Crisis migratoria infantil: dispar balance de los presidentes centroamericanos tras reunión con Obama

País busca fondos en entes internacionales

El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, calificó ayer como “fructífera” la reunión de ayer con el mandatario de EE.UU., Barack Obama, en la que aseguró que se alcanzaron compromisos para lograr una estrategia a largo plazo dirigida a atajar las causas que llevan a emigrar a miles de niños y jóvenes centroamericanos.

El encuentro, dijo, permitió el “compromiso para empezar a hacer los estudios y trabajar en los lineamientos de los montos para lograr una estrategia más de largo plazo que elimine las raíces estructurales vinculadas a la desigualdad, a la pobreza, la inseguridad”. El ministro de Exteriores salvadoreño, Hugo Martínez, que acompañó al presidente en su viaje oficial, indicó que los equipos están ya trabajando “en el plan de largo plazo que puede ir por un periodo de 5 a 10 años para atajar las causas estructurales de la migración”.

El mandatario espera que el Congreso estadounidense apruebe los $3,700 millones que ha solicitado Obama para paliar la crisis y aseguró que su “percepción””, tras las reuniones que ha mantenido en estos dos días de visita oficial con líderes del partido demócrata y republicanos, es que “están en la idea de acelerar el apoyo”. “Nosotros esperamos que la petición de fondos que ha hecho el presidente Obama sea aprobada antes de las vacaciones de agosto”, aseguró, al tiempo que mencionó que trabajarán con instituciones internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo para conseguir apoyo para programas educativos y de formación profesional. “Nosotros queremos que en nuestros países (los ciudadanos) tengan oportunidades y ese es parte de mi compromiso”, afirmó.

Obama recibió en la Casa Blanca conjuntamente a Sánchez Cerén y a los presidentes de Guatemala, Otto Pérez Molina, y Honduras, Juan Orlando Hernández, con el objetivo de buscar soluciones ante la llegada masiva de menores indocumentados.

http://elmundo.com.sv/pais-busca-fondos-en-entes-internacionales

 

Presidente de Guatemala califica de exitosa la visita a Washington por asunto migratorio 

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, calificó de exitosa la gira de trabajo que realizó junto con sus colegas de Honduras (Juan Orlando Hernández) y de El Salvador (Salvador Sánchez Cerén) a Washington, que incluyó una reunión en la Casa Blanca con el jefe de Estado de Estados Unidos, Barack Obama, para buscar soluciones a la migración de los niños de los tres países centroamericanos.

Pérez Molina se mostró “satisfecho” por la reunión mantenida con Obama el viernes, en la cual hubo un compromiso para que los niños migrantes indocumentados sean mejor atendidos y se les respeten sus derechos en EE. UU.

“Los niños van ahora a ser mejor atendidos, respetados sus derechos y van a acelerarse los procesos para que los que tengan familiares pueden ser reunificados”, aseguró el mandatario guatemalteco.

Agregó que en el encuentro “hubo claridad” a la hora de reconocer que debe “haber un respeto a la ley” estadounidense y que las naciones de origen deben estar capacitadas “porque los (menores) que no estén preparados para permanecer en EE. UU. serán regresados a sus países”.

Además, Pérez Molina pidió a su homólogo estadounidense la posibilidad de otorgar un Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés) a los migrantes de Guatemala, que es uno de los países más vulnerables a los desastres naturales, aunque dijo que está consciente de que la circunstancia provocada por la crisis humanitaria “no es la más favorable” pero Obama y su secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, “tienen la cuestión en la mesa”, dijo.

Las reuniones sostenidas entre las autoridades centroamericanas y norteamericanas también dejaron la aprobación de un plan que involucra al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en el cual se pretende invertir 2.000 millones de dólares para programas de desarrollo educativo, económico y social.

Pérez Molina reconoció que la postura de Obama al abordar la problemática fue de entendimiento, pues le dio el valor humanitario al fenómeno, a la vez que destacó el respeto por los derechos de los niños, como Centroamérica lo había planteado inicialmente.

Obama, por su lado, reconoció la responsabilidad de trabajar en conjunto con los países de Centroamérica para frenar el flujo migratorio proveniente de los tres países del Triángulo Norte.

“Nosotros reconocemos nuestra responsabilidad en este tema, en el del tráfico de droga y el tráfico de armas. Estamos trabajando para que la gente tenga el progreso económico, para que la economía siga creciendo y para que se pueda reunificar a las familias”, afirmó.

“Si trabajamos conjuntamente en la coordinación de nuestros esfuerzos y Estados Unidos presta oído a las ideas de los presidentes sobre cómo podemos generar mejores oportunidades, tengo la plena confianza en que podremos resolver este problema”, sostuvo.

Durante la reunión del viernes, los gobiernos de Estados Unidos, Guatemala, El Salvador y Honduras también acordaron trabajar de forma conjunta en planes de seguridad, desarrollo y gobernabilidad para evitar el tráfico de niños y de armas.

“Si trabajamos de manera conjunta y coordinada, y Estados Unidos escucha las ideas de estos mandatarios y cómo ellos están creando más posibilidades en sus países, podemos resolver el problema gracias a su cooperación”, manifestó el mandatario estadounidense.

http://www.agn.com.gt/index.php/component/k2/item/18393-presidente-de-guatemala-califica-de-exitosa-la-visita-a-washington-por-asunto-migratorio

 

“No hay expectativas de lograr estatus de refugiados para niños migrantes”: presidente hondureño

El presidente Juan Orlando Hernández admitió que las posibilidades de que Estados Unidos otorgue un “estatus de refugiados” a los miles de niños migrantes que han viajado a ese país ilegalmente y que es detenidos en centros especiales, es casi imposible.

El presidente hondureño, después de reunirse con el presidente Obama y los mandatarios de El Salvador y Guatemala, para tratar la problemática migratoria de niños, dijo que se estudia la posibilidad de estructurar un proyecto piloto para tramitar en Honduras la concesión del estatuto de refugiados a algunos menores, pero de igual manera aceptó que contempla casos muy limitados, por lo que no debe crear “expectativas”.

Tras conocer la posición del presidente Obama, Hernández pidió “cautela” sobre el referido proyecto y que se informe al respecto de manera precisa, que se debe “ser muy cuidadoso con esa situación porque pudiera generar mucha expectativa. Primero es un tema que no se ha definido y lo otro es que aplicar a un estatus de refugiado, el presidente Obama, ha dicho que es sumamente limitada la oportunidad para poder calificar”.

Respecto a la posición del gobierno de Estados Unidos, Hernández dijo que le preocupa esa información porque, así como esa, surgieron otras. “Y por la falta de claridad en la información, muchos coyotes se aprovecharon de las familias”. Que hasta donde él conoce y que se les explicó “a ese estatus sólo podrían optar aquellos que huyan de la violencia del Estado”.

Sobre el mismo tema, se confirmó que funcionarios de la administración están estudiando distintas opciones para hacer frente al problema migratorio, entre ellas, la de evaluar en los propios países de origen qué menores pueden ser candidatos a una emigración legal a Estados Unidos mediante la concesión, por ejemplo, del estatuto de refugiado, si lo ameritan.

Por otra parte, se mostró satisfecho por los encuentros mantenidos durante su visita de dos días en Washington, en los cuales dijo, “ha quedado claro que el narcotráfico y el crimen organizado no sólo es un problema de Centroamérica”.

“Por primera vez, por lo menos yo escucho algo generalizado, tanto en el Congreso como en la Casa Blanca, de que el problema del crimen organizado es un tema de responsabilidad compartida”, añadió el Gobernante y quien hizo énfasis sobre el hecho que apunta a ser una de las causas fundamentales de la crisis de migración infantil.

El titular del Ejecutivo reiteró que no obstante y más allá de las soluciones inmediatas para los niños migrantes, el Triángulo Norte de Centroamérica (Honduras, Guatemala y El Salvador), necesita un plan “a largo plazo y una inversión por parte de Estados Unidos que ayude a combatir la violencia en la región”.

Hernández confirmó tras su reunión con Obama que “hay una voluntad de trabajo al respecto, en la que además se verán involucrados organismos internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), para apoyar en los aspectos técnicos”.

Asimismo el presidente estadounidense que a par de esa disposición se hará respetar la ley de su país.

http://www.hondudiario.com/?q=node/11275

 

$300 mills. a la región ante crisis migratoria

El gobierno del presidente estadounidense Barack Obama se comprometió a proveer un fondo adicional de $300 millones, luego de una necesaria aprobación del Congreso, que servirían enfrentar de manera inmediata la crisis migratoria en El Salvador, Guatemala y Honduras.

Obama recibió ayer en la Casa Blanca al presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, el del Salvador, Salvador Sánchez Cerén, y el de Honduras, Juan Orlando Hernández, con quienes convino en tratar el problema como una “responsabilidad compartida”.  Los cuatro gobernantes acordaron trabajar por un “plan integral”, que haga frente a las causas profundas de la crisis migratoria infantil.

“Expresamos nuestro compromiso de trabajar juntos con un espíritu de responsabilidad compartida para resolver las causas subyacentes de la migración, reduciendo la actividad criminal y promoviendo una mayor oportunidad social y económica”, afirmaron los cuatro mandatarios en una declaración conjunta tras la cumbre.

“Como un primer fondo para enfrentar la crisis son $300 millones, es para enfrentar la coyuntura inmediata, pero también estamos tratando de levantamiento de fondos de más de largo plazo”, detalló el gobernante salvadorño, Salvador Sánchez Cerén, en Washington, después de la reunión entre Obama y sus homólogos de Guatemala, Otto Pérez Molina, y Honduras, Juan Orlando Hernández.

Los fondos son adicionales a la ayuda brindada por Estados Unidos, que asciende a casi $130 millones a El Salvador, Honduras y Guatemala para programas relacionados con la salubridad, educación, cambio climático, crecimiento económico, cooperación militar y ayuda para la democracia. El Salvador, por ejemplo, recibirá $20 millones para construir 77 centros de alcance hacia los jóvenes.

Sánchez Cerén aseguró que “no solo esperan esta donación”, sino recurrir al sistema financiero internacional.

Compasión pero respeto a leyes

El presidente estadounidense reiteró las desaveniencias que causan los viajes ilegales a su país, pero reconoció también que hay corresponsabilidad en la crisis.

Obama advirtió a sus invitados centroamericanos que los niños indocumentados que no cumplan los requisitos que establece la ley estadounidense para recibir amparo “serán deportados a sus países de origen en algún momento”.  Aseguró que el Gobierno de EE.UU. está mostrando “gran compasión” por los pequeños, pero añadió no solo es una nación de inmigrantes, sino “de leyes” que deben ser cumplidas.

Obama se mostró dispuesto a colaborar con un plan integral que afronte la violencia que experimenta Centroamérica como consecuencia de sus altos niveles de inseguridad y la omnipresencia del crimen organizado.

Los $300 millones definidos para la región forman parte del plan de emergencia para la crisis fronteriza que solicitó al Congreso y que aún no ha sido aprobado por el Legislativo.  El presidente estadounidense urgió a los congresistas a no irse de vacaciones a finales de la semana que viene sin dar una respuesta a su petición de fondos extraordinarios.

Los líderes centroamericanos valoraron su intercambio de impresiones con Obama, aunque abandonaron la Casa Blanca sin escuchar mucha concreción, como la reclamada ayer el guatemalteco Pérez Molina, quien pedía la creación de un “Plan Centroamérica”, similar al conocido “Plan Colombia” o al “Plan Mérida”.

El propio presidente de Guatemala se aventuró a proponer una cifra para dicha actuación, $2,000 millones, cantidad que solo supondría un 10% de la inversión que Estados Unidos hace en el reforzamiento de su frontera, con un enfoque de prevención mucho más eficaz.

Acuerdos

Reconocimiento de responsabilidad mutua

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, aseguró que por primera vez escuchaba “algo generalizado, tanto en el Congreso como en la Casa Blanca” de que el problema de crimen organizado es una “responsabilidad compartida”. El presidente estadounidense, Barack Obama, destacó que deben trabajar de manera coordinada y planes de acción a larzo plazo para combatir la inseguridad y la pobreza.

Lucha por la disuasión y contra la desinformación

El gobernante estadounidense pidió a los tres jefes de Estados centroamericanos que respondan a sus obligaciones de luchar contra la desinformación y trabajen en todo lo posible para disuadir a los menores y sus familias que desistan de emprender el viaje hacia el norte. Los presidentes insistieron en continuar persiguiendo redes criminales que explotan a esta población vulnerable y que arriesgan la vida de las personas.

Financiamiento adicional para programas a largo plazo

De acuerdo a la información oficial de la Casa Blanca, además de los $300 millones como primer fondo para la región para atender las repatriaciones y asegurar fronteras, Estados Unidos “busca trabajar con Centroamérica, México, Colombia, bancos de desarrollo multilaterales y otros socios internacionales para desarrollar un plan sostenible y bien coordinado para resolver los desafíos que Centroamérica enfrenta”.

Reuniones clave

Respaldo de la OEA

El jueves, los tres mandatarios participaron en una sesión protocolar del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Emitieron una declaración en donde se expresa el problema debe ser abordado desde una “perspectiva humanitaria y debe garantizar las condiciones de bienestar y trato digno que permita atender a cada niño de acuerdo con los derechos que le confiere la legislación de este país y la legislación internacional, y permita también la reunificación familiar en los casos que correspondan”.

Buscan financiamiento

Los presidentes de El Salvador, Guatemala y Honduras se reúnen con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, para buscar mecanismos conjuntos que ayuden a generar oportunidades en los tres países, con énfasis en las comunidades propensas a emigrar. Buscan financiamiento a largo plazo.

Congreso de Estados Unidos

El jueves, el ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, se dirigió al Capitolio para participar en una mesa de trabajo con el comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense. La reunión, presidida por el senador Robert Menéndez, también tuvo la presencia de

los senadores Harry Reid (D-Nevada), Marco Rubio (R-Florida). También, los presidentes participaron en una reunión en la oficina del presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner (R-Ohio), donde estuvieron varios miembros de la misma.

Migración a EE.UU. de niños sin sus padres

57 mil

Niños indocumentados que cruzaron ilegalmente  la frontera sur de Estados Unidos desde octubre de 2013. No eran acompañados.

50% baja

La llegada de menores no acompañados que ingresan a la frontera sur disminuyó a la mitad durante julio. Ello fue reconocido por los EE.UU.

$3700 Millones

Monto total que ha solicitado el presidente Barack Obama al Congreso de Estados Unidos. Dentro de esto, $300 millones serán para la región.

http://elmundo.com.sv/300-mills-a-la-region-ante-crisis-migratoria

 

Se esperaba más de cumbre con Obama

La cumbre de presidentes centroamericanos con su homólogo estadounidense Barack Obama, al parecer, no dio los frutos esperados, en la opinión de analistas locales.

El pasado viernes los presidentes de Honduras, El Salvador y Guatemala, Juan Orlando Hernández, Salvador Sánchez y Otto Pérez, respectivamente, se reunieron con su homólogo estadounidense Barack Obama para debatir y buscar soluciones a la crisis migratoria que afecta a todas estas naciones.

Raúl Pineda Alvarado, analista político, dijo que uno de los puntos importantes de la cumbre es que se deportarán a los indocumentados respetándoles sus derechos humanos.

Sin embargo, dejó entrever que los alcances, al menos los que habían proyectado los mandatarios, no fueron logrados.

Estados Unidos ha declarado crisis humanitaria por el masivo flujo de migrantes indocumentados hacia su territorio, especialmente niños no acompañados y unidades familiares, es decir, madres o padres acompañados con uno o más hijos.

Desde octubre de 2013 hasta la actualidad, la Patrulla Fronteriza ha capturado 57 mil menores no acompañados y unas 40 mil unidades familiares.

Hay que recordar que, en general, los mandatarios aspiraban a que Estados Unidos revisara caso por caso de los niños antes de deportarlos, sin embargo, Obama fue claro al afirmar que se aplicarán las leyes y se retornarán a los que ingresaron de manera irregular.

Los presidentes también peticionaron para que prevaleciera el interés superior del niño. En ese sentido, vale destacar que la mayoría viajó hacia Estados Unidos para reencontrarse con sus padres o huían de la delincuencia.

Lo destacable de este encuentro es que el presidente Obama aceptó que hay una corresponsabilidad en la crisis, lo que agradó a los mandatarios de la región.

Bajo este panorama, en el que aparentemente todos los indocumentados serán deportados hacia los países de origen, el comisionado nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, consideró imperativo combatir las causas que generan la emigración.

Analizó que entre las causas que originan la migración irregular destacan: la violencia, la falta de oportunidades y de desarrollo humano.

Herrera Cáceres planteó que “ahora lo más importante es estructurar rápidamente ese plan para Centroamérica y determinar cuándo y cómo se va aplicar”.

Niños no acompañados

Datos recabados por el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos indican que entre 2009 y mayo de 2014 alrededor de 77,243 menores inmigrantes no acompañados han ingresado a Estados Unidos, de los cuales 27,579 proceden de Guatemala, seguido por Honduras con 25,985 y El Salvador con 23,679.

El comisionado afirma además que entre enero y mayo de 2014 ingresaron a Estados Unidos 34,611 niños no acompañados, de los que 11,479 son de origen guatemalteco, 13,282 de Honduras y 9,850 de El Salvador.

Estas estadísticas revelan que la mitad de los niños hondureños capturados desde 2009 hasta la actualidad fueron retenidos en este año, según el comisionado.

https://www.elheraldo.hn/pais/732770-214/se-esperaba-m%C3%A1s-de-cumbre-con-obama