México, primer lugar en Latinoamérica en impunidad contra periodistas

Con 16 reporteros asesinados en la última década y uno más en lo que va de 2014, México ocupa el primer lugar en impunidad contra periodistas en América Latina y el séptimo a escala mundial, al lado de Irak, Filipinas, Sri Lanka, Somalia y Siria.

Así lo revela el Comité de Protección a Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) en su Índice Global de Impunidad 2014, en el que detalla que el puntaje de índice para México es de 0.132 casos no resueltos por millón de habitantes.

Subraya:

“La justicia continúa evadiendo a los periodistas mexicanos, quienes sufren una incesante violencia por informar sobre la delincuencia y la corrupción”.

Pese a que en abril de 2013 se adoptó una reforma constitucional que otorga a las autoridades federales mayor competencia para enjuiciar a los responsables de delitos cometidos contra periodistas, críticos sostienen que la fiscalía especial creada para esas investigaciones se ha demorado en ejercer sus nuevas facultades, añade el documento.

En la lista del CPJ, Colombia y Brasil aparecen en los lugares ocho y 11, respectivamente. El primer país, apunta, pasó del quinto al octavo lugar, y tiene que ver con la impartición de justicia, pero la ausencia de procesos judiciales –sostiene– está demostrando ser una amenaza con la frágil mejora de la situación de la seguridad en esa nación.

En el caso de Brasil, su posición ha subido y bajado a medida que los avances en la apertura de procesos judiciales contra los homicidas de periodistas eran comparados con los nuevos casos de asesinato.

El año pasado, cuando el país sudamericano se encontraba en el décimo lugar, las autoridades lograron condenas en tres casos.

El Índice Global de Impunidad calcula el número de asesinatos no resueltos de periodistas como un porcentaje en relación con la población de cada país.

El CJP analizó los crímenes de periodistas ocurridos en cada país entre 2004 y finales de 2013. Solamente se incluyeron países con cinco o más casos de asesinatos sin resolver. Este año, 13 países cumplieron con los criterios del Índice.

Los primeros lugares corresponden a Irak, donde 100 periodistas han sido asesinados en los últimos 10 años. Según el documento del CJP, la impunidad en este país es de 100%. En Somalia, añade, los reporteros sufren represalias a niveles alarmantes, en tanto que en Filipinas el año pasado se registraron tres asesinatos en contra de comunicadores.

En Sri Lanka, que ocupa el cuarto lugar, continúan impunes los nueve asesinatos contra periodistas en el gobierno de Mahinda Rajapaksa. El quinto lugar, precisa, es ocupado por Siria.
http://www.proceso.com.mx/?p=369885

México deja impunes 89% de crímenes contra periodistas: CPJ; es un “escalofriante mensaje” por decir la verdad

En México, el 89 por ciento de los crímenes contra periodistas permanece en el impunidad, según reveló el más reciente informe del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ), “Índice global de impunidad 2014”.  La cifra ubicó al país, gobernado por el priista Enrique Peña Nieto, sólo seis lugares detrás de Irak, que ocupa la primera posición con un 100 por ciento de casos no resueltos.

El texto del Comité expone la falta de disposición de las autoridades para imperar la justicia en asesinatos contra periodistas, lo cual –aseguró– envía un “escalofriante mensaje a los que informan sobre verdades incómodas”.

Pese a no ser un país en guerra, los periodistas mexicanos sufren una incesante violencia por informar sobre la delincuencia y la corrupción, destacó el documento que expone como reto del gobierno federal acabar con este ciclo de impunidad y violencia.

De acuerdo con el reporte del organismo con sede en Nueva York, los temas de cobertura de los comunicadores mexicanos son una de las posibles causas de las agresiones, siendo la fuente policiaca la más castigada con el 81 por ciento de víctimas que la cubrían.

Por otra parte, el 74 por ciento de los homicidios contra comunicadores fue perpetrado por un grupo criminal, detalló el documento que analiza los asesinatos contra trabajadores de la prensa en relación con la población de cada nación.

El CPJ sólo incluye a países con al menos cinco casos de asesinatos de periodistas relacionados con su trabajo en los que no se haya emitido condena alguna. Para esta última lista se estudiaron los casos entre 2004 y 2013, periodo en el que 370 comunicadores fueron víctimas.

En el caso de México, el organismo contabilizó un total de 16 periodistas “asesinados con completa impunidad” la pasada década.

Ante el desalentador panorama, el organismo con sede en Nueva York  destaca la preocupación de la comunidad internacional ante la ausencia de justicia en los ataques contra los medios  y llamó a crear acciones urgentes para que los crímenes no queden sin resolución.

MÉXICO EN EL MUNDO

En los tres primeros tres meses del 2014, sólo cuatro países han presentado casos de asesinato en todo el mundo, entre ellos se destaca el homicidio de Gregorio Jiménez de la Cruz, el periodista veracruzano muerto entre el 5 y 11 de febrero.

También se encuentran Vyacheslav Vermiy, de Ucrania; Pedro Palma de Brasil y Shan Dahar de Pakistán.

De acuerdo con el Comité, en por lo menos el 40 por ciento de los asesinatos de periodistas, las víctimas informaron haber recibido amenazas. En estas estadísticas se encuentra el caso de “Goyo”, quien antes de ser secuestrado recibió alertas sobre su trabajo periodístico que incluso lo llevaron a no firmar sus notas.

En marzo pasado, la organización Artículo 19 expuso que el 2013 –el primero de Enrique Peña Nieto– había sido el peor para la prensa en México, sin embargo, el CPJ no tiene contabilizado ninguna muerte de comunicadores en ese año.

Según el informe “Disentir en Silencio: violencia contra la prensa y criminalización de la protesta, México 2013”, cada 26.5 horas se agrede a un periodista en México, y aunque se registran todo tipo de ataques contra la libertad de expresión, no todos tienen desenlaces mortales.

“El único alivio” –expuso el Comité para la Protección de Periodistas– es la aprobación de una legislación hace un año que implementa una reforma constitucional que le da a las autoridades federales una mayor jurisdicción para juzgar crímenes contra periodistas. Sin embargo, alertó de la “lentitud” con que la fiscalía especial creada está actuando.

“Aunque la ley está considerada como un paso importante hacia la mejora de la libertad de prensa, aún no se ha hecho ningún avance significativo en los 16 casos sin resolver en México”, mencionó.

Además agregó que “el malogrado proceso judicial en el caso de Regina Martínez Pérez y el sobreseimiento de los cargos contra uno de los pistoleros implicados en el atentado contra J. Jesús Blancornelas, director del semanario Zeta,contribuyeron a intensificar las preocupaciones en el sentido de que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto no tiene la capacidad de enfrentar el desafío de acabar con el ciclo de impunidad y violencia de México”.

http://www.sinembargo.mx/17-04-2014/964683