Mujica impone nuevas condiciones para instalación de megaproyecto minero

Preocupado por “el día después”, Mujica le suma exigencias a Aratirí

El Poder Ejecutivo sumará por decreto una nueva exigencia a las condiciones para que se instale en Uruguay la minera de origen indio Zamin Ferrous (Aratirí). El presidente José Mujica está preocupado por el día después, es decir en cómo quedará el medioambiente y la tierra donde la compañía extranjera piensa extraer concentrado de hierro durante 20 años. Son 14.500 las hectáreas afectadas en el proyecto en predios de los departamentos de Treinta y Tres, Durazno y Florida. Sin embargo, 522 de ese total corresponden a las cinco minas que tendrán una profundidad de entre 200 y 380 metros.

Según dijo a  El Observador la senadora Lucía Topolansky, Mujica firmará un decreto por el cual se sumará al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) a los controles y seguimiento del plan de cierre. Aspira a que la mayor cantidad de hectáreas afectadas a la minería queden luego en condiciones de ser utilizadas en tareas de agricultura, por ejemplo. Por ello, pensó en sumar a esa cartera, para que la empresa cumpla con las exigencias que se le indique.

El mandatario lo había anunciado el miércoles pasado en el consejo de ministros celebrado en la residencia de Suárez y Reyes (Prado), según dijeron a El Observador participantes de la reunión. Días antes, el viernes 21 de febrero, Mujica había recibido en su casa de Rincón del Cerro al titular del MGAP, Tabaré Aguerre, para “pedirle una mano” con el tema Aratirí, dijo a El Observador una fuente del gobierno. En esa charla fue que Aguerre le planteó a Mujica su estado de salud y la posibilidad de dejar su cargo de forma momentánea para someterse a una operación.

El viernes pasado en su audición de la FM privada M24, el presidente había adelantado entre líneas esa idea de sumar al MGAP a los controles. En esa intervención, el mandatario dijo que sin las garantías necesarios no firmaría nada con la empresa, aunque defendió la oportunidad de sumar un nuevo rubro a la industria local. “La minería puede agregarse a la actividad productiva del país como útil sin afectar a las otras actividades. Pero incluso debe generar recursos para hacer obras fundamentales que el agro uruguayo necesita. Medios que financien obras de riego de largo plazo y con bajísimo interés para que sean amortizables”, aseguró Mujica en la radio.

La empresa entregó su proyecto al gobierno en 2011, cuando la actual ley de minería de gran porte todavía no había sido sancionada. Incluyó allí un plan de cierre, el cual consiste básicamente en llenar con agua los gigantes agujeros de las minas, para construir lagos o reservas de agua. Ese proceso, según reconoció un jerarca de la compañía en el Parlamento, duraría 80 años, aunque en la mitad de ese tiempo los lagos estarían completos en 80% de su capacidad.

Otras experiencias en el mundo recomponen el suelo con praderas, ya sea con relleno o con forma de taludes.

Aratirí está dispuesta a adecuar su plan de cierre, según pudo saber El Observador, sobre todo a la luz de lo que indica la nueva ley marco de megaminería. Ese texto, si bien no habla de procedimientos, establece los objetivos claros que deben cumplir las empresas que tienen el permiso para extraer  minerales a cielo abierto y a gran escala del subsuelo del territorio nacional. Obliga, además, a que las empresas depositen 10% del monto estimado del plan de cierre para que el Poder Ejecutivo lo utilice en caso de posibles incumplimientos. El plan de cierre de Aratirí debe empezar a ejecutarse de forma conjunta con la extracción, indica la ley.

 

http://www.elobservador.com.uy/noticia/273528/mujica-firma-decreto-que-suma-exigencias-al-proyecto-de-aratiri/