La ONU criticó la legalización de la marihuana en Uruguay y el gobierno rechazó informe

La Junta Internacional de Fiscalización y Estupefacientes (JIFE) criticó el martes la legalización de la marihuana en Uruguay y en los estados norteamericanos de Colorado y Washington.

La JIFE, un organismo de la ONU con sede en Viena, considera en su informe anual que la legalización del cannabis en Uruguay en 2013 “marca una tendencia peligrosa”.

“La JIFE pone de relieve que la ley aprobada en el Uruguay para legalizar la producción, venta y consumo de cannabis con fines no médicos contraviene lo dispuesto en la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes (…) y recuerda la necesidad de respetar los tratados”, subraya.

Uruguay, históricamente pionero en legislación sobre cuestiones sociales, se convirtió en diciembre en el primero del mundo en regular el mercado del cannabis y sus derivados.

La iniciativa, de carácter experimental, busca enfrentar al narcotráfico en una región donde las políticas represivas se revelaron ineficaces y condujeron a baños de sangre y a acrecentar el poder de las mafias.

El jefe de la JIFE, Raymond Yans, ya había criticado la medida uruguaya en diciembre pasado, lo cual le valió una viva réplica del presidente uruguayo José Mujica.

“Dígale a ese viejo que no mienta”, dijo Mujica en un programa de televisión, cuando se le pidió su reacción a las declaraciones de Yans.

“Que no hable para la tribuna (…), “porque [los funcionarios internacionales] están en un puesto de pedestal se creen que pueden decir cualquier bolazo (disparate)”, agregó.

Mujica lamentó igualmente que la JIFE se hubiera abstenido hasta ese momento de criticar la liberalización del mercado del cannabis en los estados norteamericanos de Colorado y Washington.

El informe 2013 de ese organismo de la ONU invalida en todo caso esa crítica.

La JIFE “lamenta profundamente las medidas adoptadas en los estados de Colorado y Washington (…) con respecto a la legalización del uso recreativo del cannabis”, apunta.

El documento recuerda igualmente que esas medidas “contravienen lo dispuesto en los tratados de fiscalización de drogas, que limita el uso de cannabis a fines médicos y científicos”.

Y llama por eso al gobierno federal estadounidense a “anteponer a cualquier otra consideración la salud y el bienestar de la población a largo plazo, en consonancia con el preámbulo de la Convención de 1961″.

 

http://www.republica.com.uy/uruguay-marca-una-tendencia-peligrosa/

 

Gobierno rechaza informe de oficina de ONU sobre drogas

La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), la oficina de la ONU que analiza las políticas sobre droga de los países miembros de la organización internacional, ha vuelto a criticar a Uruguay en su determinación de regular el mercado local de la marihuana.

El director de la Junta Nacional de Drogas, Julio Calzada, calificó de “peligrosa” la interpretación de la JIFE, agregando que nuestro país “no se presentó antes en el organismo internacional porque la ley no estaba aprobada y estaba sufriendo modificaciones”. Para Calzada, la oficina de la ONU ha hecho una “interpretación política y no técnica” de la norma y entiende que es “previsible” que la JIFE tenga “una interpretación” de la Convención de 1961 sobre drogas, pero que se trata de una “interpretación peligrosa” tras ser consultado en radio Uruguay.

“La JIFE pone de relieve que la ley aprobada en el Uruguay para legalizar la producción, venta y consumo de cannabis con fines no médicos contraviene lo dispuesto en la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes” señaló la dependencia, y recuerda “la necesidad de respetar los tratados”, subrayando que Uruguay con su política “marca una tendencia peligrosa”.

Tiempo atrás, el propio presidente José Mujica había atendido los primeros comentarios cuestionadores de la JIFE, hechos por su más destacado representante, Raymond Yans. “Dígale a ese viejo que no mienta”, dijo el Presidente en respuesta a una consulta periodística sobre las objeciones de la JIFE a la ley que está en proceso de reglamentación. “Que no hable para la tribuna porque los funcionarios internacionales están en un puesto de pedestal, se creen que pueden decir cualquier bolazo”, graficó Mujica.

Ayer, el ex director de la Junta Nacional de Drogas y actualmente embajador itinerante, Milton Romani, asistió a la reunión de la JIFE especialmente invitado por autoridades de esa oficina. En su cuenta personal de Twitter, Romani informó: “El relator por JIFE Franciso Thoumi dijo que invite al embajador Romani porque Uruguay no ha sido tratado correctamente por la JIFE”.

La JIFE, al analizar el caso de nuestro país, concluye que la ley “contraviene lo dispuesto en los tratados de fiscalización de drogas, que limitan el uso de cannabis a fines médicos y científicos” e insta a las autoridades uruguayas a que “velen porque su país siga cumpliendo plenamente el derecho internacional y que restrinja el consumo de estupefacientes, incluido el cannabis, a fines exclusivamente médicos y científicos”.

La Convención de 1961 sobre drogas adoptada por 186 países, incluido el nuestro, solo contempla el uso del cannabis para fines terapuéticos por lo que cualquier uso recreativo se sale de lo acordado.

La JIFE se presenta como un órgano independiente, formado por 13 miembros, con el cometido de vigilar y promover la aplicación de los tratados de ONU sobre fiscalización de drogas.

El informe

En el informe anual de más de 130 páginas de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) se menciona a Uruguay en dos párrafos. En uno de ellos, se señala la preocupación por la aprobación en julio del proyecto de ley de regulación del consumo de la marihuana, cuando solo tenía la aprobación de la Cámara de Diputados.

“El proyecto de ley aún debe ser ratificado en el Senado. La Junta desea señalar que, de aprobarse, esa ley contravendría lo dispuesto en los tratados de fiscalización internacional de drogas”. Este comentario ya era conocido.

El otro párrafo recuerda la encuesta nacional sobre consumo de drogas en estudiantes de la enseñanza media publicada en octubre de 2012, donde se advertía que hasta “un 60% de los estudiantes de 13 a 17 años consideran que el consumo recreativo de cannabis conlleva riesgos mínimos o inexistentes”.

 

http://www.republica.com.uy/gobierno-rechaza-informe/