasar a una etapa de intercambio de ofertas para el acceso a mercados en las áreas de bienes, servicios, inversiones y compras gubernamentales. Aquí está parte de su estrategia ofensiva. Asimismo el bloque comunitario insiste en eliminar los impuestos a las exportaciones en el acuerdo birregional, no quiere ningún tipo de eliminación de las medidas de apoyo interno a su producción agrícola.

Por su parte el Mercosur tiene una firme postura para eliminar los subsidios a las exportaciones agrícolas en el comercio entre los dos bloques y además el Mercosur aspira a que el arancel base sea el preferencial, de manera que los productos incluidos en el SGP europeo tengan como punto de partida el arancel preferencial.

¿Qué importancia le asigna a la colonia de uruguayos?

La colonia uruguaya no es tan grande como la que puede encontrarse en Argentina. Estamos hablando de alrededor de 8.000 compatriotas y se encuentra básicamente concentrada en Asunción y alrededores.

Aspiro a lograr el más fluido contacto con estos uruguayos y uruguayas, y dentro de mi programa de trabajo en materia consular hay tres medidas que deseo impulsar desde el primer momento.

En primer lugar, en el primer semestre de 2014 la Embajada y Consulado General de Uruguay en Asunción comenzarán a implementar un sistema electromecánico de expedición de pasaportes, que esté en consonancia con los requisitos internacionales de seguridad.

En segundo lugar, y también en el primer semestre de 2014, se procederá a la renovación de la Cédula de Identidad en el Consulado. Por el momento solo se procederá a la renovación y en una etapa posterior a su extensión por primera vez. Esto significa que dejarán de realizarse los Operativos Guaraní.

En tercer lugar, la Embajada y el Consulado comenzarán a oficiar como Registro Civil, posibilitando de manera on line la inscripción de nacimientos, defunciones y reconocimientos en el Consulado. Esta inscripción on line tendrá el mismo efecto legal ante el Registro Civil uruguayo.

Asimismo, estoy pensando en la posibilidad de designar algunos nuevos Consulados Honorarios ya que la actividad consular se concentra solo en Asunción así como implementar nuevos Consulados Móviles para llevar los servicios del Consulado a las regiones más lejanas.

Para estos y otros temas, desde el primer momento deseo mantener el mejor diálogo y trabajo conjunto con el Consejo Consultivo José Artigas que tengo entendido es un gran impulsor de actividades que benefician a nuestros compatriotas en Paraguay.

“Páginas doloridas de la historia, no se deben olvidar ni disimular”

¿Cree que existe una deuda histórica en materia de reparación hacia Paraguay de los países que integraron la ex Triple Alianza?

A esa pregunta quisiera responder por Uruguay y no hacer consideraciones en nombre de los otros 2 Estados.

La Guerra de la Triple Alianza representa indudablemente un acontecimiento bélico entre países vecinos que tuvo consecuencias nefastas para el Paraguay. Independientemente del motivo o intereses que condujeron a esta guerra entre hermanos, lo cierto es que Paraguay padeció consecuencias devastadoras en el plano demográfico, político, social y económico.

Uruguay ha vivido este conflicto con un sentimiento de deuda con el pueblo paraguayo ya que como lo expresó el propio presidente Mujica en 2010 ante el Congreso paraguayo al perder Paraguay perdió América Latina entera.

Uruguay llevó adelante gestos que intentaron de alguna manera resarcir las consecuencias de su participación en este conflicto. En 1885, durante la presidencia de Bernardino Caballero, Uruguay bajo la presidencia de Máximo Santos procedió a la devolución de los trofeos de guerra al Paraguay y la condonación de su deuda de guerra. Por este gesto, la plaza San Francisco de la ciudad de Asunción cambió su nombre por el de Plaza Uruguaya y además el gobierno paraguayo donó un sector de lo que fuera la quinta del presidente Carlos Antonio López, en el actual Jardín Botánico de Asunción, solar donde José Artigas pasó los últimos 5 años de los 30 que vivió en el Paraguay.

Asimismo, en 1980 Uruguay fue el primer país en erigir, en Montevideo, un monumento ecuestre al Mariscal Francisco Solano López en cuyo basamento está labrada la siguiente leyenda: “Mariscal Francisco Solano López. Defensor de la nacionalidad paraguaya. Homenaje del Gobierno y del Pueblo Uruguayo”.

A pesar de estos gestos, y como lo señalara el presidente Mujica, estas páginas doloridas de la historia no se pueden pagar “por la barbaridad que encierran” y no se deben olvidar ni disimular.

“Uno de los tesoros mejor guardados de América Latina”

¿Qué siente un embajador cuando es designado para una misión de estas características, y en particular ante Paraguay? ¿Qué conoce del Paraguay?

Paraguay es un país estratégico para Uruguay, que ha construido y definido su identidad nacional a lo largo del mismo proceso independentista, que cultiva relaciones históricas con nuestro país, el aliado natural para reivindicar un trato diferenciado frente a las asimetrías propias de los procesos de integración, un miembro fundador del Mercosur e integrante activo de las mismas organizaciones regionales.

Además, fue el hogar de exilio deseado de nuestro prócer Artigas, primero y durante 25 años en Curuguaty, y en sus últimos 5 años en Asunción. Precisamente fue el Solar de Artigas el lugar que más me cautivó emocionalmente la primera vez que visité la capital paraguaya en un viaje familiar. Era apenas un adolescente y sentí que ese gesto de Paraguay con nuestro héroe nacional era la consecuencia natural de un pueblo que ama y respeta genuinamente a nuestro país.

A medida que pasen los días iré descubriendo más Paraguay ya que mi plan es no concentrar exclusivamente mi actividad en Asunción sino recorrer todo el país. Hay una frase del presidente Cartes que pronunció en la última Asamblea General de Naciones Unidas que me parece muy gráfica con relación a Paraguay y que comparto. El presidente paraguayo calificaba a su país como “uno de los tesoros mejor guardados de América Latina”. Seguramente aludía a las bondades de la naturaleza de un país de más de 90 ríos, de tierra abundante y fértil, de energía limpia y renovable generada por tres centrales hidroeléctricas, una población mayoritariamente joven, un sistema impositivo favorable a la inversión y un crecimiento económico claramente superior a las cifras de la región.

El presidente Mujica y el canciller Almagro me han honrado con esta designación al frente de la Embajada del Uruguay en Asunción. Es el desafío más importante de mi carrera profesional y como en todos los órdenes de mi vida lo voy a encarar con el mismo entusiasmo, compromiso y responsabilidad.

Principal destino de inversiones uruguayas

Se menciona también que tanto uruguayos como argentinos han adquirido importantes cantidades de tierra. ¿Qué valoración hace usted acerca de estos hechos?

Paraguay es el principal destino de las inversiones uruguayas en el mundo. Varios inversionistas uruguayos han realizado compras de tierras en la región del Chaco paraguayo, que hasta el momento han sobrepasado el millón y medio de hectáreas, algo así como el equivalente al territorio del Departamento de Tacuarembó.

Mi intención es seguir de cerca todo este proceso y apoyar desde la Embajada los planteamientos de nuestro sector privado si es que visualizan a nuestra representación diplomática en Asunción como un ámbito de consultas y contactos con las contrapartes paraguayas.

He mantenido reuniones con la Asociación Rural del Uruguay, el Ministerio de Agricultura y Ganadería, empresas de negocios rurales orientados a Paraguay y pretendo vincularme con las autoridades paraguayas y el sector rural de este país para tener un conocimiento más profundo de esta corriente de inversiones. Porque seguramente detrás de esto se consolide la transferencia de tecnología y equipamiento rural, el mejoramiento genético de razas, acciones conjuntas para combatir enfermedades, que contarán con el apoyo de la Embajada uruguaya en Asunción.

Solo un ejemplo. Si como resultado de esta corriente inversionista las autoridades paraguayas estuvieran interesadas en implementar un sistema de trazabilidad del ganado, que aportara datos tales como fecha y lugar de nacimiento, propietario, sexo o raza, así como también sus movimientos a través de toda la cadena de producción y abastecimiento, en toda esta área el Uruguay puede ofrecer cooperación técnica de excelencia a Paraguay.

De hecho, Uruguay a través de la Agencia Uruguaya de Cooperación Internacional (AUCI) y con el firme apoyo y colaboración de la Cancilleria uruguaya ha ampliado recientemente el acuerdo de cooperación con Paraguay, marco en el cual el área ganadera tiene un espacio relevante. La Embajada uruguaya en Asunción favorecerá todo acercamiento que permita a Paraguay mejorar su trazabilidad como atributo de calidad internacional.

Visita de Mujica

El presidente paraguayo Horacio Cartes, acompañado del canciller de dicho país Eladio Loizaga, recibió ayer las cartas credenciales del nuevo embajador de Uruguay en Paraguay, Lic. Federico Perazza.

La ceremonia de acreditación del nuevo embajador uruguayo se llevó a cabo en el Palacio de Los López, sede del gobierno de la República del Paraguay.

En la audiencia protocolar, el presidente Cartes expresó que la relación bilateral tiene sus bases en profundas raíces históricas pero que al mismo tiempo son muchas las posibilidades de ser fortalecida a futuro.

Perazza, en tanto, confirmó que Mujica visitará dicho país en el correr de este año, respondiendo a la invitación extendida por el presidente Cartes en setiembre de 2013.

Uruguay recibió 188 recomendaciones

Usted ocupó el cargo de director de Derechos Humanos y Derecho Humanitario. Como responsable del seguimiento de la materia DDHH a nivel continental, asistió en Ginebra a la presentación del informe de Uruguay ante el Consejo de DDHH. Le pido una breve reflexión acerca de la situación regional en esta materia.

Tuve el privilegio de formar parte de la delegación oficial uruguaya y de coordinar el Informe Nacional de Uruguay a su Segundo Examen Periódico Universal (EPU) ante el Consejo de Derechos Humanos.

Uruguay participó de este ejercicio con una total apertura y de hecho recibió 188 recomendaciones, 2 de ellas provenientes de Paraguay.

El resultado ha sido altamente satisfactorio para el Uruguay porque los demás Estados miembros y observadores del Consejo de Derechos Humanos singularizaron avances trascendentes en materias que habían sido objeto de particular atención en la revisión realizada a Uruguay en su primer EPU en 2009.

En este segundo EPU más de 85 Estados valoraron los significativos esfuerzos y avances en la reducción radical de la pobreza y la indigencia en el país, la seriedad con la que Uruguay enfrentó el problema del hacinamiento carcelario al cual pondrá fin en los próximos meses, la instrumentación de políticas de equidad a través de las cuales se han venido eliminando múltiples discriminaciones existentes en el país, originadas en razones de género, orientación sexual, motivos étnico-raciales o disparidades socioeconómicas, el nuevo marco institucional del que se ha dotado el Estado para tutelar mejor los derechos humanos de su población, la pertenencia del Uruguay al sistema universal de derechos humanos siendo parte de prácticamente la totalidad de los tratados internacionales en la materia.

Además de los avances en cada una de estas áreas, sobresale el compromiso de Uruguay de proponer unilateralmente 44 medidas de profundización de estas políticas y medidas. En definitiva, ha sido un resultado muy exitoso para el Uruguay.

http://www.republica.com.uy/entrevista-a-federico-perazza/