Latinobarómetro: la economía de América Latina creció pero sigue siendo injusta

América Latina ha evolucionado en lo económico pero sin cambios culturales, lo que hace a esta región tener características excepcionales que no se ven en otras partes del mundo. Así lo sostuvo la socióloga Marta Lagos, directora del Latinobarómetro, al exponer en el seminario para periodistas de la región “Otras caras de la desigualdad: inequidad, corrupción y economía informal en América del Sur”, convocado por la agencia internacional Inter Press Service (IPS).

“La economía creció pero no trajo los beneficios anunciados y, en cambio, aumentó la desigualdad, al punto que al consultar a los latinoamericanos de distintos países cuán justa es la distribución de la riqueza, un 75 por ciento responde que es injusta”, mencionó Lagos.

Sólo un tercio considera que se gobierna para todo el pueblo, por lo que una de las grandes quejas hacia la democracia es que “aquí no pasó nada”.

Marta Lagos destacó que en América Latina el principal valor que las familias transmiten a los hijos es “la obediencia” mientras en el mundo desarrollado es el trabajo. En la región, el trabajo figura en el penúltimo y último lugar.

Los ciudadanos de la región reconocen que sólo el 30 por ciento cumple las leyes, “lo que te habla de Estados débiles, frente a una ciudadanía cada vez más exigente”.

Cuándo se les pregunta qué grupos son los que menos cumplen la ley, en primer lugar ubican a los ricos (63), los políticos (47), los millonarios (44).

Pero la región de ha inundado de “fraude social” por que es visto como “una compensación frente a la desigualdad, entonces no pago la locomoción colectiva, evito pagar impuestos, etc”, precisó la experta. Esto también se da porque las movilizaciones sociales de 2011 desnudan la corrupción y actos que eran aceptables en la sociedad, ya no lo son, “y se abre una ventana con nuevas exigencias para pedir transparencia porque este ciudadano tiene más información”.

En este nuevo escenario, dijo Lagos, “los políticos no entienden nada y siguen halando un lenguaje añejo que los distancia de esta nueva ciudadanía que ya no se ‘compra’ el discurso del pasado y le pide también más transparencia en sus actos”.

Frente a la cada vez menos credibilidad que tienen los políticos, se alza la confianza en los medios de comunicación. Sin embargo, anotó la especialista, las instituciones más creíbles en la región son la familia y los amigos, es decir, el entorno más cercano.

Gonzalo Durán, de la Fundación Sol, apuntó a la desigualdad que a través de la acción fiscal, en vez de mejorarla, se reproduce y el 30,5% del PIB se lo lleva el 1% más rico. Por ejemplo, en Brasil, los pobres reciben 70 y tienen que pagar 35, lo que ocurre también en la mayoría de los países de la región, que “los pobres subsidian a los ricos”.

En Chile, la distribución salarial muestra que el 50,1% de los trabajadores gana menos de 500 dólares al mes; un 19,6% entre 506 y 767 dólares y un 8,5% entre 767 y 958 dólares. Linda Drelen, especialista de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), abordó la informalidad laboral en la región que, al 2012 ascendía al 40,7% de los ocupados. La informalidad no sólo abarca el sector informal, que no cuenta con seguridad social, sino también a los subcontratados que tampoco tienen muchas veces capacidad para negociar colectivamente.

“Como OIT, estimamos que si dejamos sólo al crecimiento económico -del orden del 4,5% anual- necesitaríamos 45 años para reducir la informalidad”, aseveró Drelen.

http://www.sitioandino.com/nota/119823-la-economia-de-america-latina-crecio-pero-sigue-siendo-injusta/