Autodefensas acuerdan con el gobierno una “paulatina desmovilización”

Los líderes de los grupos de autodefensa de Michoacán acordaron hoy con el Gobierno federal abstenerse de ingresar a las cabeceras municipales o zonas urbanas y hacer una “limpia” de sus filas, entre otros puntos, además, este mismo día, los pobladores ingresaron a las comunidades de Tocumbo y Cotija y en Apatizngán exigieron la destitución del edil Uriel Chávez.

La Secretaría de Gobernación (Segob) explicó en un comunicado que, como parte de las reuniones semanales convenidas con los grupos de autodefensa, la Comisión para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán y esas agrupaciones de civiles armados llegaron a una serie de acuerdos “que tienen como propósito lograr paulatinamente su desmovilización”.

Las partes acordaron que los “grupos de ciudadanos organizados (autodefensas) compartirán información con la Comisión para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, la cual será resguardada por el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), para trabajar la parte operativa”.

Asimismo, estos grupos se comprometieron a retirar sus barricadas, en coordinación con las autoridades federales y estatales, en donde ya no son necesarias “debido a la presencia de las fuerzas federales y de los propios grupos organizados”. “Los grupos de ciudadanos organizados informarán a las autoridades respecto a los municipios en donde no tienen presencia ni injerencia, a fin de que si hay grupos que se hacen pasar como parte de los mismos sean detenidos por las fuerzas federales”, dice el documento.

Las autodefensas reiteraron que no ingresarán a las cabeceras municipales ni zonas urbanas, y prometieron hacer una “limpia interna” con el fin de “mantener la autoridad moral de los grupos” y “expulsar a aquellas personas que sean ajenas al movimiento”.

Reconocieron que desde el ingreso de las fuerzas federales a la zona sur del estado, particularmente a los municipios de Tierra Caliente, “la seguridad ha mejorado de manera considerable, pues hay un ambiente de tranquilidad y certidumbre”. Finalmente, “los grupos de ciudadanos organizados, encabezados por Estanislao Beltrán, Hipólito Mora y José Manuel Mireles, desconocieron a quienes se manifestaron en la presidencia municipal de Apatzingán para exigir la renuncia del presidente municipal de esta localidad”.

El pasado 3 de marzo, cientos de presuntos integrantes de las autodefensas irrumpieron en el ayuntamiento de Apatzingán para exigir la renuncia del alcalde, Uriel Chávez, a quien acusaron de estar relacionado con el cártel de Los Caballeros Templarios, que tiene fuerte presencia en Michoacán. Apatzingán es la ciudad más importante de la región de Tierra Caliente, donde surgieron hace un año los grupos de autodefensa para hacer frente a los atropellos de los “templarios”, ante la ineficacia de las autoridades estatales.

TIERRA SIN LEY: CNDH

Raúl Plascencia Villanueva, presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) insistió que varios municipios de Michoacán son “tierra sin ley”, pues no hay autoridad y priva el desorden y la falta de derecho. el ombudsman nacional dijo que las autodefensas carecen de autoridad para destituir a los alcaldes por lo que exigió que se aplica el estado de derecho y se impida que tomen justicia por su propia mano o se abroguen facultades de las que carecen.

“No tienen ninguna justificación legal”. También reveló que la próxima semana se entregará una serie de recomendaciones en contra del gobierno estatal, así como del congreso local y varios municipios donde el “quebranto al estado de derecho deriva en graves violaciones a los derechos humanos de sus habitantes”. Finalmente dijo que hay que cuidar “sobremanera el comportamiento” de los grupos de autodenfesa “e irlos llevando a que actúen dentro del marco de la ley.

Buscar que depongan las armas, que eviten cometer delitos para que no se conviertan en paramilitares”. Hace dos días Plascencia Villanueva planteó que el Congreso de Michoacán debe revisar que “hay ausencia de administración pública municipal”, y considerar en su caso desaparición de poderes en algunos ayuntamientos.

“Observamos que había y hay incapacidad en materia de seguridad pública por parte de gobiernos municipales, incapacidad en materia de administración del propio ayuntamiento y ahora observamos, con esta toma del ayuntamiento de Apatzingán el día de ayer, una ausencia de gobierno”, declaró. En ese sentido, planteó la posibilidad de que el Congreso estatal nombre “a responsables en la materia, desaparecer al ayuntamiento propiamente en términos formales”.

APATZINGÁN EXIGE RENUNCIA DE EDIL

Habitantes de Apatzingán que exigen la renuncia del Presidente Municipal, Uriel Chávez Mendoza, se colocaron este día, frente a las puertas de la alcaldía maniatados y amordazados para recrear el yugo del que eran objeto por parte del crimen organizado, acciones de las que culpan al edil. La mañana de este jueves, Chávez Mendoza regresó a las oficinas del Ayuntamiento custodiado por sus escoltas y policías federales. Mientras tanto, afuera del Palacio varios apatzinguenses pedían su renuncia.

Los inconformes coloraron un ataúd frente a la Alcaldía, con una foto del ex líder estatal del PAN y ex delegado de la Profeco, Octavio Contreras Solórzano, cuyo homicidio aseguran fue a manos de la delincuencia organizada. Asimismo, culparon al Presidente Municipal de las muertes, secuestros y ejecuciones de las cuales fueron víctimas muchas personas, pues de acuerdo con los manifestantes, el edil sabía cómo operaban los criminales. Los pobladores se ataron de manos y se amordazaron para simbolizar los “horrores de los cuales eran objeto por parte de los delincuentes”, mientras le gritaban al Alcalde: “¡Uriel estas son tus víctimas!”.

Después de tres días sin atender en la cabecera, el edil se reincorporó este jueves a las oficinas mientras afirmó que no dejará la alcaldía pese a la presión de grupos de autodefensa. Chávez acusó al párroco Gregorio López de encabezar las movilizaciones en su contra y provocar la desestabilización en Apatzingán.

El lunes pasado los grupos de autodefensa liderados por el sacerdote, tomaron la presidencia municipal y exigieron la salida del alcalde acusándolo de tener vínculos con “Los Caballeros Templarios”. Por su parte, el comisionado de seguridad en Michoacán, Alfredo Castillo, ya había adelantado el retorno de Chávez a la alcaldía. En torno a las acusaciones que pesan sobre el edil, Alfredo Castillo dijo que ese tipo de imputaciones deberán ser canalizarlas por la vía de las instituciones, para que se integren las averiguaciones previas que correspondan.

http://www.sinembargo.mx/06-03-2014/924577