Canciller y embajadora de EEUU dan detalles sobre reunión Mujica-Obama

Guantánamo, un tema aún por cerrar

El presidente Barack Obama recibirá a Mujica el 12 de mayo, un ritual que han cumplido todos los mandatarios uruguayos desde 1985.

Sin embargo, Mujica es el que más demoró en concretar su visita a la Casa Blanca: lo hará en su último año de gestión, cuando los demás presidentes, incluso su predecesor Tabaré Vázquez, lo hicieron entre el primer y segundo año.

Mujica llegará a Washington con dos mercados abiertos luego de años de negociación: el de los cítricos y el de la carne ovina sin hueso. Además espera la apertura para los cortes con hueso y como contraparte Estados Unidos busca el ingreso de pollos a Uruguay.

Además de lo comercial, la visita tiene un interés político. Ambos países están ajustando aspectos de la llegada a Uruguay de presos de la cárcel de Guantánamo (Cuba). En una conferencia de prensa brindada ayer en el Ministerio de Relaciones Exteriores, en compañía del canciller Luis Almagro, la embajadora de Estados Unidos Julissa Reynoso aclaró que “no finalizó el proceso” de negociación por los presos de Guantánamo, por lo que “no hay fecha” para la llegada de esas personas. “No se ha cerrado el diálogo”, insistió la diplomática, que sugirió que los presidentes podrían abrochar el acuerdo en la reunión en Washington.

Reynoso insistió en que esos presos no son peligrosos. “Nosotros hemos seguido todo el proceso y todas las agencias federales, y podemos asegurarles que estas personas no son de alto riesgo para Estados Unidos, ni para ningún otro país amigo”, indicó la embajadora.

Almagro, por su parte, se negó a dar detalles sobre los presos, que según el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, serían media docena y ya fueron seleccionados en una visita de una delegación uruguaya a la cárcel de Guantánamo.

“Las normas uruguayas no permiten dar datos sobre identidad, filiación o actividad de las personas que pueden ser acogidas”, precisó Almagro, antes de explicar que el gobierno uruguayo está resolviendo “la forma jurídica en la que (los presos) van a ser recibidos”.

Almagro dijo que el encuentro de los presidentes será precedido por una reunión de la Comisión de Cooperación en Ciencia y Tecnología, en lo que se trabajará en materia de educación y enseñanza; y por una reunión de la Comisión de Comercio e Inversiones, que tiene como objetivo mejorar las relaciones comerciales bilaterales.

Visas.

Además, Almagro dijo que se tocarán temas migratorios ya que buscarán “lograr las máximas garantías” para los uruguayos que viajen a Estados Unidos y para aquellos que viven en ese país.

En ese sentido, el canciller adelantó que Uruguay gestionará ser incluido nuevamente en la nómina de países exentos de visa para sus viajeros.

“Uruguay está abocado a dar pasos concretos para el waiver (exención) de la visa de Estados Unidos. Estamos inmersos en los procedimientos que llevan a eso. Son cuestiones que hacen a la seguridad y garantías de los uruguayos cuando viajan”, sostuvo el canciller.

Si bien Almagro afirmó que el juicio que le inició a Uruguay la tabacalera Philip Morris no es parte de los temas acordados para la reunión, admitió que “la agenda está abierta”.

Confirmación.

Hace dos años que se venía barajando la posibilidad de un encuentro entre los presidentes de Estados Unidos y Uruguay. En 2012, a poco de que la embajadora Reynoso fuera designada en Montevideo, declaró el “gran interés” del gobierno de Obama en formalizar una cumbre con Mujica “en el corto plazo”. En principio, la reunión estaba prevista para noviembre del año pasado pero debió posponerse por problemas de agenda del presidente Obama.

Luego fue Mujica quien puso el freno. Hace poco el presidente uruguayo dijo que estaba “en un 80%” decidido a no ir a Washington “porque estamos en año electoral y todo esto se utiliza y creo que no será conveniente”. Pero poco después cambió de opinión y afirmó que estaba casi resuelto a ir para no incomodar a la embajadora Reynoso, que tanto hizo a favor de la reunión.

Cumbres.

Hasta el presente ha habido más de una decena de encuentros oficiales entre mandatarios de ambos países.

Las reuniones se remontan a comienzos del siglo XX. En diciembre de 1928, Herbert Hoover estuvo de visita en Montevideo reuniéndose con su homólogo Juan Campisteguy.

También lo hicieron en diciembre de 1936 Franklin Delano Roosevelt, que fue recibido por Gabriel Terra; en marzo de 1960 Dwight Eisenhower se reunió con el presidente del Consejo Nacional de Gobierno, Benito Nardone; y en abril de 1967 vino a Uruguay el presidente Lyndon B. Johnson para asistir a una Cumbre de las Américas en Punta del Este.

Con la recuperación de la democracia en 1985 volvieron las cumbres presidenciales.

En junio de 1986, Julio María Sanguinetti se reunió con presidente Ronald Reagan en la Casa Blanca.

En el verano de 1990, siendo presidente electo, Luis Alberto Lacalle fue recibido por George H. W. Bush. En diciembre de ese mismo año, Bush visitó Uruguay para una cumbre continental en Punta del Este, se reunió con Lacalle y se presentó ante la Asamblea General.

En 1998, en su segundo mandato, Sanguinetti viajó a Washington para cumplir con una visita de estado al presidente Bill Clinton.

En abril de 2003, el presidente Jorge Batlle formalizó un encuentro con George W. Bush. Uruguay vivía momentos duros por la aparición de la fiebre aftosa. La relación personal de Batlle con Bush facilitó la concesión de un “préstamo puente” para salir de la crisis financiera de 2002.

En mayo de 2006, Tabaré Vázquez fue a Washington a reunirse Bush en la oficina Oval. Esta decisión despertó fuerte resistencia en sectores radicales del Frente Amplio. Luego, el exmandatario estadounidense visitó a Vázquez en Montevideo y Colonia y los radicales frenteamplistas volvieron a manifestar su repudio siendo reprimidos por la policía.

CUMBRES ANTERIORES

Tras la recuperación democrática Reagan saludó “la fe del pueblo”

En junio de 1986, al año y pocos meses de asumir tras la recuperación de la democracia, el entonces presidente Julio María Sanguinetti viajó a Washington. El día 17 Sanguinetti fue a la Casa Blanca donde fue recibido por el presidente Ronald Reagan (1981-1989). Al recibirlo, Reagan dijo que tras la dictadura Sanguinetti y los otros líderes estaban “construyendo la saludable tolerancia por la opinión de los otros y los derechos de los ciudadanos”, y que “el pueblo de Uruguay reafirmó su fe en la democracia”.

Estrecha relación de Lacalle con Bush padre, que vino a Uruguay

El expresidente Luis Alberto Lacalle, durante su administración entre 1990 y 1995, mantuvo una muy estrecha vinculación con autoridades e instituciones estadounidenses, y llegó a cultivar una amistad con el presidente George Bush padre (1989-1993). Lacalle fue a Washington siendo presidente electo a comienzos de 1990, poco antes de asumir la Presidencia. En diciembre de ese mismo año, el presidente Bush visitó Uruguay donde se reunió con Lacalle y se presentó ante la Asamblea General.

Sanguinetti con Clinton en difícil momento para América Latina

En 1998 viajó a Washington el entonces presidente Julio María Sanguinetti para una visita de estado al presidente estadounidense Bill Clinton (1993-2001). Se reunieron el 23 de julio de ese año en la oficina Oval de la Casa Blanca y analizaron aspectos de la crisis financiera en América Latina luego de la devaluación brasileña, además de la expansión de los mercados. Clinton ya estaba envuelto en el escándalo sexual con la becaria de la Casas Blanca, Mónica Lewinsky, por el que se intentó destituirlo del cargo.

Batlle llegó a la Casa Blanca y allí se enteró del brote de aftosa

En abril de 2003, el entonces presidente Jorge Batlle llegó a la Casa Blanca para un encuentro con su homólogo George W. Bush. Poco antes de ingresar a la oficina Oval al presidente se le desencajó la expresión: recibió la noticia de la aparición de la fiebre aftosa en Uruguay. Batlle pensaba hablar del ingreso de carne ovina a Estados Unidos. La visita a Bush ocurrió unos días después de que el embajador en Montevideo, Martin Silverstein, reclamara “una declaración un poco más fuerte” sobre la guerra con Irak.

Fuerte resistencia radical del FA a contactos de Vázquez con Bush

La relación entre el expresidente Tabaré Vázquez y Bush tuvo momentos singulares. Vázquez fue a Washington en mayo de 2006 y fue recibido por el presidente estadounidense en la oficina Oval. Este contacto sufrió la resistencia de buena parte del ala radical del Frente Amplio. Luego Bush retribuyó la visita y llegó a Uruguay en marzo de 2007.
En 2011 Vázquez hizo una revelación: en su momento evaluó pedir ayuda militar a Estados Unidos en caso de un enfrentamiento con Argentina por el conflicto por Botnia.

http://www.elpais.com.uy/informacion/guantanamo-tema-aun-cerrar.html