Argentina libera restricciones para avanzar en acuerdo comercial del Mercosur con la Unión Europea

El bloque aceptó la semana pasada poner en la mesa de negociación con la Unión Europea la apertura del 87% de las posiciones arancelarias, luego de que la Argentina flexibilizara su posición y aceptara entregar sectores como el lácteo, el trigo y los autos, con los que se venía resistiendo.
La propuesta fue consensuada el miércoles pasado, en un encuentro que mantuvieron en Montevideo los negociadores del Mercosur, confirmaron fuentes de la Cancillería argentina al diario El Cronista. Incluye una lista común de productos para ser ofrecidos en la mesa de discusiones con la UE de cara a una rebaja arancelaria.
 
Entre los productos incluidos en esa lista figuran carnes, frutas, hortalizas, vegetales, trigo, lácteos, vinos, autos y electrodomésticos, entre otros. Quedaron afuera, según las fuentes, algunos bienes textiles y el rubro informática. “”El listado alcanza el 87% de las importaciones al bloque regional y hasta podría llegar al 90%””, anunciaron desde el Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil.
Una vez cerrada por completo la oferta, será el momento del intercambio de las propuestas con Europa, que también deberá llegar al 90% e incluir al sector agropecuario, que históricamente ha sido motivo de freno en la negociación. Fue hace exactamente diez años la última vez que los bloques intercambiaron ofertas, pero luego las discusiones quedaron empantanadas, recordó el matutino.

Brasil confía en que el Mercosur completará para fin de este mes la oferta que presentará en las negociaciones para un acuerdo con la Unión Europea (UE), que puede llegar a un 90 % del universo comercial.

“Ahora estamos en torno del 87%, muy cerca del 90%, lo que significa que esa meta es muy realista”, declaró a la agencia EFE un vocero del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, que participa en las negociaciones.Explicó que uno de los factores que permitió avanzar en la elaboración de la oferta fue un “cambio” en la posición argentina, que se mostró más flexible en algunos sectores. Según esa misma fuente, en la reunión que se celebró en Montevideo, “las posiciones se acercaron” y se despejó el camino para la presentación de una “oferta única”, elaborada porArgentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, ya que Venezuela no participa en estas negociaciones.Además, en Montevideo se acordó celebrar otra reunión técnica a fines de este mes, también en la capital uruguaya, en la que serían debatidos “algunos puntos pendientes” para concretar la oferta común del bloque y llevarla hasta el 90 % del universo comercial.

El vocero brasileño ratificó que la Argentina “ha renovado su compromiso con esas negociaciones” y “participa activamente en el proceso”, pese a las dudas que existen en relación a la apertura que pudiera ofrecer el gobierno de Cristina Kirchner.

Se cree que el repentino giro en la postura del Gobierno nacional obedece en la necesidad oficial de mejorar el vínculo con los países europeos, muchos de los cuales integran el Club de París, para abrir canales de financiamiento.Las discusiones para un acuerdo comercial entre el Mercosur y la UE comenzaron formalmente en noviembre de 1999, pero desde entonces se arrastran sin éxito y tuvieron reiteradas interrupciones. El año pasado fueron retomadas y se llegó a prever un intercambio de ofertas para diciembre, pero ese plazo finalmente no se cumplió.
En una reunión celebrada en Bruselas el pasado 21 de marzo para evaluar el proceso, el Mercosur y la UE acordaron continuar con las negociaciones, aunque no establecieron una fecha para el intercambio de ofertas.