El Salvador: presidente electo acuerda agenda de trabajo con sector empresarial

Por Gerardo Arbaiza

Veinte minutos pasaban de las nueve de la mañana y los emisarios del nuevo gobierno de izquierda no habían llegado, pero ya en la sede de la ANEP sus máximas autoridades iban de arriba abajo tratando de adecuar el ambiente para darles la bienvenida y hacerlos pasar a la reunión con su consejo directivo en pleno.

Todavía no se cumple un mes desde que el presidente de ANEP, Jorge Daboub, deslegitimara los resultados electorales que dieron el triunfo al FMLN y a Salvador Sánchez Cerén por 6.364 votos.  Toda la hostilidad quedó atrás cuando la Sala de lo Constitucional desestimó la demanda de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) de contar voto por voto para aclarar sus denuncias de un supuesto fraude electoral.

Antes que la reunión iniciara, Daboub y otras figuras como el director ejecutivo de la ANEP, Arnoldo Jiménez y el presidente de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), Javier Simán, salían del despacho presidencial de la gremial privada, algunos intercambiando sonrisas con los periodistas.

El primer representante del contingente de diálogo del nuevo gobierno en llegar fue el vicepresidente electo Oscar Ortiz.  Cinco minutos después lo hicieron Hato Hasbún y Manuel Melgar, próximos secretarios de Diálogo Político y Privado respectivamente, acompañados del secretario general del FMLN, Medardo González.

Cinco minutos más tarde, la llegada del futuro secretario Técnico Roberto Lorenzana dio la pauta a que la reunión comenzara. Oscar Ortiz y Jorge Daboub ocupaban el centro de la mesa cuadrada y al momento que la prensa los captó se decían algo al oído.

Medardo González y Hato Hasbún se sentaron a un lado de Ortiz en el sector principal de la mesa de reuniones de la ANEP. Por su parte Agustín Martínez, presidente de la Cámara Agropecuaria y Agroindustrial de El Salvador (CAMAGRO) y Jaime Simán se sentaron junto a Daboub.

Todo era sonrisas al instalarse la reunión. La misma continuó por dos horas y por algunos huecos que dejaban ver las persianas colocadas en las ventanas de la sala de reuniones, se apreciaba un intercambio cordial entre el contingente del equipo de transición y el sector empresarial que era la mayoría.

En un principio los periodistas esperaron solo una conferencia con los representantes del FMLN, pero pronto el plan cambió a una conjunta con la ANEP. En ella se especificó que este fue un primer acercamiento y que no se agotaron temas específicos, hasta en una próxima reunión planificada al regresar de las vacaciones de semana santa.

Asimismo resaltó la importancia de iniciar un diálogo “transparente y honesto” y se empezara a ver hacia adelante, dejando atrás el pasado.

Algo de ese pasado que implica una relación tirante con el gobierno de Mauricio Funes, afloró en Daboub cuando declaró que el Consejo Económico Social (CES) careció de absoluta seriedad, ya que en ningún momento se le presentó la nómina de las asociaciones con las que sentaban a dialogar y nunca se tomaron en cuenta las decisiones que de él se emanaron.

El próximo secretario de Diálogo Hato Hasbún no consideró que esa expresión fuera una muestra de tensión por parte de la ANEP y mencionó que en la próxima reunión que se tenga con la gremial se empezarán a ver reformas al mecanismo de participación con el que contará el próximo gobierno.

Por su parte el vicepresidente electo Oscar Ortiz sostuvo que en el planteamiento del nuevo gobierno para hacer crecer la economía está el fortalecimiento del sector privado y aprovechó el espacio para invitar a la directiva de la ANEP a la toma de posesión del próximo 1 de junio.

Daboub devolvió el gesto con otra invitación para los próximos gobernantes a que asistan al Encuentro Nacional de la Empresa Privada (ENADE) que se celebrará en junio, unos días después de la toma de posesión.

Ortiz señaló además que se tienen identificados los temas con los que empezarán a dialogar: fiscalidad, crecimiento económico, seguridad, salud y educación.

Al final de la reunión, el presidente de la Cámara de Comercio e Industria, Luis Cardenal, intercambiaban números telefónicos con Hato Hasbún y Medardo González entre otros.  Algo que también hizo Jorge Daboub.

Ninguno preparó tarjetas de presentación para la ocasión y pese a las fricciones creadas entre sector privado y FMLN entre la campaña, los emisarios de ambos bandos se cercioraron que el vínculo para próximas interlocuciones (posiblemente dentro de un entorno más informal) permanezca abierto.

http://www.contrapunto.com.sv/politica/anep-de-inquisidor-a-cordial-anfitrion-del-fmln