Las propuestas de los precandidatos del FA en política exterior

Los precandidatos frenteamplistas enfatizan en aumentar los vínculos con la región. Tabaré Vázquez habla de más Mercosur y de ampliar la participación en otros bloques; en tanto Constanza Moreira llama a defender “la patria grande latinoamericana”.

Tabaré Vázquez

Vázquez apuesta a la continuidad de los negocios y acuerdos comerciales tanto en el ámbito del Mercosur como con otros bloques y países. En materia de política exterior, enfatiza en la importancia de posicionar la marca país y de continuar los esfuerzos de participación en organismos multilaterales. Propone retirar las tropas de Haití y estudiar la actual y futura presencia en misiones de paz de la ONU.

Especialmente, el Frente Amplio a nivel regional apunta al desarrollo del modo de transporte multimodal que entiende “consolidará la infraestructura portuaria y vial” en conjunto con la implementación del Puerto de Aguas Profundas en Rocha. Para Vázquez, “esta nueva situación posicionaría a nuestro país en forma inmejorable desde el punto de vista logístico, y como puerta de entrada al Mercosur y al Corredor Bioceánico”.

En ese sentido, el planteo del FA hace énfasis en negociar en el ámbito del Mercosur la extensión del Régimen de Admisión Temporaria, y en el estrechar vínculos y afianzar la integración al mecanismo del Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos (SUCRE). Ambas propuestas “encaminan mejores condiciones para analizar en el futuro una posible membresía plena a dicho grupo, en la medida que “no confronte con nuestros objetivos de integración y negociación en el bloque”.

De la misma forma, se destaca que la política exterior debe tener en cuenta un cambio muy relevante como el hecho de que Brasil sea un país emergente y una potencia global; y en paralelo se agrega que las negociaciones que se establezcan con China deben calibrarse, “entendiendo las recíprocas conveniencias, y las asimetrías entre ambos”.

A nivel regional, el precandidato frenteamplista habla de la importancia de mayor presencia de países del sur en la gestión de los organismos multilaterales, así como también la búsqueda de instancias institucionales que fortalezcan la democracia en la gestión de los problemas económicos y sociales que enfrenta la humanidad.

Respecto a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Vázquez opina que se debe mantener una política de cooperación en los esfuerzos de paz en Colombia. El objetivo, para el FA debe ser “lograr una región de paz con justicia social y sin conflictos armados”.

En materia del apoyo a Naciones Unidas (ONU), el programa del FA habla de estudiar la participación de nuestro país en misiones de paz, revisando dicha participación ante los eventuales cambios que se puedan producir en el contexto de una misión en curso.

En este terreno, se insiste en el retiro paulatino y total del componente militar de la MINUSTAH presente en Haití. Y ello se acompasará con los acuerdos realizados en el marco de la Unasur, “ámbito en el que se debe impulsar un cronograma de retiro que se pueda efectivizar plenamente en el próximo lustro”.

Por otra parte, el proyecto político apela a continuar con el fortalecimiento de la imagen y marca país. El ex presidente procura así desarrollar centros de promoción e inteligencia comercial en los mercados estratégicos de nuestro país, y también localizar centros de información e inteligencia comercial en el interior.

Constanza Moreira

Moreira habla del “internacionalismo” de la izquierda como un aspecto que incluye la proyección del país por fuera del espacio nacional hacia la idea de “bloque”. En ese sentido, destaca la importancia de defender la integración política, económica y social con “la patria grande latinoamericana”; y de “estimular la complementariedad productiva con la región para participar en nuevas cadenas de valor”.

La pre candidata coloca tal concepto como “uno de los diferenciales más grandes del Frente Amplio (FA) con el resto del espectro”. Habla así de continuar la integración latinoamericana no en el aspecto meramente comercial ni económico-empresarial; sino político.

Según afirma Moreira, “el resto de las ideas que el propio programa del FA transmite son compartibles con otras herencias republicanas de vertientes variadas, y se ajustan a la condición de país pequeño, de inserción capitalista periférica”. Adscribe así al predominio de la diplomacia y la negociación sobre la fuerza en todas las relaciones internacionales, a la defensa del multilateralismo, a la necesidad de repensar la integración nacional y regional a partir de la emergencia de China como “global player” y la redefinición de la división internacional del trabajo.

A nivel de propuestas, plantea en primera instancia continuar con la actual estrategia de diplomacia presidencial e incorporar los gabinetes productivos de los países del Mercosur para “extender la complementariedad productiva a otros sectores”. En específico, formula la realización de “estrategias específicas de complementariedad productiva con la región sudamericana para así participar en nuevas cadenas de valor”.

En otro aspecto, sugiere evaluar las Misiones de Paz y comprometer en el análisis a integrantes del FA que estén interesados en trabajar en el tema, no únicamente a los representantes del Poder Ejecutivo.

La pre candidata entiende que “debemos revisar cuidadosamente a quién estamos apoyando en el marco de estas misiones” y critica que la participación sea onerosa para el país. En la materia, se compromete puntualmente a la retirada definitiva de tropas de Haití, con un plazo, cronograma y detalle del proceso de retiro.

A modo de conclusión Moreira promueve la idea de “orientar la política exterior en el marco del diálogo Sur-Sur y la unidad latinoamericana”, y “defender comprometidamente a los países latinoamericanos cuyos gobiernos progresistas encuentren dificultades económicas, políticas o financieras”.

Así, asume una posición de defensa de los procesos de integración regional propios, rechazando fuertemente cualquier posibilidad de integración a bloques alternativos al Mercosur. Además, desestima cualquier iniciativa tendiente a celebrar acuerdos de libre comercio con
países o bloques económicos como la Unión Europea “que comprometan nuestra soberanía en el sistema de compras estatales, o establezcan criterios de propiedad intelectual gravosos para las economías emergentes”.

De ese modo, se compromete a “continuar privilegiando una agenda de trabajo conjunto con Argentina y Brasil, con especial hincapié en los temas relativos a infraestructura, energía, educación, complementariedad productiva y derechos migratorios”.

http://www.republica.com.uy/fa-multilateralismo-y-mas-mercosur/