Balotaje en Colombia: Zuluaga ahora dice que negociaría con las FARC y empiezan a definirse las otras fuerzas

El giro de 180° de Zuluaga respecto a las FARC

Óscar Iván Zuluaga, candidato presidencial por el Centro Democrático (CD) dio un viraje de 180 grados con respecto de uno de los temas más sensibles de la actual campaña electoral: el proceso de paz del Gobierno Nacional con la guerrilla de las FARC en La Habana, Cuba.

“Para avanzar en la búsqueda de la paz y recogiendo la propuesta del Partido Conservador, hemos acordado que se continuará conversando con las FARC en La Habana,  sin acuerdos a espaldas del país, con condiciones y plazos que garanticen avances tangibles, definitivos, verificables con acompañamiento internacional”, aseguró Zuluaga en el documento de alianza firmado con la jefa natural de los azules, Marta Lucía Ramírez.

Hasta ahora Zuluaga se había erigido como el más severo contradictor de una salida negociada al conflicto armado en el país, en línea con su mentor el expresidente Álvaro Uribe Vélez.

De hecho, tras su victoria en la primera vuelta en la noche del domingo en que celebró con sus seguidores se mostró tajante con la guerrilla: argumentó que no se puede permitir que las FARC – al que llamó el principal cartel de narcotraficantes de Colombia- comanden el país desde La Habana. Y se mostró categórico con lo que llamó “impunidad” porque el mensaje que se envía “es que sea lo mismo ser honesto que delinquir, asesinar que salvar vidas, porque al final no hay castigo para los que actuaron mal ni justicia para las víctimas”.

Horas después, en la mañana del lunes, apareció ante los medios y también allí exhibió su carácter fuerte al anunciar que en caso de ganar la presidencia el mismo día de su posesión, el 7 de agosto, suspendería provisionalmente los diálogos si la guerrilla no aceptaba sus condiciones.

Diversos analistas interpretaron que éstas en la práctica eran inviables y que lo que estaba haciendo Zuluaga era lanzando una declaración de guerra para ponerle fin a la negociación.

El martes, la guerrilla pasó de agache con el tema. En una rueda de prensa, en La Habana, con motivo de los 50 años del grupo insurgente, Iván Márquez se mostró parco y dijo que Zuluaga estaba ‘ensillando antes de traer las bestias’.

“No le vamos a responder porque él todavía no es el presidente” manifestó.

El miércoles, a través de su cuenta de Twitter, el candidato escribió varios trinos en los que mostró que su posición empezaba a cambiar: “Claro que vamos a negociar, pero bajo unas condiciones de respeto por la vida y la tranquilidad de los colombianos”, también añadió: “Claro que sí queremos la paz, pero una paz con condiciones”.

Y en la noche, cuando protocolizó su alianza con Marta Lucía Ramírez, firmó el acuerdo en que terminó de virar por completo. En el documento, se muestra flexible con la guerrillas de las FARC e incluso les pide gestos de paz para salvar la negociación: “El actual proceso de diálogo con la guerrilla lleva ya más de tres  años en los cuales se han registrado crímenes de lesa humanidad que contradicen el espíritu de reconciliación que lo sustenta. Las FARC con estos actos le quita oportunidades a la paz. El esfuerzo también debe venir de su parte y no solo desde la sociedad”.

Asimismo Zuluaga al darle un espaldarazo a las negociaciones en La Habana también está modificando su postura respecto a las relaciones internacionales,  pues hasta ahora había calificado a la influencia cubana como el origen de la “dictadura Castro-chavista”. Es natural que si como Jefe de Estado, en caso de ganar las elecciones, quiere que la negociación siga allá, deberá moderar sus adjetivos hacia los gobernantes de la isla.

Respecto a las conversaciones, Zuluaga aclara que las continuará para lo cual: ” En primer término, evaluaremos lo discutido en los 3 puntos que según los informes públicos han sido evacuados y daremos a conocer esta evaluación a la opinión pública”; “en el primer mes solicitaremos como muestras tangibles de paz para continuar con el proceso, entre otras, las siguientes condiciones que atienden al clamor  ciudadano:

a.  Acabar de inmediato el reclutamiento de menores;
b.  Acabar la colocación de minas antipersonales y entregar al gobierno los mapas de campos minados para iniciar el desminado de inmediato”.

Este último, ya está firmado por el Gobierno del presidente Santos con la guerrilla y forma parte de los tres puntos acordados con la insurgencia. Para la administración Santos fue una exigencia natural porque considera que después de la desmovilización, debe hacerse un completo mapa de las minas antipersonal, pues la mejor forma de levantarlo es con la información de la guerrilla, quien sabe dónde están sembrados estos peligrosos artefactos.

Zuluaga pide también un acompañamiento internacional. El proceso de hecho ya también lo tiene con países garantes como Noruega. Es más, fue en Oslo donde se instaló formalmente la mesa de conversaciones.

En el nuevo planteamiento de Zuluaga, guarda la exigencia de tregua unilateral y no menciona los castigos que deben recibir los guerrilleros, los cuales el lunes, él había fijado mínimo en 6 años de cárcel.

Así las cosas, ahora gravitan en el ambiente una serie de interrogantes que seguro en las próximas horas pueden tener respuestas: ¿Por qué un cambio tan drástico de parte del candidato del Centro Democrático en tan pocos días frente a un tema tan crucial? ¿Qué estarán pensando ahora las FARC? ¿Qué opinión tendrán ahora algunos de los alfiles más influyentes del Centro Democrático como el exministro Fernando Londoño Hoyos, José Felix Lafourie, José Obdulio Gaviria, Paloma Valencia, Alfredo Rangel, entre otros, todos feroces críticos del proceso de paz en La Habana con la guerrilla? ¿Y, sobre todo, que dirá el expresidente Álvaro Uribe Vélez?

Y, lo más trascendental, ¿este viraje le quita o le suma votos de cara a las elecciones del 15 de junio?

http://www.semana.com/nacion/articulo/zuluaga-dice-ahora-que-continuara-dialogo-con-las-farc/389815-3

 

Verdes dejan en libertad a sus seguidores para votar en segunda vuelta.

Luego de 10 horas de reunión, la Alianza Verde decidió no apoyar a ningún candidato en segunda vuelta y dejar en plena libertad de voto a la bancada y su militancia.

Enrique Peñalosa, excandidato presidencial de los Verdes, leyó un comunicado en el que explica que “hemos decidido no expresar apoyo público a ninguno de los dos candidatos presidenciales en contienda. Invitamos a cada uno de nuestros electores a votar por la alternativa que mejor interprete los principios y propuestas programáticas de nuestra alianza verde y ciudadana”.

Se conoció que hubo tensión en algún momento de la reunión debido a que no se fijaba una posición concreta frente al proceso de paz, tal cual lo expresó la representante Ángela María Robledo, pero finalmente se adoptó por rodear los diálogos de La Habana.

“Consideramos esencial la continuación y culminación de las negociaciones de La Habana. No hacerlo sería un error histórico”, dijo Peñalosa.

Aseguraron los verdes que no apoyar los diálogos con la guerrilla sería un error histórico.

Esta es la declaración completa de la Alianza Verde:

Queremos expresar una vez más nuestro agradecimiento a las mujeres y hombres que nos acompañan desde todos los rincones del país a construir nuestra Alianza Verde y ciudadana. Nuestro compromiso para construir este proyecto alternativo, que elimine las prácticas de la política tradicional, y las sustituya por una manera distinta, decente y constructiva de hacer política y ejercer el gobierno al servicio de los colombianos sigue adelante.

Sabemos, y nos enorgullese, que nuestros votantes son ciudadanos libres y autónomos, que toman sus decisiones políticas y electorales pensando en los mejores intereses de nuestro país.

Los invitamos a votar en la segunda vuelta presidencial masivamente, a salir de la apatía y la abstención. Su voto es lo único que tiene el poder de transformar nuestro país. También los invitamos a dejar atrás los odios y concentrarnos más bien en la construcción de una Colombia en la que todos quepamos.

Interpretando el sentir de nuestros líderes y electores a lo largo y ancho del país, hemos decidido no expresar apoyo público a ninguno de los dos candidatos en contienda. Invitamos a cada uno de nuestros electores a votar por la alternativa que mejor interprete los principios y propuestas programáticas de nuestra Alianza Verde y ciudadana, de los cuales queremos destacar los siguientes:

1. Consideramos esencial la continuación y culminación de las negociaciones en La Habana. No hacerlo sería un error histórico. Insistimos que esas negociaciones de paz deben ser una política de Estado que se mantenga de gobierno a gobierno. Aunque siempre habrá el riesgo de fracaso eventual en cualquier negociación, debemos comprometernos a fondo con las que están en curso, que de tener éxito, nos evitarían décadas de violencia, decenas de miles de jóvenes colombianos muertos y harían posible la inversión y el progreso de nuestras regiones. Hacemos nuevamente un llamado a todos para que entendamos que la paz requiere garantizar los derechos a la verdad, justicia y reparación para todas las víctimas. También que la paz no se puede lograr con impunidad, pero tampoco sin generosidad.

2. No podrá ser posible ni la paz, ni el progreso, mientras la legitimidad de nuestro Estado y de nuestra sociedad misma estén carcomidas por la politiquería que produce ineficiencia y corrupción. Tan importante como las negociaciones en La Habana, es una decisión de cambiar las prácticas clientelistas y corruptas, como los cupos indicativos de los Congresistas, y también de hacer una reforma política y electoral de fondo. Ambos pasos son indispensables para que la política se reconcilie con la ciudadanía y recobre su confianza para representarla.

3. Hagamos un gran pacto nacional para garantizar el derecho efectivo a recibir educación y salud de calidad. Ambos son condiciones indispensables para lograr un país equitativo, ambientalmente sostenible, con oportunidades para todos y para alcanzar la verdadera paz.

4. Trabajar por una Colombia más igualitaria y un apoyo especialmente decidido al bienestar campesino y de todas las etnias de nuestra Colombia rural; la paz depende, por encima de todo, de cumpirle a ellos. También de una reforma urbana que incluya una intervención estatal decidida y efectiva en las tierras urbanas y suburbanas, para que los colombianos más pobres no tengan que recurrir a la urbanización ilegal y sacrificar su calidad de vida.

5. Nuestros verdaderos recursos estratégicos son el agua y la biodiversidad, su protección y adecuado uso deben ser la prioridad nacional. Siempre que haya conflicto entre la minería u otra actividad económica y el ambiente, debe darse prioridad a la protección del ambiente.

Seguiremos trabajando para que esos propósitos sean una realidad. Y continuaremos la construcción de la esperanza, de nuestro proyecto independiente de Alianza Verde y ciudadana para que en futuras oportunidades Colombia pueda escoger mejor.

http://www.caracol.com.co/noticias/actualidad/verdes-dejan-en-libertad-a-sus-seguidores-para-votar-en-segunda-vuelta/20140528/nota/2247786.aspx

 

Grupo de conservadores anuncia apoyo a la reelección de Juan Manuel Santos

Los congresistas y el presidente elaboraron un acuerdo programático que tiene como eje fundamental el apoyo a la paz y varias de las políticas económicas y de comercio exterior del Gobierno.

El presidente Santos agradeció esta adhesión y manifestó que el conservatismo le ha dado mucho al país y ha sido fundamental en el Gobierno para el avance de la agenda legislativa, el desarrollo del campo y el respaldo al proceso de paz.

“El triunfo el 15 de junio con este apoyo será contundente y vamos a conseguir la paz con el conservatismo”, agregó.

http://www.caracol.com.co/noticias/actualidad/grupo-de-conservadores-anuncia-apoyo-a-la-reeleccion-de-juan-manuel-santos/20140528/nota/2247300.aspx

Marta Lucía ahora hará campaña con Zuluaga

Como estaba prácticamente cantado, la excandidata del Partido Conservador, Marta Lucía Ramírez, oficializó su adhesión a la campaña de Óscar Iván Zuluaga. El anuncio se hizo en la sede de los azules por parte del senador y director de la colectividad Ómar Yepes, con la presencia de ambos interesados

La unidad tuvo como preámbulo una reunión de más de dos horas en la que Ramírez le solicitó a Zuluaga flexibilizar su posición frente a los diálogos de paz que se adelantan con las FARC en La Habana. La exaspirante, como lo dijo en los debates, está a favor de la resolución del conflicto por la vía del diálogo.

Marta Lucía le hizo una advertencia. “Yo no solamente pongo mi palabra de por medio para decir que usted es lo que el país necesita y que va a cumplir, sino que seré la más dura crítica de su gobierno, vigilando que cumpla este acuerdo programático”, agregó.

Horas antes el presidente-candidato, Juan Manuel Santos, selló un acuerdo con la bancada mayoritaria del Partido Conservador. De los 60 congresistas, 42 le entregaron el apoyo al propósito de reelegirse y de esta manera mantener el proceso de paz que se adelanta en La Habana.

Los conservadores no habían hecho campaña en la primera vuelta a favor del presidente-candidato ya que no querían quedar incursos en doble militancia. Tras las elecciones en las que la candidata de la colectividad, Marta Lucía Ramírez, no pasó a la segunda vuelta, este grupo quedó en libertad de adherir al candidato de su elección.

“El Partido Conservador ha sido parte fundamental de la Unidad Nacional y hemos logrado resultados que el país comienza a percibir”, dijo el presidente Santos en el acto de campaña.

En las cuentas de los azules esta adhesión le sumaría a la campaña de Santos cerca de 1.500.000 votos, lo que le aseguraría el triunfo al mandatario el 15 de junio.

http://www.semana.com/nacion/elecciones-2014/articulo/marta-lucia-ahora-hara-campana-con-zuluaga/389809-3