Vence el plazo puesto por el Gobierno para que militares de EEUU abandonen el país

El presidente Rafael Correa estaba de buen humor. Su conversatorio semanal con los medios inició con media hora de retraso. Tras una breve introducción empezaron las preguntas. ¿Sabe el Gobierno si otras embajadas tienen un número excesivo de agregados militares en el país? “No conocemos. En principio, ninguna otra embajada tiene esta clase de grupos militares”, respondió el presidente.

El Gobierno solicitó el 7 de abril que la Oficina de Cooperación de Seguridad de la Embajada de Estados Unidos termine sus actividades. El plazo vence hoy. Son “unas 20 personas que, en principio, tendrán que salir hasta hoy. Esto se lo conversó, no es una expulsión”, explicó el jefe de Estado.

Inicialmente, ni el canciller Ricardo Patiño sabía cuánto personal de defensa trabajaba en la embajada, en Quito. “El grupo era de aproximadamente 50 personas, entre civiles y militares”, confirmó Correa.

Mauricio Gándara, exdiplomático y exministro de Gobierno, replicó en declaraciones a EXPRESO que no es posible que las autoridades desconozcan cuánto personal trabaja en cada embajada. “¿Cómo no va a saber? Es su deber, tienen que darles un visto bueno para que ingresen al Ecuador”. En el caso de Estados Unidos, el exfuncionario aclaró que la Cancillería y el Ministerio de Defensa deben tener un registro de todos los servidores.

Según el canciller Patiño, además de los agregados militares Estados Unidos tenía un grupo que dependía del Departamento de Defensa. En entrevista con la televisión pública afirmó que incluso tenían relación directa con las Fuerzas Armadas y la Policía de Ecuador.

Gándara lo simplificó. No todos son militares y no es necesario que se limite a los agregados. Es personal auxiliar y de apoyo relacionado con defensa.

Convención nacional. El presidente Correa también habló sobre la convención del oficialismo. Comentó que en el orden del día no se incluye el tema de la reelección. Los miembros de Alianza PAIS se reunirán este jueves para elegir su nueva directiva nacional y discutir su situación.

Según el primer mandatario su posición de no participar en las elecciones de 2017 se mantiene. Carlos Marx Carrasco afirmó en una entrevista radial que todos los militantes del movimiento insistirán en su pedido y que sabe que el único que permanecerá en silencio en ese instante será Correa.

La jornada servirá también para que el movimiento oficialista inicie su reestructuración. La directiva nacional estará conformada por representantes de cada provincia. Y en los territorios no podrá haber movimientos paralelos dentro de la agrupación.

yasunÍ. El presidente dijo que si el tema de la explotación petrolera en el Parque Nacional Yasuní no se hubiese politizado habría convocado a una consulta popular, pero que ahora ya no está en los planes a corto plazo del Gobierno. Y agregó que “jamás he temido el pronunciamiento del pueblo ecuatoriano, pero a estas alturas no soy tan ingenuo”.

Correa repitió su discurso de que el colectivo de Yasunidos está conformado en un 90 % por politiqueros reciclados, la mayoría del MPD.

http://expreso.ec/expreso/plantillas/nota.aspx?idart=6152253&idcat=19308&tipo=2

 

Comando Sur reconoce pérdida de influencia en Ecuador y América

El jefe del Comando Sur de Estados Unidos, el general John Kelly, dijo que la salida de Ecuador de los 20 agregados militares estadounidenses es una muestra de la pérdida de influencia de Washington en América Latina.

“Las acciones de Ecuador están en línea con la pérdida general de influencia en esta parte del mundo, en América Latina, por muchas razones diferentes”, explicó Kelly en una audiencia en la Cámara de Representantes sobre la lucha antidroga.

En opinión del oficial, Ecuador está optando por dar la espalda a Estados Unidos a favor de otros socios como Venezuela, Rusia o China. “Ahí es donde ven el futuro de Latinoamérica”, añadió.

El comandante dijo que los agregados que laboraban en la embajada estadounidense en Quito eran expertos con gran conocimiento del gobierno ecuatoriano y trabajaban con ellos en la lucha contra el narcotráfico, “un problema real en Ecuador”.

Estados Unidos retirará a su personal a petición del Ejecutivo del país latinoamericano.

El Gobierno de Ecuador denunció en enero de este año la presencia de unos 50 efectivos estadounidenses en el llamado ‘Grupo militar’ de la embajada en Quito.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, preguntado por este asunto durante una entrevista con la agencia EFE la pasada semana en Madrid, dijo que la cifra de militares era escandalosa.

Grupo tenía relación directa con FF.AA.

El ministro de Relaciones Exteriores, Ricardo Patiño, aclaró que el grupo militar estadounidense no estaba funcionando como correspondía, es decir, que sirviera de puente de comunicación entre ambos gobiernos.

“Lo regular es que cada país posea en otros países, en los que tiene interés particularmente, agregados militares y policiales que son una especie de puente y comunicación entre uno y otro gobierno en temas de esa naturaleza”, sostuvo el funcionario en una entrevista con Ecuador TV.

“El problema es que en este caso, EE.UU. tenía en nuestro país no solamente agregados militares como nosotros los tenemos en muchos países, sino un grupo militar que ya no dependía directamente de la diplomacia norteamericana, sino del Departamento de Defensa de los EE.UU.”, añadió.

El Ministro explicó que estas eran relaciones de otra naturaleza y que además, lastimosamente, habían estado acostumbrados a tener una relación directa de Fuerzas Armadas norteamericanas con Fuerzas Armadas ecuatorianas; y Fuerzas Armadas norteamericanas con la Policía ecuatoriana, “y esto no era correcto”.

“Existían demasiadas relaciones que no estaban adecuadamente establecidas por las autoridades diplomáticas y de los ministerios de Defensa, del Interior, y que se iban directamente a través de la Policía y las FF.AA. (…) Por eso era necesario poner orden en esto y eso hemos hecho”, reiteró.

Patiño aclaró que no se trata de una expulsión, sino de un proceso que desde el año pasado se ha estado conversando con la Embajada norteamericana, “haciéndole notar sobre la existencia de un grupo militar ya separado de las agregadurías”, lo que no tenía ningún sentido, por lo que se acordó el retiro hasta este mes.

El 7 de abril el gobierno ecuatoriano “solicitó formalmente” el fin de las actividades de la oficina de Cooperación de Seguridad adscrita a la embajada de Estados Unidos en Quito, según el portavoz de la legación, Jeffrey Weinshenker.

Washington no ha anunciado hasta el momento ninguna medida recíproca contra Quito.

Al respecto también se refirió el presidente Rafael Correa, quien confirmó lo expresado por el Canciller y añadió que “con la cooperación hay que tener muchísimo cuidado, porque muchas veces sirve para ciertas injerencias políticas inaceptables en un país soberano, en América Latina y en el siglo XXI”.

“Bienvenida la cooperación transparente, de mutuo beneficio”, manifestó Correa.

El canciller Patiño aseguró que el interés del país es “afianzar las relaciones con los EE.UU., pero una relación que se base en el respeto, en una cooperación que nosotros queremos, también de sus intereses, pero que no sea impuesta”.

http://www.telegrafo.com.ec/politica/item/comando-sur-reconoce-perdida-de-influencia-en-ecuador-y-america.html

Correa: “No podemos aceptar un grupo de militares extranjeros en el suelo patrio”

 Durante el conversatorio con medios de comunicación que atendió el Presidente de la República, Rafael Correa, en la capital, tras su retorno de Europa, expresó que mañana  debe darse la salida de una veintena de miembros militares de Estados Unidos agregados en su Embajada.

“¿Desde cuándo para recibir cooperación en seguridad yo necesito un grupo de militares en el país que recibe la cooperación?”, se preguntó el Mandatario, quien informó que el grupo militar se conformaba por cerca de 50 personas entre civiles y militares y estos han debido reducirse en cerca de 20, cuya salida debe darse mañana.

Habrá casos de algunos miembros cuyos niños deben terminar el colegio y se esperará que lo hagan, informó. Agregó que este asunto se ha  venido coordinando con la Embajada de Estados Unidos y no se trata de una expulsión.

“Lo que no podemos aceptar es tener un grupo de militares extranjeros en el suelo patrio”, enfatizó.

Reflexionó que cooperación no es injerencia en asuntos soberanos, pues esta debe ser transparente.

El pasado 25 de abril, el Ministerio de Relaciones Exteriores informó que el grupo militar de la Embajada de los Estados Unidos de América se retirará del Ecuador a fines de abril del año en curso.

La decisión tomada por el Gobierno nacional fue producto de un detallado análisis sobre la presencia de miembros de este grupo militar en el Ecuador, estudio que se inició en enero de este año y que fue comunicado con antelación a las autoridades de la Embajada en Quito y del Departamento de Estado en Washington.

Cabe señalar que la Agregaduría de Defensa de los Estados Unidos en el Ecuador seguirá funcionando normalmente al igual que la Agregaduría de Defensa del Ecuador en los Estados Unidos.

El retiro del personal del grupo militar se ha efectuado de manera gradual y ordenada a lo largo de las últimas semanas.

http://www.elciudadano.gob.ec/presidente-correa-no-podemos-aceptar-un-grupo-de-militares-extranjeros-en-el-suelo-patrio/