Honduras: Ley abre juego a la privatización de la energía eléctrica

Con la Ley General de la Industria Eléctrica se pretende ordenar el mercado energético nacional al igual que liberalizarlo para el desarrollo de la competitividad de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), factor que hará posible una disminución tarifaria, aseveró el gerente general de esta dependencia estatal, Emil Hawit Medrano en una entrevista concedida a Diario TIEMPO.

Además, el funcionario -quien dirige la estatal eléctrica desde el 2012- expresó que “todo el que se resista a esta ley es que no quiere competir, quiere seguir pegado de la ENEE con contratos fijados por 25 a 30 años y con esta legislación nadie puede tener esos contratos si no es en base a licitación”.

El pasado 20 de mayo fue publicado en el diario oficial La Gaceta el decreto legislativo 404-2013 que contiene este marco jurídico, pero será luego de 45 días que entrará en vigencia, es decir hasta el próximo 4 de julio, conforme a su artículo 31.

A continuación las respuestas a una serie de interrogantes planteadas a Hawit Medrano respecto a esta temática:

¿En qué consiste la Ley General de la Industria Eléctrica?

La ley es bien amplia y conceptualizándola consiste en poner a la vanguardia a la ENEE en relación a todas las empresas eléctricas de la región y del mundo, liberalizando lo que es la energía; obviamente quitando el monopolio estatal y buscando la competitividad. Esto lo que permitirá por un lado es que las cadenas que están involucradas dentro del sector eléctrico funcionen de acuerdo a la competencia de oferta y demanda, a las necesidades del mercado.

Con la entrada en vigencia de esta legislación ¿Cuál será el futuro que le deparará a la ENEE?

Sacarla de la crisis financiera que existe, tenemos mucho tiempo de estar trabajando en buscar la eficiencia de la ENEE, nos damos cuenta que hay una pérdida excesiva de energía en promedio de un 30 a 32 por ciento, el 20 por ciento de eso es robo y el 10 por ciento es técnico. En cualquier insitución eléctrica de estándares normales esa pérdida debería de andar en un 12 por ciento; nuestra aspiración es llevarla en su totalidad en un 15 por ciento en tres a cuatro años.

¿Qué papel desempeñará la Comisión Reguladora de Energía Eléctrica (CREE) que sustituirá a la Comisión Nacional de Energía?
Es la que va a mandar y se encargará de hacer primero toda la reglamentación, dictará las pautas y mediará a través de sus leyes todo lo que concierne a la parte energética del país, todas las licitaciones, las compras, los precios; hay un proceso para la CREE, se nombrarán tres comisionados a través de propuestas hechas por una junta nominadora.

¿En cuantó tiempo y cómo se hará la selección de las empresas encargadas de la generación, transmisión, distribución y comercialización de electricidad?

Lo que entra en operación es la distribución, transmisión, despacho y alumbrado público y creemos que en 90 días la distribución estará haciendo un concurso nacional e internacional para buscar el operador que ya empiece a trabajar en las pérdidas de la empresa. En cuanto a transmisión dentro de poco habrá una licitación para la parte técnica a efecto de ver todo lo que es seguridad energética y calidad de energía que necesita el país.

¿Qué expectativas tiene el Estado en torno a esta ley?

Las expectativas es que ahora todo el mundo tiene que competir, el problema que la ENEE ha tenido es que es un monopolio y ha sido deficiente totalmente, tanto en la parte técnica como financiera; vamos a dar un paso adelante, liberalizamos el mercado energético. Ya nadie puede comprar energía, la estatal ni nadie puede venderle ni comprarle a través de contratos o negociaciones directas, todo tiene que ser por medio de distribuidores y comercializadoras, creando una competitividad que produce la baja en los precios.

¿Cuáles son los mitos y realidades de esta legislación?

La realidad de las cosas la tenemos en El Salvador, Panamá que están trabajando muy bien. Guatemala tiene 700 megas de exceso de energía, nosotros hoy por hoy estamos debajo de la capacidad de la necesidad de energía que tenemos; el kilovatio de energía que se cobra hoy es el más barato de Centroamérica y es complicado cuando el gobierno central tiene que absorver gran parte de las pérdidas que tiene por deficiencia de la ENEE y los robos que se están haciendo. Privatización no hay, lo que estamos haciendo es una tercerización.

¿Por qué los miembros del Sindicato de Trabajadores de la ENEE se han opuesto a la Ley de la Industria Eléctrica?

Los cambios son dolorosos estamos acostumbrados a depender de la ENEE, que la empresa pague todo, tener tarifas preferenciales y a una super población de empleados en todas las instituciones; ellos (sindicalistas) miran que vamos a ordenar. Todos los cambios son dolorosos, sin embargo hemos trabajado en la mayoría de los cambios de la estatal eléctrica con ellos, están en todos los cómites técnicos, donde están aprobando los cambios que hemos hecho.

¿De qué manera será posible la exportación de energía con las pérdidas que registra la ENEE en esta materia?

Hoy no podemos, podríamos nada más exportar energía en las horas que no son pico. En lo que es las pérdidas no hay ningún problema porque se exporta de acuerdo a donde ponga la energía; le hemos vendido a Panamá y es importante que sepan que los otros países tienen crisis energética.

¿Seguirá en su cargo en la Gerencia General de esta dependecia del Estado y por ende dirigiéndola?

Eso hay que preguntarle al Presidente de la República, que es el que tiene la postestad de poner y quitar funcionarios, yo estoy a la disponibilidad del presidente (Juan Orlando) Hernández y si él cree necesario que le siga ayudando. Cuando por mis posibilidades familiares no pueda seguir, lo hablaré con él.

TRANSFORMACION

De acuerdo al artículo 29 de esta legislación, antes del 1 de julio de 2015 la ENEE deberá transformarse en entidad y completar el proceso de división en una empresa de generación, transmisión y operación del sistema y al menos una de distribución.

http://www.tiempo.hn/portada/noticias/la-energia-dejara-de-ser-un-monopolio-del-estado