No hubo acuerdo con los maestros y gobierno provincial fijará aumento por decreto

Tras el fracaso de la mediación de la Defensoría del Pueblo bonaerense, el gobernador anunció su decisión de dar por decreto el aumento del 30,9 por ciento. Los gremios reiteraron que es “insuficiente”. Las clases siguen sin empezar en las escuelas públicas.

El gobernador Daniel Scioli fijará por decreto el aumento a los docentes bonaerenses otorgándoles el 30,9, un porcentaje que los gremios rechazan por considerarlo insuficiente. La decisión da por cerrada la discusión salarial en medio de un conflicto durísimo, ya que los maestros ratificaron un paro por tiempo indeterminado que hoy cumplirá trece días, y por el que en las escuelas públicas todavía no empezaron las clases. Al hacer el anuncio, Scioli acusó a los dirigentes sindicales de haber sido “intransigentes e inflexibles” y sostuvo que la provincia no puede dar a los maestros un aumento del 35 por ciento. “Estamos haciendo lo que está a nuestro alcance”, remarcó en una conferencia de prensa. En este sentido, sostuvo que otorgar un aumento mayor “no sería sustentable” para la economía de un distrito “que tiene 600 mil trabajadores públicos”, ni tampoco ayudaría “a mantener la estabilidad social y económica” del país.

Por otra parte, Scioli confirmó que hoy será presentado un amparo para que la Justicia obligue a que empiecen las clases y ratificó que el Ministerio de Educación le descontará los días no trabajados a los docentes que adhirieron al paro.

La decisión de fijar el aumento de manera unilateral fue tomada luego del fracaso de una audiencia de conciliación en la Defensoría del Pueblo bonaerense, a la que los funcionarios llevaron una última propuesta salarial, consistente en mejorar en dos puntos el pago de la primera de las dos cuotas del aumento. Los sindicatos no la aceptaron porque la oferta mantenía el mismo porcentaje de recomposición anual. Así, ratificaron que el paro continuaba. Minutos después ocurriría un incidente que terminó tapando toda la cuestión de fondo.

Desde la mañana, en la puerta de la Defensoría se había concentrado un grupo de unos 50 docentes. Cuando los funcionarios dejaron el lugar, algunos de los manifestantes los siguieron, abucheándolos. Uno tiró un ladrillazo que le pegó en la pierna a la ministra de Economía, Silvina Batakis, mientras que otro manoteó a un asesor y le rompió la camisa (ver página 3).

Por decreto

El aumento será pagado en dos tramos, un 21,9 por ciento con los sueldos de marzo y otro 9 por ciento en agosto. La oferta de mejorar en dos puntos la primera cuota no entra en el paquete. “Fue un gesto en una conversación informal, para mostrar que teníamos voluntad de dialogar, pero ellos fueron inflexibles, no dejaron espacio para ninguna negociación”, dijo el gobernador sobre el punto.

Scioli señaló que la recomposición implica un desembolso de 19 mil millones de pesos y llevará a que la provincia invierta en el año más de 64 mil millones en educación. Además, responsabilizó por el fracaso de la paritaria a los dirigentes sindicales, a los que acusó de haber tenido una postura “intransigente”.

“¿Ustedes conocen alguna paritaria que se haya cerrado con un 35 por ciento, pública o privada? ¿Alguien me puede contar que haya un paro por tiempo indeterminado de un gremio, público o privado, y que planteen ‘o me dan esto o me voy’?”, preguntó en la conferencia de prensa. En ese sentido, aseguró que antes de anunciar el decreto se comunicó con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y se dijo seguro de que el aumento otorgado está en línea con los esfuerzos “de la Presidenta para mantener la estabilidad social y económica”.

Los números tienen una lectura totalmente distinta desde los gremios. Al ratificar que el paro va a continuar, el titular del Suteba –el mayor gremio docente de la provincia–, Roberto Baradel, aseguró que el aumento del 30,9 sólo será efectivo para el 20 por ciento de los docentes, los que tienen los sueldos más bajos. “Más del 70 por ciento de los maestros sólo tendrán un 21 por ciento”, explicó.

Baradel agregó que la provincia de Buenos Aires pasará a estar entre los distritos con los salarios docentes más bajos del país. Como ejemplo señaló que “en marzo, un maestro de grado cobrará, con el aumento, 4400 pesos, y en agosto va a llegar a 4722. Le preguntaría al gobernador si él entiende que ése es un salario justo”, remató.

Por otra parte, reprochó al mandatario estar desconociendo la multitudinaria marcha del miércoles pasado, “la más importante que se vio en la provincia desde el 2001” que demostró, agregó el dirigente, que el plan de lucha no está sostenido por una postura intransigente de la cúpula gremial, sino que se trata de un reclamo compartido por todos los trabajadores de la educación.

Desde el Frente Gremial (Suteba y FEB) sostienen que la gravedad del conflicto se debe a que los docentes de la provincia vienen en un proceso de ajuste que comenzó hace dos años, cuando les fraccionaron el pago del aguinaldo. Por esa razón hubo una serie de paros; luego vino la negociación paritaria del año pasado, que también fue muy dura e incluyó doce días de paro. En este marco, reclaman por una agenda no resuelta que tiene varios ítem pesados: quejas por la forma en que se liquidan las asignaciones familiares, problemas edilicios crónicos y falta de nombramientos en escuelas que en los últimos años, con la implementación de la Asignación Universal por Hijo, recibieron una creciente cantidad de alumnos, muchos de los que requerirían de mayor apoyo para integrarse a la escolaridad.

El paro cumplirá hoy trece días y entrará en una zona poco predecible. La expectativa de la gobernación es que con el correr de los días la medida de fuerza se vaya de-sinflando, entre la falta de respaldo social, el efecto del eventual amparo judicial y el descuento de los días no trabajados. Incluso si el paro fuera levantado hoy, muchos docentes cobrarán en abril la mitad de sus sueldos. En los gremios, donde la primera reacción fue ratificar la huelga por tiempo indeterminado, todavía está fresca la masividad de la marcha a la gobernación, como una señal opuesta al pronóstico de desgaste. Por lo pronto, anticipan que no tomarán ninguna decisión que cambie el escenario de conflicto en el corto plazo; por lo menos no en esta semana, que será seguida del feriado del lunes, por el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia.

 

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-242341-2014-03-21.html