Concluye en Cuba el XI Encuentro Iberoamericano de Género y Comunicación

Género, sexualidad y trabajo: tríada a debate en Cuba

El respeto a las distintas orientaciones sexuales e identidades de género en el ámbito laboral cubano fue tema de debate en el XI Encuentro Iberoamericano de Género y Comunicación, que sesiona desde el miércoles en La Habana.
Francisco Rodríguez, jefe de información del periódico nacional Trabajadores, explicó a los presentes que este órgano de prensa, al estar vinculado a la vida sindical de Cuba, ha seguido de cerca las polémicas en torno al desempeño de las personas homosexuales y transgénero en sus distintas ocupaciones.

Más de una vez nuestro semanario ha publicado cartas sobre situaciones de acoso laboral por preferencias de sexo o prácticas de vida personal, de las cuales se hicieron eco las redes sociales, ya que en la Isla, aunque no tiene todo el alcance necesario, el debate sobre los derechos sexuales existe y tiene apoyo institucional, afirmó.

De hecho, ese intercambio ha derivado en prácticas legales, ejemplo es que en el XX Congreso de la Central de Trabajadores, al aprobar el nuevo código laboral, se incluyó en su contenido que la orientación sexual y la identidad de género no podían ser motivo de discriminación, resaltó.

Por su parte, Claudia Martínez, periodista de la emisora Radio Ciudad del Mar (RCM) en la central provincia de Cienfuegos, comentó con la AIN el caso de Liana López, quien desde 2008 está involucrada en un proceso legal a causa de ser separada de su cargo desde que decidiera formar pareja con otra mujer.

Mis colegas de RCM y yo, a partir de ese caso, hicimos una investigación más amplia, y nos percatamos de que la conducta discriminatoria no es considerada en nuestro país un delito y no está por tanto recogido en el Código Penal, subrayó.

Por suerte, la situación de Liana fue denunciada a los abogados del Centro Nacional de Educación Sexual, un mecanismo inexistente hace solo cinco años y que ya ha dado curso a varias quejas, como mismo es un gran avance las modificaciones al Código Laboral, pero falta agilizar estas demandas, cuya solución es muy dilatada, expresó.

El XI Encuentro Iberoamericano de Género y Comunicación sesiona hasta este viernes en el Hotel Nacional de Cuba bajo el lema El desafío de las audiencias: comunicación y comunidad, y cuenta con la participación de especialistas de Cuba, México, Colombia, República Dominicana y España.

http://www.ain.cu/sociedad/1632-genero-sexualidad-y-trabajo-triada-a-debate-en-cuba

No es solo un espacio para mujeres

 

En el contexto de necesarios de­bates sobre el enfoque y la equidad de género en nuestros medios de comunicación, salta a la vista el reto, cada vez mayor, que los y las periodistas tenemos al crear un produc­to comunicativo que eduque a las au­diencias en estos importantes temas.

Granma conversó acerca de ello con Bárbara Doval, vicepresidenta de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) y presidenta del comité organizador del XI Encuentro Ibe­roamericano de Género y Comunicación, evento bienal que culmina hoy en La Habana.

—¿Cómo se sitúa actualmente en nuestros medios de comunicación el enfoque de género?

—Yo creo que junto a las buenas prácticas aún cometemos errores, y que hace falta sensibilizar a las personas que deciden, que editan, que toman fotos o hacen los diseños. Se trata de una tarea de sensibilizar, para que las personas se vayan asomando al tema, y que exista una mayor conciencia.

“En estos 22 años se ha hecho mucho, pero todavía es insuficiente. Yo creo que lo más importante es que hoy la voz de avanzada, esa voz para insertar una mirada ‘otra’, está viniendo de la mano de la academia y de las personas más jóvenes que se están graduando, porque ya se está insertando en los estudios de pregrado, cada vez con más frecuencia, el enfoque de género.

“En el evento anterior, hace dos años, en todo el país se presentaron 107 trabajos, entre productos comunicativos y ponencias. Este año, solo en la región oriental de la Isla, se presentaron 107 productos y en todo el país 275. Esto habla de una mayor inquietud por el tema, de mayor preocupación y de más ocupación. De esa cantera salieron 45 propuestas, pero pudieron salir otras tantas. Y lo más valioso es que se debaten te­mas relacionados con todas las esferas de la sociedad.

“En esa avanzada hay que destacar con creces a la Cátedra Mirtha Aguirre del Instituto Internacional de Periodismo José Martí que preside la Doctora Isabel Moya, y todo lo que se está haciendo en las academias cubanas.

“Son pasos con los que poco a poco se va haciendo una red. Creo que lo más importante es no pensar, y no permitir que se piense, que es­to es un espacio de mujeres, sino un es­pacio para el respeto hacia el ser hu­mano, un espacio para que todos seamos más conscientes de que ha­ce falta realmente hacer un periodismo responsable, lo cual significa un periodismo que cuestiona, que problematiza, profundiza, un periodismo que busca causas y que su­giere so­luciones para transformar, siempre para mejorar nuestra realidad y en ese sentido hemos dado pasos.

“Como parte de esa estrategia yo creo que también hay que dar un crédito importante a lo que sucedió con el IX Congreso de la UPEC, que también mostró un gremio mucho más preparado, con mayor número de grado científico como parte de su membresía y que ha sido un impulso importante para que nos demos cuenta de que hace falta construir la comunicación en Cuba, y esa construcción tiene que ser también des­de las redacciones periodísticas, don­de los periodistas participemos de la confección de nuestras agendas me­diáticas.

“Debemos darle participación a más voces, de diferentes edades, de di­ferentes colores, ocupaciones, ori­en­taciones, que realmente se bus­que esa diversidad en la mirada, que tam­bién a veces está ausente”.

—¿Cuáles son los principales errores que persisten en los productos comunicativos al abordar el enfoque de género?

—De acuerdo con lo que se de­bate en estos encuentros y a partir de investigaciones realizadas, entre los principales errores está el asumir estereotipos ya asentados y que muestran a la mujer “dependiente de”, o a la mujer solamente anclada a la ma­ternidad y no por su valor como profesional, como hacedora, como transmisora de roles de bienestar, como productora.

“A veces sin ser conscientes somos transmisores de violencia de manera muy sutil o repetimos de manera acrítica contenidos e imágenes que denigran o colocan en una posición de inferioridad a la mujer o a otro ser humano, o no citamos como fuentes autorizadas en diferentes temas a las mujeres.

“También se pudiera mencionar la manera en que construimos nuestros textos, entendidos también co­mo audiovisuales y hay que tener mucho cuidado con las imágenes, con los sonidos. Porque es un error a veces hacer trabajos lineales, superficiales, no indagadores”.

—Ese sería el camino a seguir por los periodistas, pero ¿cuál sería entonces el papel de las instituciones en ese sentido?

—Es un camino largo, que se ha recorrido desde la Federación de Mu­jeres Cubanas (FMC), la Aso­cia­ción de Comunicadores de Cuba (ACC) y la UPEC, que tiene que se­guir potenciando espacios de debate, espacios donde cada vez el crecimiento sea superior a partir del contraste de ideas, de fuentes; además continuar defendiendo la autosuperación a partir de nuestros propios saberes, o la especialización, entre otras cosas para captar esas herramientas y hacer un periodismo mucho más de cambio.

—A partir de las ponencias que se han expuesto en el Encuentro sobre la situación de las mujeres y la lucha por la igualdad de género en muchos países de Lati­noa­mé­rica, ¿representa Cuba un modelo a seguir en ese sentido?

—Yo creo que lo más importante que existe en Cuba es una voluntad política, que nació con la Revolución, sobre todo para dignificar el papel de la mujer. La FMC es una de esas evidencias, pero creo que sí, aunque es muy difícil a veces conciliar los espacios públicos y los pri­vados.

“También cuesta trabajo a la mujer profesional defender su individualidad como parte de los espacios privados, esa es una misión aún difícil. Por eso es que en la medida en que seas más dueña de esas herramientas puedes defender tu espacio público. A veces hasta las profesionales, las personas que más recursos tienen para comunicarse, para moverse socialmente, también son estereotipos del patriarcado, de esa hegemonía del ‘macho’.

“Y me atrevo a asegurar que Cuba es referente, sobre todo por las herramientas que ha puesto en ma­nos de las mujeres, por las legislaciones a su favor, y ahora estamos por perfeccionar nuestro Código de Fa­milia. Existe un Plan de Acción Nacional derivado de la Conferencia de Beijing, que da seguimiento al tratamiento del tema de la mujer. Pero además, desde los objetivos de la conferencia del PCC se habla de la no discriminación a los seres humanos, y eso es clave y sienta las bases en todo lo que podemos hacer, pero aún queda mucho por andar”.

http://www.granma.cu/cuba/2014-05-29/no-es-solo-un-espacio-para-mujeres