Crónica de un retiro anunciado – Por Aramis K. Vidaurre Álvarez

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región

Este 05 de marzo de 2014 se escribe una nueva página en la historia política Costarricense: don Johnny Araya Monge, Candidato Presidencial del Partido Liberación Nacional, el de mayor auge electoral hasta el 2010, anuncia su retiro de cara a la Segunda Ronda a celebrarse el 06 de abril. Si bien, el Artículo 138 de la Constitución Política impide la renuncia de un candidato a la Presidencia de la República una vez que se ha oficializado la nómina, la decisión se convierte en un hecho inédito en la política electoral desde la Fundación de la llamada Segunda República a partir de la Constituyente de 1949.

Ahora bien, el retiro de sus aspiraciones presidenciales traía cola. Una serie de desaciertos a lo largo de seis meses, a partir del 30 de junio de 2013, fecha en que don Johnny Araya renuncia a la Alcaldía de la Municipalidad de San José, marcaron el camino de lo que este 05 de marzo se desencadena. Y si bien las encuestas como mecanismo de medición de la intención de voto han perdido cierta credibilidad en las últimas campañas, dos hechos se iban evidenciando en relación con su Candidatura: un descenso en el apoyo electoral y un incremento en el porcentaje de ciudadanos que jamás votaría por él.

Asimismo, Araya Monge tenía enfrente otro enemigo político: la historia; en el 2002 su hermano Rolando sufrió dos derrotas: quedar de segundo en la primera ronda frente a don Abel Pacheco, y la otra en la segunda ronda, que finalmente llevaría a Pacheco de la Espriella a la Presidencia de la República. Por cierto, en esas elecciones aparece un partido nuevo, con aspiraciones frescas, el Partido Acción Ciudadana, el cual precisamente era el rival hasta este 05 de marzo de Johnny Araya Monge, en la candidatura de don Luis Guillermo Solís; y es que en enero pasado, cuando las encuestas empezaron a confirmar con más fuerza la posibilidad de una segunda ronda, el nombre de Luis Guillermo Solís, se imponía sobre cualquier otro nombre.

¿Por qué una crónica sobre retiro anunciado? Casi 72 horas después de confirmarse que habría una segunda ronda entre el PAC y el PLN, algunos dirigentes de su propio partido le solicitaron a Araya que renunciara. Despilfarro de recursos económicos y una estrategia publicitaria mal encaminada fueron parte de los argumentos sobre la mesa. Aunque Araya Monge se mantuvo, el tema de organización territorial, de unión partidaria y la falta de recursos para hacer frente a una segunda ronda hacían presagiar un duro panorama.

Y este 05 de marzo, en conferencia de prensa, don Johnny Araya aduciendo entender los signos de los tiempos y alegando la inconveniencia de someter al electorado a un gasto de dinero, comunica el fin de su campaña política. No está por demás mencionar el hecho de que este mismo día el Semanario Universidad publica la primera encuesta de esta segunda ronda, donde Luis Guillermo Solís obtenía un 64% de intención de voto frente a casi un 21% para Araya Monge. Fue “la cereza del pastel político” que antecedió su decisión de no continuar haciendo proselitismo.

¿Hizo bien el candidato en dejar al histórico Partido Liberación Nacional “huérfano” a sabiendas de un posible desastre electoral? Eso queda entre él y su conciencia-y el PLN-.

Lo que deja claro el tono con que Johnny Araya se retira de continuar haciendo campaña es que esta vez no hubo “mea culpa”, no se admitieron yerros de partido o de estrategia política como sí lo hubo de cara a la primera ronda. Introspección, replanteamiento, aprendizaje… son remedios sólo para el paciente político que admite que está enfermo…

Aramis K. Vidaurre A. es profesor y Analista Político. http://aramisvidaurre.wix.com/costa-rica-hoy


http://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=ES&cod=79663