En estado crítico campesinos que llevan 48 días en huelga de hambre

Huelguistas de hambre de Curuguaty ingresan a la recta final

Los huelguistas de Curuguaty ya han consumido sus reservas de grasa. Algunos han caído en el camino al baño. El  mareo forma parte de cualquier movimiento. En nutrición, sus estados son considerados desnutrición aguda. A 48 días de huelga de hambre sus reclamos de libertad y recuperación de Marina Cue chocan contra un paredón oscuro y mudo del Poder Judicial.

La última vez que la doctora Cintia Jara los vio, el sábado último, ya estaban por ingresar en ese estado en que cuerpo se alimenta de las reservas de grasa más profunda. Ya no tienen grasa abdominal, grasa entre las piernas y en los brazos. Ahora la vida de los huelguistas se rebusca en las grasas internas de las vísceras, de las mejillas.

Rubén Villalba, Felipe Benítez Balmori, Adalberto Castro, Arnaldo Quintana y Néstor Castro bajaron de peso entre 10 y 15 kilos, entre el 5% y 10% de su peso, nos cuenta Jara. Los nutricionistas ya hablan, en estos casos, de desnutrición aguda. “Se recomienda bajar ese peso en un año con dieta normal”, asegura la doctora.

De los cinco, el caso de Néstor Castro preocupa sobremanera. Este hombre, de 31 años, se alimentó mucho tiempo solo con líquidos porque durante la masacre del 15 de junio de 2012 le habían desarticulado la mandíbula.

También al hermano, Adalberto Castro, ja “ipiruetereima”, nos cuenta la comunicadora Perla Alvarez, de la Articulación Curuguaty.  En el caso de Rubén Villalba, este señor de 49 años, ha tenido dos desmayos una semana atrás.

Néstor Castro y Rubén y habían sobrevivido a una extendida huelga el año pasado pidiendo la libertad de las mujeres, dos de ellas embarazadas, que se encontraban en prisión.

Hasta donde se sabe, los huelguistas han dejado incluso de ponerle azúcar al mate, cosa que estaban haciendo para mantener el nivel de azúcar en el cuerpo.

El proceso de la huelga

La carta de los presos en la cual sostienen que seguirán con la medida

La carta de los presos en la cual sostienen que seguirán con la medida

Los primeros días de la huelga son muy complicados. Las ganas de comer atormentan. Luego, el cuerpo se acostumbra a alimentarse con las reservas de grasa. Cuando estas reservas normales terminan, el cuerpo devora las grasas más profundas. En este período vuelven otra vez todas las ganas de ingerir alimentos. En este estado están los huelguistas. Y en este estado han declarado en nota manuscrita que seguirán firmes con la medida y que responsabilizaban al Estado paraguayo y a la familia Riquelme si uno de ellos moría.

Los reclamos

Los huelguistas comenzaron la medida el 14 de febrero reclamando la libertad de todos los presos por falta de pruebas y porque ni siquiera está probado que las tierras que ocupaban en el momento de la matanza fueran de Blas N. Riquelme, como sigue sosteniendo la fiscalía. Ante la Corte Interamericana de Derechos humanos se ha pedido que este organismo recomiende como medida cautelar al Poder Judicialparaguayo liberar a los presos hasta tanto se defina el litigio entre Campos Morombi y el Estado paraguayo por la posición de esa tierra que en el 2004 fuera transferida al Indert para fines de la Reforma Agraria, por decreto del entonces presidente Nicanor Duarte Frutos. Hasta ahora ningún estamento del Poder Judicial se ha pronunciado sobre el caso.

http://ea.com.py/huelguistas-de-hambre-de-curuguaty-ingresan-a-la-recta-final/