Honduras: mujeres campesinas exigen profundos cambios en el agro

Hoy se presentó la investigación “Situación de las Mujeres Rurales Pobres en Honduras y su Acceso a la Tierra y el Crédito” ante autoridades estatales y la cooperación internacional para demostrar con hallazgos y estadísticas la situación de desigualdad que viven 2 millones de mujeres rurales en Honduras.

Así lo mencionó la dirigente campesina y vocera de la campaña “Cosechemos justicia para las mujeres del campo”, Esperanza Cardona: “Hoy evidenciamos con datos el olvido en el que los distintos gobiernos nos han mantenido a las mujeres rurales, reflejado en el escaso apoyo brindado para garantizarnos en igualdad de condiciones nuestro derecho a la tierra, el crédito y asistencia técnica para producir alimentos y combatir el hambre”.

De acuerdo a la investigación, de los dos millones de mujeres que habitan en el área rural del país, el 92% no posee títulos de propiedad sobre este importante recurso ya que las distintas políticas y reformas agrarias han sido excluyentes hacia la población femenina.

“La reforma agraria de 1974 nos excluyó de ser beneficiarias directas y la actual ley de modernización agrícola nos ofrece derechos limitados y confusos, la titulación solo puede ser en pareja y generalmente concluye con títulos a favor del hombre”, afirmó Cardona.

De acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), al 2011 las mujeres representaban el 50% de la población rural y a pesar de que existen diversos instrumentos y políticas para asegurar la igualdad de oportunidades y participación de la mujer, la falta de voluntad política y asignación presupuestaria hace que estos mecanismos sean ineficaces y aumenten las brechas de género.

El jefe de Cooperación de la Unión Europea, Laurent Sillano, mencionó que la Unión Europea tiene unos lineamientos de políticas de tierra que subrayan “la igualdad de los derechos entre hombres y mujeres en lo que concierne la posesión y el uso de la propiedad constituye la piedra angular de la igualdad económica y social entre los sexos”.

Afirmó que “Fortalecer el acceso y el control de las mujeres a la tierra no sólo es una cuestión de desarrollo agrícola y seguridad alimentaria, sino también de derechos humanos y justicia para las mujeres”.

Estudios en diversos países demuestran que garantizar el derecho a la tierra y recursos productivos para las mujeres mejora su autonomía y participación en la comunidad, ayuda a mejorar la seguridad alimentaria y conduce a un aumento de la productividad agrícola.

Entre algunas de las recomendaciones del estudio se menciona que el Estado de Honduras debe ratificar el protocolo facultativo de la CEDAW1, asegurar en una legislación agraria el derecho de las mujeres a ser propietarias de la tierra, un plan de emergencia para redistribuir tierras a mujeres rurales en las zonas más pobres y con riesgo alimentario, así como programas de financiamiento y presupuestos tanto locales como nacionales con enfoque de género.

 

http://www.ellibertador.hn/?q=article/mujeres-campesinas-exigen-profundos-cambios-en-el-agro-de-honduras