Acuerdo de Ecuador con la UE: no permitirán ingreso de productos europeos subsidiados

El ministro de Comercio Exterior, Francisco Rivadeneira, aseguró que no se liberará de aranceles a productos como carnes y lácteos, lo que significaría que estas partidas de la ‘gran industria europea’ no podrán ‘invadir’ el mercado local.

Un proceso de desgravamiento paulatino, de entre 10 y 15 años para productos industriales y agrícolas, es lo que Ecuador ha propuesto a la Unión Europea (UE), dentro de las negociaciones que buscan un acuerdo comercial entre ambas partes, informó el presidente de la República, Rafael Correa, en su último enlace ciudadano.

El tema fue planteado en la mesa de acceso a mercados durante la II ronda de conversaciones que se desarrolló con completo hermetismo la semana pasada en Manta, provincia de Manabí.

El presidente Correa observó que de esta forma se daría tiempo a que la industria pueda prepararse para competir con el mercado europeo -lo que supone todavía una preocupación para ciertos sectores-, sin embargo, advirtió que no protegerá “ineficiencias” en caso de que esta no logre desarrollarse en el tiempo establecido.

Enfatizó que el tema de acceso a mercados es importante para el país, pues le permite importar bienes y materias primas que no se producen localmente y puso como ejemplo el hierro. “Para qué vamos a discutir los aranceles al hierro, si lo necesitamos”, precisó.

De las cinco mesas de negociaciones que se instalaron en Manta, una fue la de acceso a mercados, la cual tuvo mayores avances durante los 4 días de negociaciones, según informó el Ministerio de Comercio Exterior, aunque no se logró concretar en ninguna de las cinco.

Según opinó en días pasados Roberto Aspiazu, principal del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE), -y quien ha seguido de cerca el proceso-, el tema debe estar muy cerca de cerrarse por cuanto de 10.000 subpartidas quedan ya muy pocas que consensuar, y estas pocas deberán pasar a las mesas de jefes negociadores para que sean ellos quienes  finiquiten a  nivel político.

Correa mencionó que no hubo mayor inconveniente porque, en lo planteado por las partes, subsiste un beneficio mutuo; aunque insistió en que siempre hay riesgos, tanto con la firma, como sin ella.

Aranceles a productos

El ministro de Comercio Exterior, Francisco Rivadeneira, aseguró que no se liberará de aranceles a productos como carnes y lácteos, lo que significaría que estos bienes de la “gran industria europea” no podrán “invadir” el mercado local, como temen diversos sectores que comparan un eventual acuerdo con el bloque comercial europeo con  el Tratado de Libre Comercio (TLC) que Ecuador se negó a suscribir con Estados Unidos.

Así, tampoco se permitirá el ingreso de bienes subsidiados por los Estados europeos, pues pondrían en desventaja competitiva al producto local por sus precios bajos.

La excepción en el tema arancelario en acceso al mercado europeo es la del banano, pues este bloque prioriza a las excolonias productoras como Martinica.

Actualmente, por cada caja de fruta, Ecuador paga 34 centavos más que los vecinos Colombia y Perú y lo que se aspira es llegar a un arancel común, dijo Eduardo Ledesma, presidente de la Asociación de Exportadores de Banano del Ecuador (AEBE). No obstante, según Rivadeneira, lo que se negocia de momento es aumentar el contingente de fruta hacia ese mercado.

“Actualmente exportamos de 60 a 90 millones de cajas y esperamos producir más, por lo que estamos de acuerdo con lo dicho por el Presidente”, señaló Ledesma.

Líneas rojas

El documento que negocia actualmente Ecuador tiene un tronco común del acuerdo multipartes suscrito por Colombia y Perú en julio del año pasado, sin embargo, el gobierno mantiene una firme posición en temas puntuales como el de contratación pública, servicios y propiedad intelectual. De hecho, el gobierno mantiene las denominadas líneas rojas en las que no está dispuesto a  ceder y que se deberá negociar en una tercera ronda que, según lo previsto, se desarrollará en Bruselas en mayo próximo.

Nada está acordado hasta que se firme, expresó el Mandatario, y aún así, si “algo funciona mal, se lo puede denunciar, pues no es un tratado de libre comercio, no estamos dispuestos a firmar a cualquier costo”.

Hay temas –expresó- que son delicados, por ejemplo la biodiversidad del país y en tal sentido invocó a la prudencia, responsabilidad y paciencia en las negociaciones.

En el caso de la contratación pública, dejó en claro que esta  es una “poderosa herramienta de desarrollo” y que son $ 10.000 millones los que mueve al año este sector, por lo que podría tener un impacto en el tema del empleo.

En cuanto a la propiedad intelectual,  Rivadeneira mencionó que se buscarán mecanismos que permitan desarrollar una industria farmacéutica nacional.

Y es que se trata de un tema complejo. Según lo explicado por Andrés Ycaza, director del Instituto Ecuatoriano de Propiedad Intelectual (IEPI), poco después de la primera ronda de negociaciones,  en dicha mesa (de propiedad intelectual) se expusieron planteamientos concretos relacionados con protección de datos de prueba, derechos de autor, conocimientos ancestrales, indicaciones geográficas, entre otros.

Por ejemplo, en el caso de derechos de autor, la UE extiende el tiempo de protección de una obra hasta por 70 años después de la muerte de su autor, lo que a criterio del equipo negociador es excesivo, pues amplía demasiado el tiempo en el que una obra pase a ser de dominio público y la gente tenga acceso libre a ella.

En el caso de indicaciones geográficas, Ecuador tiene dos productos emblemáticos: el cacao Arriba y el sombrero Montecristi.

Para ampliar el tema de los avances en las negociaciones entre Ecuador y el bloque europeo se espera para hoy un pronunciamiento del ministro, Francisco Rivadeneira.
Las exportaciones de la UE se incrementaron en 24% en 2013, alcanzando los $ 3.051 millones.

http://www.telegrafo.com.ec/economia/item/pais-no-permitira-ingreso-de-bienes-subsidiados-de-la-ue.html