Brasil: organizaciones acuerdan iniciar jornada de protestas el primer día del Mundial de Fútbol

Doce de junio, fecha del comienzo de los partidos de la Copa Mundial de Fútbol en Brasil, es también el día elegido para inaugurar la jornada de movilizaciones “¡En la Copa va a haber lucha!”, organizada durante el Encuentro Nacional del Espacio de Unidad de Acción, realizado el último 22 de marzo, en San Pablo. Después de ocho horas de discusión, cerca de 2,5 mil personas de diferentes entidades aprobaron el manifiesto “Carta de San Pablo: vamos volver a las calles – En la Copa va a haber lucha” y establecieron un calendario de movilizaciones.

Alrededor de 25 entidades sindicales, estudiantiles, sociales y populares participaron en el encuentro. El objetivo de la articulación fue avanzar en la construcción de la convergencia para fortalecer las cuestiones del sector, unificar calendarios y banderas de lucha y organizar la serie de protestas planeadas para tener lugar durante la realización de los partidos.

El encuentro fue convocado inicialmente por la Central Sindical y Popular (CSP-Conlutas), por la corriente interna en la Central Única de Trabajadores “La CUT puede más – RS”, por la Federación de los Empleados Rurales Asalariados del Estado de San Pablo (Feraesp) y por el sector mayoritario de la Confederación de Trabajadores del Servicio Público Federal (Condsef).

“El país se prepara para la Copa Mundial de Fútbol en medio de la expectativa de quién será el nuevo campeón de fútbol. Pero, todo el espectáculo de los medios de comunicación no esconde una certeza: Brasil va a ser consagrando como campeón de la desigualdad, la injusticia, la explotación y la violencia contra su propio pueblo”, se destaca en la nota del encuentro.

El manifiesto resalta el alto valor de los recursos destinados por el Poder Público a las obras del mundial en detrimento de servicios públicos para la población. Destaca, por ejemplo, las remociones forzadas de comunidades en los grandes centros urbanos brasileros.

“La Copa Mundial de Fútbol es otra expresión de esta política desigual que privilegia a poderosos e impone situación de penurias a la mayoría de la población. El gobierno federal y los gobiernos estaduales están gastando más de 34.000 millones de reales en la construcción y reforma de estadios, aeropuertos y otras obras para la Copa, dinero puesto en las manos de empresas contratistas, mientras la población pobre es desalojada de sus casas para dar lugar a esas obras”, se señala en el manifiesto.

 Intercambio con activistas africanos

El encuentro contó con la participación especial de dos activistas sudafricanos que estuvieron en las movilizaciones de África del Sur, cuando ese país fue sede del evento hace cuatro años. Además del encuentro en San Pablo, Hlokoza Motau y Thando Manzi realizarán actividades en Río de Janeiro y Maranhão. “Pensamos que es una forma de construir solidaridad internacional en defensa de la soberanía del país, usurpada por la FIFA (Federación Internacional de Fútbol)”, destaca Manzi.

Durante el encuentro, hubo también una marcha en la vía Radial Este, en San Pablo, para hacer un alerta a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff (PT): “Dilma, escucha, en la Copa va a haber lucha”, gritaban los manifestantes.

http://site.adital.com.br/site/noticia.php?boletim=1&lang=ES&cod=79908