Culmina octava Conferencia Anual de Delitos en el Caribe

La octava Conferencia Anual de Delitos en el Caribe concluyó aquí con un llamado a las naciones del área a reforzar las medidas encaminadas a restringir las actividades criminales que podrían socavar la seguridad regional.

“Esta conferencia es importante porque la delincuencia organizada amenaza la seguridad nacional, alimenta la violencia, la inseguridad, crea inestabilidad y debilitamiento de la gobernabilidad”, dijo Eamon Kearney, gerente del Programa de Recuperación de Activos de Origen Delictivo en el Caribe.

De acuerdo con el especialista, el flagelo de la criminalidad es una grave amenaza contra la prosperidad y el crecimiento económico, que a su vez desalienta la inversión interna y crea barreras a los negocios.

La conferencia de dos días realizada en esta capital significó una oportunidad para que países del Caribe compartieran las mejores prácticas y discutieran nuevas e innovadoras formas para paliar la violencia y recuperar activos de los delincuentes.

Kearney resaltó la decisión de Dominica, país anfitrión de la cita, al modificar la legislación relativa a los delitos, a fin de desafiar a los elementos criminales y emplear sus bienes en las víctimas.

Explicó que a través de esa enmienda a la ley, la administración de Dominica toma las ganancias ilícitas de los delincuentes y revierte ese dinero en hacer cumplir la ley, el sistema de justicia penal y los programas sociales que ayudan a las víctimas de delitos y a los de la sociedad más afectados por el crimen.

Concluyó que contar con un régimen de recuperación de activos envía un mensaje muy claro a quienes se dedican a la delincuencia organizada grave que no van a sacar provecho de su criminalidad.

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=2570371&Itemid=1