Angelino Garzón, vicepresidente de Colombia: “Tal vez nos equivocamos en crear la figura del procurador”

Angelino Garzón es quizá el vicepresidente más popular de los últimos tiempos en Colombia. Las encuestas lo muestran con una favorabilidad mayor a la del mismo presidente Santos. Hace poco, Garzón rechazó la embajada de Brasil y argumentó que lo hacía por motivos personales, lo que desató diversas reacciones entre los miembros del gobierno.

En entrevista con El Espectador, el vicepresidente sostiene que sólo el 14 de Mayo del 2015 anunciara públicamente sus proyectos políticos y adelanta que su esposa le ha pedido que no sea candidato a nada.

¿Cuál es la situación más difícil a la que se ha enfrentado durante su ejercicio como vicepresidente?

La situación médica que he vivido. Primero, la operación de corazón abierto que me hicieron el 9 de agosto de 2010, y posteriormente el accidente cerebro vascular, en junio de 2012, que me tuvo clínicamente muerto durante tres días. Es un verdadero milagro que estemos conversando luego de pasar por ello, todo gracias al Dios de los cielos, a los médicos y a mi familia.

¿Y en el terreno político? el gobierno de Juan Manuel Santos ha tenido que lidiar con el estallido de muchos descontentos…

En una democracia cuando una persona es gobernante a nivel local, regional o nacional, tiene que partir de una situación de derechos y deberes. Las protestas sociales que se han presentado hacen parte de los derechos que tienen las personas a protestar y exigir mejores condiciones de vida y trabajo, por lo tanto, por orientación del señor Presidente de la República me he relacionado con las diferentes organizaciones y sectores sociales; caficultores, campesinos, indígenas u organizaciones sindicales.

¿Pero no cree cuando el presidente Santos elige como fórmula vicepresidencial a Germán Vargas Lleras se está desconociendo su trabajo durante este gobierno?

El vicepresidente no tiene facultad para autodefinir sus funciones. Las define el Presidente de la República. He venido cumpliendo una política de promoción y respeto integral de los derechos humanos por decisión del Presidente. Él no me ha pedido nada más. Frente las opiniones que emiten los candidatos y candidatas a la presidencia, no puedo opinar.

Muchos analistas han señalado que la figura del procurador tiene mucho poder, usted que hizo parte de la Asamblea Nacional Constituyente, ¿qué opina?

Los que fuimos a la Asamblea Nacional Constituyente, creamos esa figura y le dimos todos los poderes al procurador. Tal vez nos equivocamos al no crear la segunda instancia, porque creo que cuando el procurador o la contralora sancionan a un servidor público, el sancionado debería tener derecho a una segunda instancia independiente de los organismos de control, para que revisen las decisiones, dentro del derecho a la defensa, eso no lo hicimos en la Asamblea Nacional Constituyente, y tenemos que reconocer críticamente que nos equivocamos.

Se rumora que no aceptó la embajada de Brasil porque se va a lanzar a la alcaldía de Bogotá…

No, pienso que no se puede hilar tan fino. La única razón para no aceptar la embajada de Brasil fueron familiares y personales. Yo seré vicepresidente de la República hasta el 7 de agosto del 2014, como dice la canción del Chico Buarque, el 8 de agosto será otro día.

Adelántenos una pista…

Le puedo decir que mi esposa Montserrat Muñoz, que es mi centro, mi izquierda y mi derecha, tiene la opinión de que no sea candidato a nada.

En estos días diversos líderes campesinos han señalado que se lanzarán a una nueva jornada de protestas, ¿cuál cree usted que es el principal flagelo que aqueja el campo?

La miseria y la pobreza en que viven muchos campesinos. El abandono del Estado a los sectores agrarios. El Estado tiene diversos deberes con las personas, invertir más en el sector agrario, en la educación, en la salud, en el agua potable, en la vivienda. El segundo deber del Estado es dialogar con las organizaciones sociales y empresariales. El tercer deber es cumplir los acuerdos firmados con las organizaciones agrarias, indígenas afrodescendientes, no son para incumplirlos.

En un eventual estallido de protestas, ¿usted volvería a mediar?

Cumplo funciones que me define el Presidente de la República. Si el me pide que dialogue con las organizaciones campesinas y afrodescendientes, lo hago, pero no lo puedo hacer a título personal. Una primera condición que pongo es que los acuerdos que se firmen con las organizaciones indígenas, afrodescendientes o empresariales se cumplan. Me parece de muy mala metodología del gobierno si firma acuerdos para salir del paso. El gobierno tiene que tener la cultura de que si firma acuerdos es para cumplirlos, para que la gente pueda vivir mejor.

¿Qué piensa de la llegada del Álvaro Uribe al Congreso?

Defiendo dentro de una política de derechos humanos, el derecho del expresidente Álvaro Uribe a ser candidato a un cargo de elección popular, a una alcaldía, a una gobernación. Por ello me parece que Uribe tenía todo el derecho de ser candidato al Senado. Él fue elegido libre y soberanamente por la población, no compró ni un solo voto y me parece que eso es importante. Ahora como Senador no pierde su condición de expresidente de Colombia, por lo tanto hay que respetar su dignidad. Creo que los diferentes partidos y movimientos políticos representados en el Congreso y el gobierno nacional deben tender puentes con él y con su movimiento. Al país lo que más le conviene en este momento es acabar con la polarización y señalamiento, trabajar juntos en propósitos comunes como la paz y la equidad social.

¿Qué queda de sus años de militancia en la izquierda?

Agradecimiento. Yo no tengo sino palabras de agradecimiento con los trabajadores y trabajadoras, con los sindicatos, con mi militancia en el Partido Comunista y la Unión Patriótica. Agradecimiento porqué lo que soy, se lo debo a dicha militancia sindical y política, allí aprendí valores, principios y el valor de la defensa de los recursos colectivos, y de la palabra. Aprendí a ser transparente y por lo tanto, me ha dolido mucho el asesinato y la muerte de muchos dirigentes de izquierda, sindicalistas, de dirigentes y de miles de militantes de la Unión Patriótica en Colombia. Creo que el Estado colombiano en una política de reparación colectiva con las víctimas de la violencia debe reparar colectivamente al sindicalismo colombiano y a la UP.

¿Qué piensa de la situación de la izquierda en el país?

Me parece positiva la decisión que tomaron el Polo Democrático y la Unión Patriótica de unirse hacia la campaña presidencial del próximo 25 de Mayo. El mejor camino para el sindicalismo colombiano, para los trabajadores y para la izquierda es la unidad, no es el camino más fácil, pero es el camino más positivo.

¿Qué le respondería a quienes afirman que usted se entromete en asuntos que no le corresponden?

La figura de vicepresidente está definida en la Constitución Política. Lo peor que se puede hacer es elegir una vicepresidenta o un vicepresidente mudo. Cuando el presidente Santos me invitó a ser su fórmula vicepresidencial no lo hizo para que me volviera igual a él o el igual a mí. Me convocó para que trabajara en la política de fortalecimiento de las organizaciones sociales, del dialogo social, de la promoción y respeto a los derechos humanos. Lo que sucede es que en Colombia, como los pobres, los humildes y los sectores medios de la población han sido tan excluidos, cuando un alto servidor público sale en favor de los ellos, entonces a alguna persona le parece raro. Estoy seguro que como vicepresidente si me la hubiera pasado hablando bien de los poderosos no hubiera sido tan criticado, pero como he hablado en favor de los humildes, y de los sectores medios, algunas personas se disgustan por ello.
http://www.elespectador.com/noticias/politica/peor-se-puede-hacer-elegir-un-vicepresidente-mudo-angel-articulo-481634