Conmemoran el asesinato de Gaitán y el Día de Solidaridad con las víctimas

Un magnicidio que cambió la historia

Un día antes de ser asesinado a mansalva en el centro de Bogotá, el caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán, presentó su último caso legal como uno de los más brillantes abogados de la época: la absolución del teniente conservador Jesús Cortés; un militar acusado de la muerte del Periodista Eudoro Galarza Ossa.

El viernes 9 de abril de 1948, hace 66 años, tras defender hasta bien entrada la noche al teniente Jesús María Cortés en los tribunales, Gaitán reposó y luego salió al mediodía, en compañía de varios amigos desde el Edificio Agustín Nieto (su sitio de trabajo) para almorzar en el Hotel Continental y a la espera de varias reuniones que tendría ese día. Entre sus amigos estaban Plinio Mendoza Neira, Pedro Eliseo Cruz, Alejandro Vallejo y Jorge Padilla. Saliendo del ascensor, Mendoza Neira toma del brazo a Gaitán y se adelantan al resto de personas.

Un hombre, hipotéticamente, Juan Roa Sierra, de 26 años, lo esperaba en la entrada del edificio, en la carrera séptima, entre la calle 14 y la avenida Jiménez, y le disparó con un revólver, causándole tres heridas mortales. Una bala certera entró en la nuca y dos más en la espalda.

Hacia la 1:05 p.m., el candidato presidencial y virtual ganador de las elecciones cayó sobre la acera, herido de muerte. En medio del revuelo muchos transeúntes con afán trataban de capturar al responsable. Otros asistían improvisadamente al ‘Negro Gaitán’ hasta que lograron subirlo a un taxi.

Gaitán fue llevado a la Clínica Central donde murió cerca de las 2:05 p.m. mientras su amigo, el médico Pedro Eliseo Cruz procedía a efectuarle una transfusión de sangre.

‘Mataron a Gaitán’

Los que presenciaron el crimen (personas humildes en su mayoría: limpiabotas, loteros, etc.) persiguieron al asesino mientras gritaban: “Mataron al doctor Gaitán, cojan al asesino”, hasta que finalmente un funcionario de la Policía lo introdujo en una droguería a unos cientos de metros del lugar donde ocurrió el magnicidio e intentó protegerlo de la multitud que lo perseguía y lo empezó a interrogar, el joven solo decía: “ay virgen santísima”, dando muestras de nervios y angustia.

La multitud penetró en la droguería y golpeó a Roa Sierra hasta dejarlo sin vida, para luego arrastrarlo por toda la carrera séptima hasta el Palacio de Nariño, donde dejaron su cuerpo destrozado, sin vida y desnudo.

El crimen desató una revuelta nacional contra del gobierno conservador de Mariano Ospina Pérez, a quien le exigían la renuncia. Y desencadenó desde entonces una ola de violencia que el país no ha logrado superar.

El 9 de abril hubo saqueos, principalmente en el centro de Bogotá, a lo largo de la carrera séptima inicialmente pero que luego se fueron esparciendo por gran parte de la ciudad para terminar extendiéndose a varias ciudades de Colombia. Además de los saqueos, hubo incendios provocados por los manifestantes: incendiaron los tranvías, iglesias, edificaciones importantes y los mismos locales saqueados.

El asesinato provocó una violenta reacción popular y represión gubernamental conocida como El Bogotazo que destruyó 1425 edificaciones del centro de Bogotá.

La violencia por el magnicidio no se concentró solo en la capital, también en ciudades importantes cercanas a Bogotá como Zipaquirá. Los municipios y regiones gaitanistas reaccionaron en igual o mayor proporción y en casos como Barrancabermeja, la situación se extendió por más de un mes.

En su agenda, para la tarde del día de su asesinato, tenía fijadas reuniones entre ellas con el entonces joven líder estudiantil cubano Fidel Castro y con el político venezolano Rómulo Betancourt, reuniones que no pudo cumplir ya que Lastimosamente falleció el mismo 9 de abril de 1948.

Linchado Roa

Juan Roa Sierra, el supuesto asesino, fue linchado, amarrado con corbatas y arrastrado por la carrera Séptima hasta la Plaza de Bolívar. Desde ese momento la multitud creció en cuestión de minutos; ante la arremetida del ejército, los espontáneos se atrincheraron esperando las órdenes de los jefes liberales que pretendían reunirse con el presidente Mariano Ospina Pérez. A medida que avanzaba la tarde, la turba fue armándose con herramientas y armas irrumpiendo en almacenes de ferretería y en estaciones de policía donde algunos oficiales entregaron sus armas.

Arremetida

La defensa del Palacio de San Carlos (antigua Casa de Nariño ) por la guardia presidencial y francotiradores impidieron que la multitud entrara al lugar donde se hallaba el presidente Mariano Ospina Pérez.

“Tres tanques encabezan la embestida contra el palacio presidencial. Los tanques llevan gente encima, gente agitando banderas y gritando el nombre de Gaitán, y detrás arremete la multitud erizada de machetes, hachas y garrotes. No bien llegan a palacio, los tanques se detienen. Giran lentamente las torretas, apuntan hacia atrás y empiezan a matar pueblo a montones”, relató el escritor Eduardo Galeano. Por lo menos 300 personas murieron ese día.

A Gaitán no se le pudo hacer el funeral como se merecía en medio de la indignación nacional. Sus familiares se negaron a llevarlo a un cementerio, en señal de protesta, hasta que el gobierno de turno cayera, velándolo en su propia casa.

La violencia bipartidista se extendió como pólvora a otras regiones del país.

El saldo de la revuelta fue de varios cientos de muertos y heridos. Se estima que dejó 3.000 muertos en todo el país. Los daños materiales correspondieron al incendio y posterior derrumbe de 142 construcciones incluyendo casas particulares, hoteles e iglesias del centro de la ciudad y múltiples saqueos.

Durante el proceso judicial por el asesinato, se presentaron testimonios que indicaban que Roa Sierra no fue el asesino, sino que fueron justamente él o los asesinos quienes condujeron a la multitud a tomarlo como el culpable y acabar con su vida. Otras versiones presentadas en el proceso indicaron que Roa Sierra sí fue culpable, pero actuó motivado o en acuerdo con otra persona.

La justicia colombiana sentenció en 1978 que Juan Roa Sierra, el supuesto asesino, era esquizofrénico, actuó solo y por motivos personales. Y la misma estela de muerte que desató el crimen, sigue recorriendo el país, buscando justicia. El magnicidio que cambió la historia nacional, sigue en la impunidad.

http://www.lanacion.com.co/index.php/noticias/noticias-cultura/item/233022-un-magnicidio-que-cambio-la-historia

Día por las víctimas: recordar para no repetir

En el marco del conflicto armado en Colombia desde hace más de medio siglo, este 9 y 10 de abril se transmite el Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas.

Hoy sesionarán las asambleas departamentales de todo el país y el Concejo Distrital de Bogotá, junto con voceros y las víctimas.

También puede ver la transmisión aquí y aquí.

De forma paralela, están programadas marchas en todo el territorio nacional. En el caso de Bogotá, la caminata comenzará a las 2:00 p. m. y partirá hacia la Plaza de Bolívar desde tres puntos de la ciudad: el Parque Nacional, la carrera 19 con 24 y el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación.

Habrá marchas y actos simbólicos por las víctimas en otros lugares del país como el Eje Cafetero, la Costa Caribe y los departamentos del sur. En el caso de Medellín, se establecerán 10 puntos para que las personas pongan flores y el 9 de abril se encenderán luces en diferentes árboles cerca al Museo Casa de la Memoria, como una manifestación simbólica de recordar a los seres queridos ausentes.

El 10 de abril, habrá un seminario en el Centro de Convenciones Gonzalo Jiménez de Quesada donde las 500 representantes de víctimas hablarán de paz y de reconciliación. Este será inaugurado por el presidente, Juan Manuel Santos, y también contará con la participación del presidente del Senado, Juan Fernando Cristo; y del fiscal general de la Nación, Eduardo Montealegre.

Además, los activistas de paz Aaron Barnea, de Israel, y el palestino Bassam Aramin relatarán sus experiencias de reconciliación.

Durante los dos días, grupos musicales formados por víctimas del conflicto cantarán sus composiciones sobre lo que han vivido. Entre ellos se encuentran cantadoras del Pacífico, un grupo de bullerengue tradicional de San Juan de Urabá; una agrupación de contrapunteo llanero; la cantante Cynthia Montaño (de Buenaventura) y los vallenateros Yoel Morales y José Ricardo Villafañe.

Como parte de esta conmemoración, el 13 de abril se realizará en Bogotá y en Ibagué la carrera ‘Presta tu pierna 11 K’, contra las minas antipersonal. Este mismo evento se hizo en Medellín y en Cali el pasado 6 de abril.

Con estas actividades, las víctimas esperan que todos los colombianos tomen conciencia de lo que ha pasado en estas décadas de conflicto, pero esperan que todo el esfuerzo no termine cuando acabe el 9 de abril. (Vea: El proyecto de víctimas de SEMANA).

En medio del proceso de paz, Colombia padece el conflicto que deja nuevas víctimas diariamente. En los dos primeros meses del 2014, se registraron 605 personas afectadas al día por la violencia en el país. Con estas, ya son cerca de 6.300.000, según cifras de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas.

Una de las peticiones de esos millones de personas es que los colombianos no olviden la historia y precisamente una de las maneras de contrarrestarlo es el Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas.

“A veces las personas que no han vivido el conflicto son muy indiferentes con nosotros, las víctimas. El 9 de abril es una manera de visibilizar lo que hemos sufrido”, relata Erlendy Cuero, representante de los desplazados en la Mesa Nacional de Víctimas, y una de los miles de participantes en las actividades conmemorativas que empiezan este miércoles en todo el país.

http://www.semana.com/nacion/articulo/dia-por-las-victimas-transmision-en-vivo/383083-3