América Latina: El desafío de afrontar en común un nuevo marco económico internacional – Por Jorge Marchini

Manuel Montes, asesor superior del  Centro del Sur (South Center),  señaló la necesidad inmediata  de los países latinoamericanos de enfrentar en común un nuevo marco económico y financiero internacional, en diálogo con economistas de la región.

El destacado  analista del organismo intergubernamental de 51 países en desarrollo con Sede en Ginebra llamó a  poner particular atención sobre nuevas tendencias internacionales y sus posibles efectos para los países latinoamericanos, en una teleconferencia internacional organizada por la Fundación para la Integración Latinoamericana (FILA), nodal.am y el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) del Ciclo “Nuevos Rumbos para América Latina” con la participación de especialistas internacionales.

Montes se refirió al  menor impulso de la recuperación de la economía mundial aun no superándose  las consecuencias de las crisis 2007-2008,  incertidumbre en relación  a los precios de commodities –cuyo impacto más directo negativos  se percibe en los mineros por la menor demanda de China- y los efectos negativos por la expectativa de cambios en la política monetaria y financiera de EE.UU. que están llevando a salida de capitales desde los países periféricos.

El especialista,  quien fuera Director de Políticas para el Desarrollo de las Naciones Unidas, destacó que ha venido produciéndose en los últimos meses un sensiblecambio en el flujo de capitales regionales, que ya provocaron  en lo inmediato alteraciones macroeconómicas  notorias en la mayor parte de la región, tales como devaluaciones monetarias, aumentos  de tasas de interés y pérdida de reservas de bancos centrales.

Montes ponderó que países como Argentina y Venezuela podrían estar adelantando una tendencia que podría generalizarse en el próximo período al regular la salida de capitales y el control cambiario. Reconoció  que  los países que han intentado regular la cuenta de capital han debido arriesgarse a un estigma autoinflingido en la arena de las inversiones internacionales.

Asimismo, señaló la existencia de razones de peso para la regulación de la cuenta capital, tanto como herramienta para responder a crisis de las balanzas de pago, como para mantener  espacio para políticas macroeconómicas  anticíclicas y para ponderar las necesidades de inversiones con  ahorros locales.

Luego de un  intercambio de preguntas y respuestas, Manuel Montes  finalizó su  disertación con un llamado a los países latinoamericanos a abarcar los nuevos desafíos en forma común y afianzar la integración regional.