Paraguay: sindicatos, estudiantes, indígenas y organizaciones sociales realizan histórica huelga general

Tras 20 años, centrales obreras van a huelga general y embretan a Cartes

Con un ritmo creciente de polarización entre las posturas a favor y en contra, la huelga general de la fecha se concreta luego de 20 años de la última medida de fuerza similar, en medio de reclamos laborales del sector sindical, una fuerte puja entre oposición y Gobierno y,  por primera vez, con la XXI Marcha del Campesinado Pobre.

Los preparativos para la medida se caracterizaron por la poca apertura y la torpeza del Gobierno para negociar con los sindicatos de obreros, quienes  desde principios del año vienen exigiendo 25% de reajuste salarial y  por la  politización de la medida de fuerza, la cual agregó un condimiento belicoso a los reclamos por denuncias de “planes represivos” y de “desestabilización”, por parte de la oposición y el oficialismo, respectivamente.

De modo a desinflar la amenaza de huelga, Cartes había decidido a finales de febrero reajustar el salario mínimo en 10% (pasando de G. 1.658.232 a G. 1.824.005) sin consultar con los sindicatos. La estrategia no resultó, sino todo lo contrario, pues los representantes obreros no tuvieron participación alguna.

En un nuevo intento, volvió a convocar a los sindicatos a través de las autoridades económicas, pero también fracasó, visto que los obreros se levantaron de la mesa de diálogo y dejaron hablando solos a los ministros de Hacienda, Trabajo e Industria y Comercio.

Ayer, los organizadores de la marcha obrera se reunieron con el comandante de la Policía Francisco Alvarenga, de modo a pedir que no haya violencia y represión.

Arranque.  El arranque oficial de la huelga se dio a las 00.00 en la Plaza de la Democracia. Los piquetes en 8 puntos de Asunción arrancaron a las 04.00, de ahí que para hoy se prevé una jornada caótica en el tránsito, pues todo el microcentro estará sitiado.

Entre las reivindicaciones leídas por los organizadores al arrancar el día, los trabajadores exigen también regular los precios de la canasta básica, reducir el costo de pasaje. Asimismo, rechazan la Ley de Alianza Público Privada (APP), recientemente reglamentada por el Gobierno.

La movilización de hoy  está conformada por tres frentes: la Federación Nacional Campesina (FNC), la Corriente Sindical Clasista (CSC), el Partido Paraguay Pyahurã (PPP) y la Organización de Trabajadores de la Educación  (OTEP-SN).

La Coordinación Democrática, conformada, principalmente, por la Central Nacional de Trabajadores (CNT) y la Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (MCNOC), forma parte del segundo frente.

Un tercer grupo corresponde a la Coordinadora de Centrales, conformada a su vez por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y la  Central Unitaria de Trabajadores Auténtica (CUT-A).

Todos los grupos se reunirán en la Plaza de la Democracia.

 

http://www.ultimahora.com/tras-20-anos-centrales-obreras-van-huelga-general-y-embretan-cartes-n778183.html

 

Los motivos de la huelga

En pocos meses de gobierno, Horacio Cartes ha generado las condiciones para una huelga general luego de 20 años. ¿Cuáles son las demandas? Desde el reajuste del 25 % del salario a la derogación de la ley de Alianza Público Privada, sepa cuales son los motivos de la protesta.

Desde las 00 hs. se inició la huelga general convocada por siete centrales sindicales y apoyada por sectores campesinos, estudiantiles, barriales y populares. Sin embargo, desde las 18:00 hs. del martes, en la Plaza de la Democracia de Asunción comenzó la jornada de la huelga general con un “Festival por la huelga y la libertad de los presos de Curuguaty”.

Dos frentes –la Plenaria de Centrales Sindicales y la Coordinadora Democrática-, convocan a la huelga y un tercero, la Federación Nacional Campesina y la Corriente Sindical Clasista, apoya solidariamente.

La Plenaria de Centrales Sindicales, compuesta por la Confederación de la Clase Trabajadora (CCT); Central  Unitaria de Trabajadores Auténtica (CUT-A); Central Unitaria de Trabajadores (CUT); Central General de Trabajadores (CGT); Central Sindical de Trabajadores del Paraguay (CESITP); y la Confederación Paraguaya de Trabajadores (CPT), se reunió en un Congreso Unitario el 19 de diciembre del año pasado en el que se resolvió convocar a la huelga general para el 26 de marzo.

Reivindicaciones

Se votó cuáles serán las reivindicaciones centrales que quedaron en cinco: 1) Reajuste salarial del 25% y control de precios de la canasta familiar; 2) Contra la suba del pasaje del transporte público de pasajeros así como del costo de productos y servicios públicos; 3) En defensa del derecho de organización y por la libertad sindical; 4) Por la derogación de la Ley de Alianza Público-Privada (APP), y 5) Contra el modelo neoliberal y por un modelo económico de desarrollo inclusivo.

Existen otras reivindicaciones que se refieren a la necesidad de salud y educación gratuitas y de calidad, por una reforma agraria urgente, por la generación de empleo decente y el respeto a la contratación colectiva y contra la criminalización de la protesta social.
Lanzamiento de la huelga realizado por la Federación Nacional Campesina y el Congreso Democrático. Piden entre otras cosas, la liberad de los presos del caso Curuguaty. Foto: Juan Heilborn.

Demandas de la CNT

Por su parte, la Central Nacional de Trabajadores (CNT), integrante de la Coordinadora democrática, que aglutina a organizaciones campesinas, barriales, estudiantiles y partidos políticos, decidió convocar a la huelga, decidió convocar también a la huelga general, en un Congreso realizado el 7 de marzo.

Las demandas de la CNT son: Por un modelo económico, productivo y agroecológico que esté al servicio de las grandes mayorías; 25% de reajuste salarial y control de precios de los productos de la canasta familiar; Por la derogación de las Leyes de APP y de Militarización; Por el fin de la persecución y criminalización de las luchas sociales; Libertad a los presos políticos del caso Curuguaty; Reforma agraria; Pasaje a Gs. 2.000; Boleto Universitario; No a los tarifazos y Contra la política neoliberal del gobierno de Horacio Cartes.

Ambas plataformas realizaron un acto a las 00 horas del miércoles para dar inicio a la huelga general. La Plenaria de Centrales Sindicales en la Plaza de la Democracia y la Coordinadora Democrática y la Federación Campesina, en la Plaza del Congreso.

El reajuste no frenó la huelga

Con la intención de desconvocar la huelga general, el gobierno decidió a fines de febrero otorgar un reajuste del 10 por ciento del Salario Mínimo Legal. El reajuste fue sólo para los trabajadores del sector privado y comenzó a regir desde el 1 de marzo. El nuevo salario mínimo es de 1.824.055 guaraníes.

El proceso de estudio comenzó el 21 de enero, cuando el presidente Cartes instruyó al encargado de despacho del Ministerio de Trabajo, Guillermo Sosa, a “iniciar los análisis respectivos, atendiendo al propósito de aliviar, en alguna medida, los requerimientos detectados en los sectores más vulnerables”.

Al promediar el presente mes de febrero, el Consejo Nacional de Salarios Mínimos determinó la factibilidad del incremento, y el 28 de febrero, el Poder Ejecutivo divulgó al decreto correspondiente.

El nuevo salario mínimo fijado asciende a 1.824.055 guaraníes. El último aumento fue en el año 2011 cuando el salario básico se incrementó a 1.658.232 guaraníes.

El 10% de reajuste salarial no frenó ni disminuyó el proceso de la huelga general. “Es insuficiente”, consideraron los sindicalistas y se ratificaron en el pedido de 25%. Varias reuniones con el encargado de despacho del Ministerio de Trabajo intentando desconvocar la huelga, terminaron sin resultados. “La huelga está convocada y es irreversible. Ellos quieren dialogar, nosotros queremos negociar los reclamos de la huelga”, dijeron los sindicalistas.
Manifestantes en el lanzamiento de la huelga, frente a la Catedral. Foto: Juan Heilborn.

Denuncias de supuesta violencia y politización de la huelga

Desde los primeros días de marzo, el ministro del Interior, Francisco José de Vargas, hicieron pública la información de que la huelga general se vería empañada por hechos de violencia, y citaba informes de Inteligencia de la Policía Nacional.

“Tenemos informes que existen grupos que pretenden generar hechos de violencia el día de la huelga general, incluso con posibilidades de lo peor”, decía el ministro de Vargas, dando a entender que podría haber muertos durante la supuesta violencia el 26 de marzo.

En reunión con los dirigentes sindicales, el ministro y los comandantes de la policía Nacional, aseguraron esta posibilidad y dijeron que “realizarán controles firmes” para evitar actos de vandalismos.

Posteriormente, también la presidenta del Partido Colorado, Lilian Samaniego, y el encargado de despacho del Ministerio de Trabajo, se hicieron eco de la posibilidad de hechos de violencia el día de la huelga.

Los dirigentes sindicales negaron tal posibilidad porque “nosotros garantizamos una huelga pacífica, no pasiva”, y pidieron rápidamente una reunión con el fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón, a quien le expusieron “la necesidad de que todas estas personas (De Vargas, Samaniego y Sosa) que aseguran conocer grupos que generarían violencia, sean convocadas por la Fiscalía para que expongan de dónde salieron tales versiones.

Inmediatamente se dio a conocer un audio en el que, difundido por la Radio 780 AM, se escucha una conversación en la que supuestos dirigentes campesinos aseguran que hace falta “repetir el marzo paraguayo” y se menciona intenciones de que “la Policía reaccione por nosotros” (sic). Además, uno de los intervinientes señala: “Tenemos que buscar una víctima para poder justificar, sino jahareíta (iremos en vano)”.

Finalmente, una periodista, Lilian Adorno, de radio Tapiracuái de San Pedro, manifestó que las voces que se escuchan en el audio corresponden a los periodistas regionales Juan Pereira y Domiciano Pereira. Hasta hoy no pasó nada con la investigación policial y fiscal y no pasó de ser un gran fraude.

De todas maneras, policías y militares estarán alertas durante todo el día.
Una importante cantidad de gente participó de los actos de lanzamiento de la huelga general. Foto: Juan Heilborn.

Gobierno pediría ilegalidad de la huelga y advierte sobre descuentos

El gobierno no pudo continuar con la campaña realizada alrededor de la versión de supuestos hechos de violencia, por lo que a través del encargado de despacho del Ministerio de Trabajo, Guillermo Sosa y del director del Trabajo, Edward Bogado, lanzó con fuerza la posibilidad de pedir la ilegalidad de la huelga, con lo que los huelguistas podrían ser despedidos sin indemnización de sus puestos de trabajo.

Rápidamente, varios abogados laboralistas salieron al paso, sosteniendo que la huelga general no está reglamentada en el Código Laboral por lo que no habría ningún artículo en el que se sustentaría el pedido de ilegalidad. Aseguraron también que la Constitución Nacional garantiza el derecho de huelga y el Código del Trabajo se refiere en una sola oportunidad a las huelgas de solidaridad o huelga general.

“No se puede declarar ilegal una huelga general”, dijeron casi al unísono, los abogados Jorge Darío Cristaldo y Robert González Safstrand.

Se inició, entonces, otra campaña, la de la politización de la huelga, refiriéndose más bien a la partidización de la medida de fuerza en el sentido de que partidos políticos (Partido Liberal Radical Auténtico, PLRA y Frente Guasú, FG) se atribuyeron la organización de la medida de fuerza. “Nosotros estamos organizando la huelga general” había dicho el senador del FG, Sixto Pereira, y el presidente del PLRA aseguró que los intendentes liberales de todo el país, decretarían asueto ese día.

Esta campaña prendió en varios sectores, sobre todo del Partido Colorado, y muchos se echaron para atrás en cuanto al acatamiento de la convocatoria, pese al permanente y cotidiano desmentido de los dirigentes sindicales.

Concomitante con la campaña de la politización de la huelga, se inició la campaña del descuento de un día de salario a todos aquellos que se adhieran a la medida de fuerza. Con esta campaña y con las presiones a los funcionarios públicos de todas las dependencias estatales, hicieron retroceder a un gran sector de funcionarios públicos. La posibilidad del descuento del día holgado, está contemplada en el Código del Trabajo. Dependerá de lo que ocurra en esta huelga y en el día después.

Marcha Campesina

La Marcha Campesina, que se inició ya el domingo 23, fue adquiriendo fuerza y llegaron de a miles a la capital. Unas 8 mil personas estarían en la XXI Marcha del campesinado pobre, que también apoya a la huelga general. Por la mañana marcharán desde el ex Seminario Metropolitano hasta la Plaza del Congreso, en el microcentro asunceño.

Con marchas durante la mañana, se llegará al Microcentro de Asunción después del medio día, y a las 15:00 horas se prevén los actos de cierre de la huelga general, la primera en casi 20 años.

 

http://ea.com.py/los-motivos-de-la-huelga/

 

Cartes pide responsabilidad y respeto durante la huelga general

“Mi gobierno reconoce la legitimidad de la mayoría de los reclamos, que son postergaciones históricas que demandan una gestión cada día más comprometida con los sectores menos favorecidos, así como la honestidad en el  manejo de los recursos públicos, de modo que podamos llegar a las futuras generaciones y ser una sociedad más incluyente, con equidad social e igualdad de oportunidades para todos”, dice parte del comunicado enviado por el Ejecutivo.

Agregó que decidió encargar al vicepresidente Juan Afara como coordinador de las mesas permanentes de diálogo “como ratificación de la buena voluntad del gobierno nacional para la construcción de un espacio plural para la búsqueda de acuerdos que garanticen la coexistencia pacífica y fructífera de todos los sectores sociales, sindicales, económicos y políticos” del país.

Aseguró que el gobierno se empeñara en responder positivamente a las demandas de la ciudadanía sin discriminación alguna. De esta forma, el mandatario busca “generar las condiciones que permitan a Paraguay despegar definitivamente hacia su destino de grandeza”.

Lamentó que “un gran segmento de la clase obrera del sector privado no acceda siquiera al salario mínimo ni a la seguridad social”. “Esta es una realidad que vulnera los derechos de la fuerza laboral y obliga a los actores empresariales a una mayor responsabilidad social, con el cumplimiento de las leyes, en cuyo efectivo control está empeñado” el Gobierno a través del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, recientemente creado.

Pidió que las organizaciones se manifiesten con respeto a “quienes optan por no formar parte de ella” y expresó finalmente su apoyo a estas “jornadas de reivindicación” que se realizan “en el marco del Estado de Derecho que impone la Constitución de la República”.

 

Tras el inicio de la huelga con un acto en la plaza de la democracia y frente a la Catedral Metropolitana, se espera que las movilizaciones se inicien a tempranas horas de la madrugada.

 

http://www.ultimahora.com/cartes-pide-responsabilidad-y-respeto-la-huelga-general-n778279.html

 

Repudio a las bases militares norteamericanas se suma a la huelga general

El incluye entre sus reivindicaciones de cara a la  de este 26 de marzo el rechazo a la instalación de la base del Comando Sur en el departamento de San Pedro, que el gobierno de Horacio Cartes justifica alegando que prestará ayuda para atender casos de “emergencia climática”.

Derlis Villagra, secretario general del PCP, señaló que observan con suma preocupación los centros militares norteamericanos instalados con el supuesto fin de prestar ayuda en casos de emergencia, pero que, según sostuvo, forman parte de la estrategia represiva de Cartes llevada a cabo en el marco de las modificaciones de la Ley de Defensa Nacional y Seguridad Interna. Esta habilita al Poder Ejecutivo a disponer de los militares bajo la excusa de la lucha contra el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

“El Comando Sur se instaló supuestamente para realizar acciones de emergencia, ubicándose en una zona de conflicto por tierras y donde hay riquezas estratégicas. Además, en una zona en la que fueron ejecutados la mayor parte de los asesinatos de dirigentes campesinos”, afirmó.

Villagra observó que la base militar norteamericana fue planificada precisamente en uno de los departamentos con mayor pobreza y donde los campesinos defienden con mayor combatividad sus tierras frente al avance del agronegocio.

Enfatizó que con el arribo de tropas extranjeras en el marco de la ley de militarización se está aplicando una estrategia de terror y persecución contra el campesinado organizado para “pacificar” la lucha social.

Detalló que esta estrategia se lleva a cabo a través de allanamientos nocturnos, cuando fuerzas militares munidas con armas de grueso calibre irrumpen en las viviendas de los labriegos generando terror en la población.

Villagra dijo que no existen razones valederas que justifiquen la militarización y ni la intervención de tropas extranjeras, menos aún de EE.UU., al que acusó de estar detrás de acciones desestabilizadoras en Venezuela, en el regreso del poder fascista en Ucrania y el intento de agresión a Siria.

Además de la derogación de la ley de militarización, el PCP se adhiere a la huelga exigiendo la derogación de la Ley de Alianza Público-Privada, la reforma agraria, una política salarial y de control de precios, por un modelo de desarrollo para las mayorías, el cese de las represiones y la libertad  de los campesinos presos por la masacre de Curuguaty y la recuperación de las tierras de Marina Cue.

 

http://ea.com.py/repudio-a-las-bases-militares-norteamericanas-se-suma-a-la-huelga-general/