Ecuador exportará carne por primera vez en su historia

En su historia, el Ecuador no registra exportaciones de carne bovina. Enfermedades, mala alimentación y falta de oferta complicaron la expansión del mercado. Este año, sin embargo, el país cerrará la primera negociación para vender el producto.

Hay cuatro países interesados: Rusia, Irán, Venezuela y Colombia. Con todos, las conversaciones están avanzadas y, según las autoridades, con al menos uno se concretaría un acuerdo durante 2014.

Diego Vizcaíno, director de la Agencia de la Calidad del Agro (Agrocalidad), explicó que una de las limitaciones para exportar era la cantidad de enfermedades que se atribuía al producto. Ahora, bajo la supervisión de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, por sus siglas en inglés), el país certifica la salud del ganado. La fiebre aftosa es un ejemplo.

En mayo de 2015, Ecuador sería declarado libre de este mal. Entre los requisitos está no registrar brotes de la enfermedad. Ese pedido se cumplió hace 34 meses.

Ahora se trabaja en la preparación de la documentación para la OIE. Luego de un muestreo que certifique el tiempo sin brote, Agrocalidad presentará escritos que avalen su postura -fichas históricas, datos estadísticos y una solicitud para ser declarados libres de la enfermedad-. La carpeta llegará a la Organización en septiembre.

En Francia -sede de la OIE- la información pasará dos filtros antes de la declaración. Entre febrero y marzo, un grupo de técnicos llegará al Ecuador para verificar el estado de las vacas. En mayo se entregaría la certificación.

Para alcanzar ese objetivo, desde 2009, el Estado ha invertido 42 millones de dólares. Las seis campañas de vacunación fueron el principal gasto.

La ventaja es que, según Vizcaíno, concretar la exportación de carne no depende del certificado de la OIE. Los países interesados saben que la declaratoria es cuestión de tiempo.

Christian González, representante de Alimentos La Italiana, dice que la alternativa de vender al extranjero es una de las metas del sector. Claro que, reconoce, hay varias limitaciones industriales para lograrlo.

Los centros de faenamiento son un ejemplo. En el país solo hay 18 puntos que cumplen con todos los requisitos de ley. El objetivo del Gobierno es tener 26 centros que cuenten con toda la cadena de cuidado.

Julio Cruz, alcalde electo de San Miguel de Urcuquí, en Imbabura, también cuestiona la falta de centros. Su ciudad tiene 18.000 habitantes y, la mayoría se dedica a actividades ganaderas. El lugar, sin embargo, no cuenta con un punto de faenamiento adecuado.

Ante la falencia, las autoridades iniciaron un proyecto con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial de Argentina. Luego de hacer un diagnóstico, el instituto y el Ministerio de Industrias capacitarán a los empresarios y los líderes seccionales para que estén mejor preparados.

Ayer, por ejemplo, se realizó un taller con representantes de doce ciudades, en Quito.

http://expreso.ec/expreso/plantillas/nota.aspx?idart=6078741&idcat=19308&tipo=2