8 de marzo: Artículos varios

Feliz Día Internacional de la Mujer

Hoy no es un día cualquiera. Desde nuestros orígenes, la triste huella de la Historia nos ha legado la marca indeleble de la fuerza bruta del hombre que se ha impuesto reiteradamente sobre la sensibilidad y la inteligencia de la mujer.

Todas las épocas y por todo el globo terráqueo podemos observar registros indubitables del maltrato que han recibido millones de mujeres de todas las razas, culturas y etnias, hechos que continúan hasta el día de hoy en decenas de países supuestamente civilizados.

La lucha por los derechos y la igualdad de la Mujer no comenzó en 1911 en el incendio de una fábrica de camisas en New York como afirman algunos, ni tampoco en la Revolución Rusa de 1917 como afirman otros, o en 1977 cuando la Asamblea General de la ONU declaró el 8 de marzo el día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.

Sin duda en los últimos cien años se han conquistado muchos logros en cuanto a los derechos de la Mujer. En este sentido Uruguay fue pionero en América Latina en lograr que la mujer pudiera votar en el plebiscito de Cerro Chato en 1927. En aquella época a la mujer se le negaba el derecho a la educación y se consideraba que no podía pensar ni decidir por sí misma, hasta 1946 donde se aprobó la ley 10.783 la cual consagra la igualdad de derechos civiles entre el hombre y la mujer en Uruguay.

Pero es muy probable que el verdadero origen de esta cruzada se haya ocultado por los mismos hombres opresores que han escrito la historia, borrando todo rastro que pueda demostrar la superioridad de la mujer sobre el hombre.

Por eso, en el Día Internacional de la Mujer, queremos compartir con nuestras lectoras y lectores algunas huellas que se han ocultado, en las que podemos ver sus indicios en las escrituras mas antiguas, y que nos han quedado en la memoria como dichos populares, mitos o leyendas.

 

La leyenda de Lilith

 

Efectivamente, tanto en el Talmud, como en la Biblia y el Corán aparece una figura emblemática llamada Lilith. Si bien en ambos libros Lilith aparece como un demonio, la verdadera historia es que Lilith fue la primera mujer de Adan.

La leyenda afirma que Dios creó a Lilith y Adan al mismo tiempo con la misma arcilla y que ambos eran hermosos, vivían en el paraíso y hablaban con las plantas y los animales.

En un comienzo fueron felices, cantaban, bailaban, hacían el amor cada día y todos los seres los admiraban.

Cuenta la historia que Adán irradiaba una luz especial, pero que Lilith era superior en belleza e inteligencia, y que en ocasiones cuando platicaban ella se destacaba dejando a Adán muchas veces en ridículo y sin fundamento alguno sobre sus afirmaciones.

Con el tiempo Lilith comenzó a aburrirse de Adan, pero lo que desató la ruptura de su relación fue el hecho inaceptable de que cuando hacían el amor, Adán exigía estar siempre arriba de ella. Lilith se negaba considerando que la postura recostada que él exigía era ofensiva para ella. “¿Por qué he de recostarme debajo de ti?” – preguntaba – “Yo también fui hecha de polvo, y por consiguiente, soy tu igual”.

Así fue que Lilith decidió por su propia cuenta abandonar el paraíso y se fue.

Al poco tiempo Adán se tornó insoportable. El paraíso sin Lilith no era lo mismo, y comenzó a reclamarle a Dios en varias ocasiones que trajera a Lilith de vuelta al paraíso.

Fue tanta su insistencia que Dios fue a donde Lilith se encontraba para pedirle que volviera con Adán. Pero Lilith en un discurso brillante donde reclamaba los mismos derechos y como tal quería gozar, al igual que Adán, de la vida y de todo lo que esto implicaba, se negó a tal pedido.

Dicen que en aquel encuentro la belleza de Lilith deslumbró al mismísimo Dios y le hizo temblar la mano, pero finalmente ante su desobediencia fue condenada al infierno. Lilith exclamó que esta suerte era incluso mejor que volver al Edén y a la sumisión de Adán.

El resto de la historia es conocida. Dios proclamó que “no es bueno que el hombre esté solo” y de una costilla de Adán creó a Eva, y por tanto una mujer sumisa al hombre.

Se rumorea también que la serpiente que convenció a Eva a comer la manzana fue Lilith.

En toda Eva existe una Lilith

La lucha por la igualdad y los derechos de la mujer no ha terminado. Aún queda mucho camino por recorrer. Y más allá de si este mito sobre Lilith es verdadero o falso, lo que importa es la enseñanza que nos deja.

Por eso hoy en el día internacional de la Mujer queremos decirles a todas aquellas mujeres y hombres que luchan por la igualdad de la mujer, a todas las mujeres que se les ha negado todo, a las que viven sometidas, a las que no tienen voz, a las que lloran en silencio, les decimos: no estás sola, cada día somos más y no olvides que dentro tuyo existe una Lilith.

Feliz Dí@!

 

 

http://www.lr21.com.uy/comunidad/1162971-feliz-dia-internacional-de-la-mujer

 

 

Entrevista a Marta Lamas: México, atrasado en división de trabajo doméstico mujeres-hombres

 

Con 42 años en el movimiento feminista, la etnóloga Marta Lamas advirtió que pese a los avances de la mujer en muchas áreas, México sigue atrasado en la repartición de qué corresponde hacer a las mujeres y qué toca a los hombres, “seguimos arrastrando ideas antiguas”.

En entrevista con Notimex, con motivo del Día Internacional de la Mujer, reconoció que ha habido cambios, pero no se ha conseguido todo, porque “el tipo de cambio que propugnamos es cambio cultural muy complicado, que requiere mucho tiempo”.

Aún cuando en el Distrito Federal se han conseguido muchísimas cosas más que en otras entidades para atender problemáticas específicas del sexo femenino, en la capital y en todo el país sigue faltando romper con esta separación entre lo que son las labores de cuidado y las labores de gobierno, de defensa, de provisión.

Esa separación ha hecho que las mujeres se especialicen en ciertas tareas y los hombres en otras, lo que ha abierto una brecha en términos de qué deben hacer ellas y ellos; a pesar de que las mujeres tengan aparte un trabajo asalariado, como trabajadoras, funcionarias, maestras, obreras, etcétera, expresó.

“Tienen una carga extra, un plus con el trabajo de cuidado que no es pagado, que no es reconocido y que además es fundamental para algo que es la preocupación política del momento, que es este deterioro del tejido social”, donde el mejor lazo para retejer ese tejido son las labores de cuidado, planteó.

Marta Lamas, una de las más destacadas defensoras de los derechos de las mujeres, consideró que “México está muy atrasado en términos de las políticas del discurso de las propias demandas de muchos de los grupos de mujeres organizadas”.

Estos grupos, aseveró, siguen pidiendo cosas muy importantes como el alto a la violencia, pero no han ido más adelante a hacer propuestas sobre esa división del trabajo.

En su opinión, más allá de las reivindicaciones individuales de cada grupo, que tienen que seguirse haciendo, hay una necesidad compartida de hombres y mujeres de poner el cuidado de los seres humanos en el centro de la agenda política.

“Desde que nacemos hasta que llegamos a la adolescencia nos tienen que cuidar, cuando nos enfermamos nos tienen que cuidar y cuando entramos en la tercera edad y en la vejez también nos van a tener que cuidar”, indicó.

No obstante, es una problemática a la que no se le está dando la importancia política que tiene, por “ninguno de los partidos ni grupos de mujeres”.

Insistió que no se está haciendo una planeación del desarrollo económico que tome en consideración ese aspecto como un eje central.

“Hay que seguir luchando por muchas cosas, en la ciudad de México ya conseguimos la despenalización del aborto hasta las 12 semanas, se tendrá que conseguir en las demás entidades federativas”, mencionó.

Una tarea ahora, añadió, es saber qué se hace para que en todo el país exista una conciencia sobre la autonomía de las mujeres y la importancia del derecho a decidir en ese tema.

Marta Lamas fue enfática al señalar que no es un solo camino, hay que aprovechar en los estados todo lo que se pueda, y a nivel nacional ampliar la discusión y el foro al tema del cuidado de los seres humanos.

Las autoridades federales deben replantearse el tema de la economía del cuidado, “si lo seguimos viendo sólo como un asunto de educación y no vemos que implica presupuestos y decisiones macroeconómicas, vamos a seguir poniendo parches”.

En el tema de la igualdad de género en el ámbito político, dijo que hoy las mujeres están mucho mejor que hace 40 años, las cuotas políticas han funcionado en parte, por lo menos en la Cámara de Diputados ya se tiene esa proporción de no menos de 40 por ciento de un sexo y no más de 60 por ciento del otro.

Pero, subrayó, no se tiene una sola gobernadora. “(Enrique) Peña Nieto habló de paridad hace unos meses, pero la paridad no la estamos viendo ni en la formación del gabinete ni en el Pacto por México ni en la Conago (Conferencia Nacional de Gobernadores)”.

Es decir, “falta mucho, hay cosas que no se van a conseguir rápidamente ni a través de cuotas ni de acciones afirmativas”.

Habría que pensar qué hacer para que en la selección de candidatos a gobernadores empiece a haber más paridad, que haya un y una candidata de cada partido y en un momento determinado se pueda ir viendo, según como vayan las elecciones estatales, que el conjunto de los 31 gobernadores y pronto ya también en el DF, empiece a haber más mujeres.

“Es una vergüenza, no tenemos una sola mujer gobernadora; las que han estado, han estado casi de símbolos”, mencionó.

Finalmente, la feminista insistió en que el problema no es que las mujeres sigan entrando, que ya lo están haciendo, al ámbito de gobierno y público, sino que los hombres no están entrando al ámbito doméstico a hacer su parte del cuidado.

 

 

http://www.notimex.gob.mx/acciones/verNota.php?clv=84859