Informe revela escandalosa corrupción del Instituto Hondureño de Seguridad Social

El sistemático despilfarro de recursos, la corrupción institucionalizada y el monstruoso latrocinio al que en los últimos años fue sometido el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) quedaron develados ayer tras conocerse el primer informe de la comisión interventora de esa institución.

En un acto público al que acudieron representantes de las Iglesias, la sociedad civil, los cooperantes y los órganos contralores y fiscalizadores del Estado, los interventores Vilma Cecilia Morales, German Leitzelar y Roberto Carlos Salinas presentaron los principales hallazgos de las indagaciones efectuadas en el IHSS desde el 17 de enero de 2014 a la fecha.

Los principales puntos del informe de 151 páginas fueron leídos por la presidenta de la comisión interventora, Vilma Morales, quien subrayó que el IHSS “está subsumido en su más grave crisis financiera, actuarial y administrativa de la historia”; aunque aclaró que esto es el resultado de hechos acumulativos a través de varios periodos de Gobierno.

Anunció que en 15 días se entregará una propuesta integral de reforma del sistema de seguridad social, incluyendo un plan de acción que contemplará las actividades a realizar, sus responsables y plazos de ejecución para el rescate de la institución. Previamente, el documento fue entregado al presidente de la República, al Ministerio Público, al Tribunal Superior de Cuentas (TSC), al Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) y a la organización Transparencia Internacional capítulo Honduras.

El informe es bastante amplio y explicativo, y precisa en detalle los nombres de los socios de cada una de las principales empresas que hicieron negocios con las autoridades del IHSS, así como de los partícipes de las decisiones tomadas y los documentos que respaldaron cada uno de los hallazgos.

Los hallazgos

Entre los principales descubrimientos figuran compras injustificadas y sin imputación presupuestaria real que en total representaron una deuda de alrededor de US$231.5 millones de dólares, unos L5,233 millones.

Asimismo, se detectó una sobrevaloración en las principales adquisiciones y contrataciones por un monto de L1,600 millones, pagos de boletos aéreos, viáticos y hotel a miembros de la junta directiva por más de L10 millones y una sobreejecución presupuestaria en el renglón de servicios personales por 882.5 millones.

Además, se descubrieron deducciones a los empleados que no fueron enteradas a las fuentes de retención por 270 millones, y una mora en el pago de incapacidades a los derechohabientes por L200.3 millones. También confirma la compra sobrevalorada de 10 ambulancias hechizas a la empresa Tecma por un valor de 13.7 millones.

El informe detalla que muchas de las decisiones adoptadas en el IHSS fueron ejecutadas por el entonces director del IHSS, Mario Zelaya, con el aval de los miembros de la junta directiva.

Onerosos contratos

En el resumen ejecutivo facilitado por la comisión se detalla que a la fecha la deuda total del Régimen de Enfermedad y Maternidad (EM) asciende a L6,399.2 millones, mientras que los egresos a febrero de 2014 superan el 60% a los ingresos, lo cual implica un déficit mensual de L600 millones mensuales en dicho régimen.

Este déficit se mantiene a pesar del aumento de los ingresos del IHSS como resultado del rompimiento de los techos de cotización en los años 2001 y 2011.

Por otro lado, el IHSS hizo compras injustificadas, sin atender las principales prioridades y sin la debida imputación presupuestaria.

De todas esas compras y contrataciones, tres de ellas representan para el IHSS una carga de más de L4,000 millones, lo que a la fecha implica más el 33% del patrimonio históricamente constituido por los contribuyentes desde 1962.

Dentro del análisis financiero se descubrió que las autoridades del IHSS efectuaron múltiples contratos por sumas exorbitantes, entre los cuales destacan la contratación de equipo y servicios que desde el año 2010 al 2019 han comprometido los ingresos del Instituto y que han generado el cobro de intereses moratorios por la incapacidad financiera para cumplir con tales obligaciones. Estos contratos son los adjudicados a la Compañía de Servicios Múltiples (Cosem) por el proyecto de organización, administración y digitalización de documentos ($27.7 millones); la empresa Sistemas Abiertos, S.A., por la adquisición de una solución integral de administración hospitalaria, gestión del paciente y gestión clínica del IHSS (Mofihss) ($43.9 millones); y el contrato con la Sociedad Distribuidora Metropolitana, S.A. de C.V. (Dimesa) por la compra de equipo biomédico ($118.9 millones). Asimismo, el IHSS realizó varios adéndum a cada uno de los contratos antes mencionados por montos considerables, sin que estos proveedores hayan concluido a cabalidad con los proyectos. La suma total asciende a $231.5 millones, sin perjuicio de que las investigaciones han arrojado evidencia de sobrevaloración de precios.

En el caso de Dimesa, la comisión consideró que este contrato nunca debió celebrarse debido a que no se tuvo a la vista ningún documento de respaldo sobre la necesidad del equipo solicitado por las diferentes unidades del instituto; además, en ese momento no se contaba con la disponibilidad presupuestaria autorizada por la Secretaría de Finanzas.

Por otro lado, los responsables del proceso no realizaron ningún estudio de precios de mercado, por tanto, las auditorías aplicadas por expertos en equipo biomédicos indicaron que hay una sobrevaloración en el costo del contrato.

En ese sentido se detalla que existen diferencias considerables en los precios del contrato suscrito entre el IHSS y Dimesa, frente a los costos de mercado de aproximadamente $62.9 millones, equivalente a L1,197.6 millones.

En este y otros contratos, la junta directiva y el director del IHSS, Mario Zelaya, hicieron caso omiso a la situación financiera que presentaba el IHSS, situación que agravó la crisis financiera e impide que la institución cumpla con sus obligaciones para con los derechohabientes.

Otro hecho irregular es la compra de equipo de laboratorio a Dimesa, inversión que fue injustificada, dado que el IHSS ya había suscrito un contrato de servicios subrogados de laboratorio por L310.4 millones, unos US$15.5 millones con la empresa Dimex, donde se establece que sería esta empresa la responsable de proveer el equipo necesario para la realización de los exámenes en función de la demanda de los derechohabientes.

Viajes y viáticos

Entre otros hechos, más la Comisió documentó un desmedido incremento en la contratación de personal que pasó de 3,000 empleados en 2005 a 6,011 en 2014. La ejecución presupuestaria en el rubro de servicios personales aumentó en 882.5 millones en relación al presupuesto aprobado de L1,851.6 millones, es decir, un 147%.

La comisión indicó que los contratos colectivos y los estatutos profesionales han sido parte del agravamiento de la crisis, puesto que superan el índice de inflación en 400 y 500%.

Por otro lado, se pagaron más de L155 millones por idemnizaciones producto de acciones judiciales en los tribunales de justicia y están pendientes de pago 60 millones adicionales.

Asimismo, la Comisión descubrió la sobrevaloración de boletos aéreos adquiridos en la agencia sampedrana J&J Travel por L8,080,000 millones para los directivos del IHSS.

Además documentó el pago irregular de viáticos, vehículos, pagos de hotel y combustible al viceministro de Salud, Javier Pastor y a otras personas que no eran funcionarios de la institución.

El informe también detalla que los casos con evidentes anomalías ya fueron remitidos a los órganos contralores del Estado para que estos continúen el proceso legal que corresponde.

Para el caso, se asegura que se entregó una cantidad significativa de formularios de incapacidades falsificadas y adulteradas.

Solo por concepto de incapacidades el IHSS adeuda a sus derechohabientes 200.3 millones de lempiras, ya que hay incapacidades adeudadas con período de más de 2 años.

Directiva aprobó muchas de las compras

El dosier investigativo cita que, con algunas excepciones, los miembros de la junta directiva del IHSS aprobaron muchas de las compras de equipo médico, sistema informático, pago de viáticos, viajes y otras contrataciones efectuadas por la dirección.

Asimismo, se aprobaron un bono o complemento a las dietas de L20,000 por concepto de gastos incurridos durante la asistencia a las últimas sesiones ordinarias y extraordinarias celebradas del 1 de diciembre hasta la fecha.

La última junta directiva estuvo integrada por los viceministros de Trabajo y Salud, Carlos Montes Rodríguez y Javier Rodolfo Pastor Vásquez, en representación del Poder Ejecutivo; Leonardo Villeda Bermúdez, Samuel Benjamín Bográn Fuentes y Fabricio Valentín Vásquez Sosa, en representación de la empresa privada. También los dirigentes obreros José Hilario Espinoza Herrera, Rigoberto Durón Rodríguez, Luis Alonso Mayorga Gálvez y Daniel Antonio Durón Romero, en representación del sector laboral, y los profesionales de la medicina José Manuel Espinal Rodríguez y Odessa del Carmen Henríquez Rivas, por el Colegio Médico de Honduras.

El informe precisa que las juntas directivas del IHSS incumplieron en forma reiterada el artículo 58 de la Ley del Seguro Social, al efectuarse préstamos del régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) al régimen de Enfermedad y Maternidad (EM) a junio de 2013 ascendieron a L1,910 millones, monto que es técnicamente impagable por el flujo actual de EM.

Asimismo, se identificó que el destino final de los préstamos o transferencias no cumplieron el supuesto objetivo de lo aprobado.

El 7 de febrero de 2012, la junta directiva aprobó contratar una agencia de viajes para comprar los pasajes aéreos de los directivos que necesitaran movilizarse para asistir a las sesiones ordinarias y extraordinarios de este organismo gremial.

http://www.laprensa.hn/honduras/apertura/546493-97/monstruoso-saqueo-tiene-en-agonia-al-seguro-social-de-honduras