Plan contra precarización laboral busca regularizar a 300 mil trabajadores

Cristina anunció el envío de un proyecto de ley al Congreso para combatir la precarización laboral y promover el trabajo registrado, con el cual se espera “formalizar a 650.000 trabajadores en dos años”.

Cristina, en un acto en Casa de Gobierno, dijo que el proyecto de ley de “Promoción del Empleo Registrado y Prevención de Fraude Laboral”, que “esperamos que sea aprobado”, está llamado a atacar lo que a su entender constituye el “segundo problema que tienen los trabajadores”, en referencia al empleo no registrado.

Tras hacer el anuncio, Cristina consideró que el primer problema para un trabajador “el más grave, es no tener trabajo, ése es el principal problema que los argentinos tuvimos hasta el 2003, donde casi un tercio de la población estaba desocupada”.

Cristina explicó que mediante este proyecto, que ya fue enviado al Congreso, 290.000 microempleadores resultarán beneficiados y en principio se destinarán 4.150 millones de pesos en beneficios para los empleadores y, de ese monto, “el 65 por ciento” estará dirigido a las “micro empresas” para “facilitar la registración” de trabajadores.

La jefa de Estado señaló además que las empresas con menos de 15 empleados recibirán un descuento del 100 por ciento en el pago de aportes patronales por cada empleo que generen en el término de un año.

“Vamos a redireccionar los subsidios que alientan la creación de empleo registrado en favor de las pequeñas y medianas empresas”, añadió.

La mandataria aseguró que la iniciativa contempla que los descuentos patronales se extiendan por un segundo año con un 75 por ciento de descuento.

En esa línea, la Presidenta aseguró que “cuando un empleador ha violado las normas y tiene empleo en negro va a perder todos los beneficios que recibe del Estado”.

“Esto no es ninguna amenaza -aclaró la jefa de Estado-, es simplemente cuidar los recursos de todos los trabajadores”.

Señaló que “esta tiene que ser una tarea en la que ayuden mucho los sindicatos” y agregó “es bueno que nunca, nunca, nunca nos olvidemos de los que tienen precarizado su trabajo y todavía no consiguieron trabajo, sobre todo porque el trabajo no se ha caracterizado por ser permanente sino que tiene volatilidad”.

Por eso, sostuvo que “les pedimos a todos los dirigentes sindicales, a todos los sindicatos, que sigan trabajando muy fuertemente por conseguir que se mantengan los trabajos y por reducir la precarizacón laboral, porque es fundamental para poder seguir avanzando”.

Además, Cristina analizó que “la precarización del trabajo crea un disciplinamiento, porque se acepta cualquier salario”.

“Cuando uno necesita trabajo y ve una inmensa fila de gente para buscar un lugar, acepta cualquier condición y salario”, aseveró la jefa de Estado.

En esa línea, recordó que “al tema lo hemos abordado desde el 2003 creando más de seis millones de puestos de trabajo que nos han llevado precisamente a lograr el último trimestre del año pasado el índice de desocupación más bajo, que fue del 6,4 por ciento”.

“Llama muchas veces la atención cuando uno no escucha, como uno de los principales reclamos, que se mantenga el nivel de ocupación como la gran garantía por los derechos de los trabajadores, y en segundo término que se luche contra la precarización laboral, que realmente es un enemigo de todos los trabajadores”, señaló.

Al respecto, Cristina recordó que el Gobierno recibió “a la Argentina con un 49,6 por ciento de gente que no estaba registrada en su trabajo y hoy hay un descenso de 22 puntos porcentuales”.

“Estamos en un 33,5 por ciento de trabajadores informales -explicó-, o sea, un tercio de los trabajadores está precarizado y ésta es la gran lucha que tenemos que dar”.

“Nos comprometimos con empresarios y sindicalistas en agosto del año pasado, en Río Gallegos, y obviamente ahora enviamos el proyecto”, destacó la mandataria.

La jefa de Estado estuvo acompañada, en el salón de los Patriotas Latinoamericanos, por el vicepresidente Amado Boudou; el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; el ministro de Economía, Axel Kicillof; de Industria, Débora Giorgi; y de Trabajo, Carlos Tomada.

Antes del anuncio, dejó inaugurado el Salón de los Pueblos Originarios en Casa de Gobierno y mantuvo tres videoconferencias.

http://www.telam.com.ar/notas/201404/59412-cristina-proyecto-precarizacion-laboral.html

 

Habrá más controles y sanciones para los que violen la norma

El proyecto presentado ayer por la presidenta, Cristina Fernández, con el fin de aportar al aumento del porcentaje de trabajo formal, es fruto de la mesa de diálogo de la que participan desde el año pasado empresarios y gremios con el auspicio del gobierno nacional.
Entre los principales puntos de la iniciativa que ingresa al Congreso de la Nación para su tratamiento formal, se encuentra “el objetivo central” de reducir los costos laborales no salariales para aquellas empresas de baja productividad. En tanto, el punto siguiente apunta a “fortalecer las facultades nacionales para llegar mejor a regiones y sectores rurales donde el Estado nacional llega menos y en los cuales el trabajo no registrado convive muchas veces con actividades que tienen niveles de rentabilidad altísimos”, se informó ayer luego de la presentación que encabezó la titular del Ejecutivo.
Por otra parte, la iniciativa legislativa propone la creación del Registro Público de Empleadores con Sanciones Laborales, que prevé incluir “a todas las empresas que no registren a sus trabajadores, que contraten a niños o adolescentes fuera de los límites legales y que incurran en trata de personas para el trabajo forzado”.
El proyecto impulsa también que las empresas con infracciones sean eventualmente incluidas en el Registro para que se les apliquen restricciones desde la anulación de subsidios estatales hasta la pérdida de beneficios impositivos, según se supo ayer.
Tras la presentación del proyecto, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, consideró que tras muchos años de abandono de la cuestión “hemos avanzado mucho” y agregó que con la nueva iniciativa “vamos por el impulso final”. En esa línea, el funcionario expresó que ese impulso requiere de la participación del mundo del trabajo en general, en el caso de los empresarios “cumpliendo con la ley” y por el lado de los sindicatos “exigiendo y velando por su cumplimiento”. Finalmente, Tomada llamó a la participación de los trabajadores “defendiendo sus derechos presentes y futuros” así como también la del Estado “ejerciendo un estricto control”.
Según el titular del ministerio, el proyecto “tiene más de 10 años de experiencias, de trabajo didáctico, de difusión y de búsqueda de resultados. Y en el último año, con motivo de la mesa de diálogo que abrió la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, hay un trabajo conjunto con los gremios y con los empresarios que hizo que se llegara como conclusión a este proyecto que estamos enviando al Congreso”.
Entre otros beneficios del proyecto que se envía al parlamento, también se amplían dos instrumentos actualmente existentes en la materia como son, por un lado, la Ley 26.476, que prevé beneficios para la contratación de nuevos trabajadores.
A esta normativa se suma ahora la posibilidad de incluir mayores incentivos a las pymes. Por otro lado, los Convenios de Corresponsabilidad Gremial, un instrumento impulsado por el conjunto empresario gremial, que facilita la registración en actividades agrarias o forestales de gran estacionalidad.
La iniciativa también  crea un Régimen Especial y Permanente de Contribuciones a la Seguridad Social para Microempresas de menores niveles de productividad y competitividad. En ese marco, las empresas que no son sociedades anónimas y que tienen hasta cinco trabajadores tendrán una reducción en las contribuciones patronales y un límite en las cuotas que pueden cobrar las ART.
Voceros del Ministerio de Trabajo explicaron a Tiempo Argentino que se espera que la posible ley beneficie a cerca de 290 mil micro empleadores gracias a los mecanismos para facilitar la registración de sus trabajadores. Esa cantidad representa el 50% del total de los empleadores formales.
“Las acciones incluidas en la ley prevén para el primer año $ 4150 millones en beneficios a los empleadores”, explicaron en la cartera oficial. El 65% de esos beneficios es para las microempresas, agregó la fuente consultada. «

respaldo del sector empresario

Las distintas cámaras empresarias opinaron sobre el proyecto de ley. Daniel Funes de Rioja, presidente de la COPAL, comentó que está “a favor de promover la formalidad del empleo”. Mostró, sin embargo, sus recaudos: “La finalidad nos parece bien pero vamos a analizar lo que se presente.”
A su vez, Ider Peretti, presidente de la CGE, aclaró que el proyecto es fruto de “las mesas de diálogo de agosto”, y celebró que se premie “a las empresas pequeñas y microempresas para generar. Lo positivo es que todos los sectores pueden tener esa posibilidad, no sólo el agro.”
Por su parte, Marcelo Fernández, presidente de la CGERA Argentina, expresó que es “una verdadera decisión contra un mal que carcome la competitividad”, al mismo tiempo que se enorgulleció de que “un 65% de los beneficios sea destinado a microempresas”.
Al respecto, Pablo Reale, presidente de CAMIMA y la UIPBA, declaró que “es importante avanzar con todo lo que tienda a eliminar el trabajo precarizado, facilitando a las microempresas su formalización”.

http://tiempo.infonews.com/2014/04/15/argentina-122569-habra-mas-controles-y-sanciones-para-los-que-violen-la-norma.php