Las propuestas de los candidatos presidenciales para alcanzar la paz

Visiones sobre una paz negociada

Negociación con condiciones

Desde que fue proclamada candidata del Partido Conservador, Marta Lucía Ramírez ha afirmado que continuará con la negociación de paz. Sin embargo, es radical al plantear que el proceso no puede seguir igual. Propone un plazo de seis meses para tener resultados. Mantendrá el equipo negociador, pero incluirá a su vicepresidente y excomisionado de paz, Camilo Gómez. Plantea cuatro condiciones: frenar el reclutamiento de menores, cesar las acciones terroristas, retirar las minas antipersonas y no puede haber impunidad con cabecillas. Ramírez sostiene que el camino a la paz está en la justicia social, el pleno empleo y un trabajo a fondo en el campo, en donde la pobreza es el caldo de cultivo del conflicto.

Vocación de paz

Los estatutos del Polo Democrático plantean que “nos oponemos a la guerra y al ejercicio de la violencia como instrumento de acción política (…) apoyamos la solución política del conflicto armado interno”. Fiel a ese planteamiento, la candidata Clara López “se la juega por completo por la paz”, como asegura. Sostiene que luego de 50 años de guerra llegó la hora de un acuerdo que favorezca a todos los colombianos, que se enmarque en principios de equidad social, acceso a la educación, empleo y desarrollo del campo. López dice que esos son factores que garantizarían una paz estable y duradera. En ese contexto, plantea la creación del Ministerio de la Paz y Reconciliación.

Paz con justicia

El candidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, es reconocido como el principal detractor del proceso de paz con las Farc. Sin embargo asegura que continuará la negociación con condiciones. “Todos queremos la paz y estoy dispuesto a una paz negociada con las Farc. Vamos a negociar bajo la exigencia de cese al fuego unilateral, inmediato y verificable. No acepto cabecillas en el Congreso ni en cualquier cargo de elección. Para lograr la paz, estoy de acuerdo con que se reduzcan penas, pero los que han cometido crímenes atroces tienen que pagar cárcel. La paz no puede ser a cualquier precio”. Zuluaga sostiene que el principal camino a la paz es la seguridad democrática.

 Las llaves de la paz

Desde su discurso de posesión, el presidente Juan Manuel Santos dejó ver la posibilidad de una salida negociada, puerta que abrió con las Farc pese a los enfrentamientos políticos con su antecesor, el exmandatario Álvaro Uribe.

Hoy, Santos se autoproclama el candidato de la paz, pero mantiene la cautela: sabe que cualquier propuesta al respecto dependerá de lo que se acuerde en La Habana y sostiene que “nada está negociado hasta que todo esté negociado”. Sin embargo hace énfasis en los beneficios que tendrá Colombia con la firma de la paz, al dejar de invertir en la guerra y dedicar este presupuesto a salud, educación, infraestructura y desarrollo.

Aunque su apuesta por la paz es criticada, sostiene que “la primera virtud de un soldado y de un hombre de Estado es ser capaz de entender cuándo hay que hacer la guerra y cuándo es necesario hacer la paz”.

La paz no es un asunto electoral

La guerra y la paz han sido temas trascendentales en las elecciones de los últimos 50 años, pero para el candidato de la Alianza Verde, Enrique Peñalosa, este es un interés supremo que debe estar alejado del debate político. Incluso ha criticado al presidente Santos por buscar votos con la paz y sostiene que una cuestión tan importante y seria debe ser tratada como un asunto de Estado.

No obstante, Peñalosa sostiene que continuará con la negociación por la importancia que la paz tiene para todos los colombianos. Su propuesta se resume en “no es posible una paz con impunidad, pero tampoco sin generosidad”. Asegura que el éxito de la negociación “no resuelve las necesidades de los colombianos” y afirma que “hay que mejorar el sistema de salud y seguridad social, y luchar de manera más eficaz contra la pobreza y la delincuencia que ésta genera”.

http://www.elespectador.com/noticias/politica/visiones-sobre-una-paz-negociada-articulo-491736