Diferentes representantes de la “estadidad” creen que es momento propicio para anexarse a EEUU

De cara al reciente anuncio del Gobernador en cuanto a la deseabilidad de celebrar de un plebiscito, apostando a un ELA mejorado; al fuerte reclamo de un puñado de soberanistas que intenta hacerse sentir; y tras una contundente marcha por la estadidad el pasado domingo, varias figuras anexionistas de la Isla coinciden en que una solicitud para convertirse en el estado 51 es factible en el contexto histórico actual, a pesar de los problemas económicos y sociales que enfrenta la Isla.

En ese sentido el presidente del Partido Nuevo Progresista (PNP), Pedro Pierluisi, subrayó que “es seguro que el Congreso le dará paso a la admisión de Puerto Rico como un estado, tan pronto el pueblo de Puerto Rico lo pida directamente como lo hizo electorado en Hawai y Alaska”.

“No hay manera que Estados Unidos le pueda dar la espalda a un voto mayoritario en el que se diga afirmativamente que queremos que Puerto Rico sea admitido como estado. Es lo único que falta por hacerse en Puerto Rico luego de los resultados del plebiscito de 2012”, sentenció. El también comisionado residente opinó que la difícil situación fiscal que enfrenta Puerto Rico no debe ser razón para que la Isla no sea admitida como el estado 51 de Estados Unidos.

“El Congreso no asume la deuda de los estados. Ni el Congreso ni el Gobierno de Estados Unidos. Los retos económicos y fiscales que tiene Puerto Rico los tiene como territorio y no así como estado. A Estados Unidos le conviene que nuestra calidad de vida mejore y tengamos progreso, y que nuestra gente no tenga que estar emigrando a los estados a razón de mil personas por semana como ha sido el caso últimamente”, agregó.

Pierluisi insistió que sin importar lo que ocurra en las próximas elecciones congresionales la admisión de Puerto Rico será un hecho. “La realidad es que la comunidad hispana ha cobrado tanta fuerza en Estados Unidos que es imposible ignorar a la población puertorriqueña en la nación”, concluyó.

Mientras, el presidente de la organización “Boricua Ahora Es”, Ricardo Rosselló, opinó que “creo que es sumamente viable la alternativa que nos ofrece mayores poderes políticos y estabilidad, así el pueblo de Puerto Rico lo decidió en las urnas y el favor del pueblo es contundente. Ya nosotros dimos el primer paso. No fue hasta el plebiscito del 2012 para mi entender que ha cambiado el juego”, afirmó. En ese sentido, reiteró la viabilidad del Plan Tennessee como un mecanismo efectivo para lograr la anexión.

El Plan Tennessee consiste en un mecanismo de presión que usaron los ciudadanos de ese estado en 1796 para obligar a las autoridades pertinentes a incluirlos como estado. Los ciudadanos aprobaron la Constitución del Estado de Tennessee y eligieron a los congresistas que los representarían. Los enviaron a reclamar la inclusión como estado, lo que lograron al cabo de tres meses. Otros territorios siguieron la misma estrategia ante la falta de acción del Congreso: Michigan, Iowa, Kansas, California, Oregon y Alaska. Estos fueron territorios que, cansados de ver que el Congreso no actuara, optaron por actuar ellos mismos.
“Hemos tenido un gobierno electo que está yéndose en contra de la voluntad del pueblo y está obstaculizando los resultados. Hemos tenido obstáculos y el Congreso está inmóvil. Sé que suena raro, pero el Congreso se diseñó así para que no reaccione a cualquier cosa; por eso hay que provocar al Congreso y el plan Tenneesee me parece la alternativa. Es una alternativa que cambia la dinámica de manera cualitativa”, acotó.

“Han habido territorios que asumieron el mismo plan; es algo normal de lo cual ya tenemos elementos. Es un claro reclamo de Puerto Rico. A mi entender, en 2017 este plan es perfectamente viable. Es una estrategia que ha funcionado por siglo y medio”, añadió.

De igual forma, el abogado y exdirector de campaña del presiente Barack Obama en la Isla, Andrés López, opinó que en estos momentos la lucha por “la igualdad está más cerca que en ningún momento en nuestra historia de ser un territorio americano”.

“Una, porque por primera vez el pueblo le retira el consentimiento a continuar siendo un territorio y escoge una ruta de igualdad como el camino para seguir el asunto. Pero muy importante, eso se ha entrelazado con un movimiento que emana del pueblo que no está atado a políticos ni a partidos para exigir que es voto (plebiscito 2012) se haga valer y eso me da mucho optimismo”, señaló.

“Veo que la gente, quizás por la inmigración tan abrumadora que ha habido y mientras más la gente ve el otro lado del charco y ve que no hay nada que hay que temer. Se pierde el miedo infundado de que de alguna manera el que lleguemos a la culminación de nuestros derechos ciudadanos, no representa la pérdida de nuestra esencia, sino la robustece. Ante este cuadro la estadidad está siendo protagonista y no un papel secundario con algunos aspirantes políticos y eso es un cambio general importante que acerca a la estadidad como una realidad”, opinó.

Consideró que a pesar de la crisis económica que atraviesa tanto Estados Unidos como Puerto Rico existe la posibilidad de que la Isla se convierta en un estado. “La historia ve los demás territorios y dice que aun en los momentos más malos económicamente se han convertido en estado. Nuestra economía se ha quedado atrás, pero el progreso económico de Puerto Rico está íntimamente ligado al asunto del status y lo que plantea nuestra situación económica actual es que hay resolver el asunto de status. Si bien no es una solución inmediata es el primer paso que hay que dar para que la economía se vaya a enderezar”, opinó.

De otro lado, coincidió con Rosselló al señalar que el plan Tenneesee es viable porque todos los territorios que lo han utilizado para lograr la anexión lo han conseguido.
“Todos los territorios sin excepción, que han luchado por ser estado, lo han logrado. Van de 37-37, desde las 13 colonias. Nosotros vamos a hacer valer el peso de lo que quiere el pueblo para crear presión. Hay múltiples maneras de hacer presión. Washington no está diseñado para que los cambios ocurran de adentro hacia afuera y ese plan es una de muchas opciones para propulsar un cambio. Los estadistas nos importa poco si es por opción A o B, porque la meta es una vivimos optimistas y nunca en la historia de los Estados Unidos ha rechazado a un grupo para que se separen de ese vínculo con su ciudadanía”, expuso.

Entretanto, el exalcalde de San Juan, Hernán Padilla, concurrió con los entrevistados sobre la posibilidad de que la Isla consiga la anexión. “Puerto Rico está en camino hacia la estadidad y el camino a la estadidad es irreversible. Una comunidad de 3.6 millones de ciudadanos americanos es una comunidad y no se les puede negar el derecho a la igualdad de derechos constitucionales y que continuemos viviendo bajo un estatus de segregación discrimen político”, afirmó.
Consideró que la crisis económica que atraviesa la Isla y Estados Unidos no es una razón para negarle la estadidad a la Isla.

“Los derechos de los ciudadanos no tienen precio. Cuando ocurrió la lucha por el sufragio de las mujeres, una de las razones que usaban era que eso implicaba unos gastos enormes de la gente que iba a votar y hubiera sido muy triste que le negaran el derecho a las mujeres por un costo adicional”, mantuvo.

Sin embargo, difirió sobre la viabilidad del plan Tenneesee. “El plan Tenneesee no va para ningún lado. Primero, el gobernador actual no lo va a hacer, la legislatura no lo va a hacer, tiene que ser aprobado por el gobierno de Puerto Rico de forma oficial. Por eso es que las elecciones del 2016 hay que convertirlas en unas elecciones plebiscitarias, que la estadidad sea el compromiso de cada candidato”, expuso.

Por su parte, la catedrática de la Universidad de Columbia, Christina Duffy, ha puntualizado que el mayor obstáculo para que se logre la estadidad es que Estados Unidos no entiende ni conoce la situación de Puerto Rico.

“Creo que, en general, Estados Unidos no nos ve… y la gente que está prestando atención, algunos entienden y otros no. Es en el Congreso, gracias a Dios, que hay algunas personas que están prestando atención y están colaborando, pero nuestro problema es más grande. Es que somos casi invisibles”, comentó la profesora en entrevista con EL VOCERO en entrevista previa. “Cuando uno no está representado la gente se puede olvidar. Yo creo que las colonias son parte de la nación imperialista pero no completamente parte de esa nación. Entonces, los americanos no piensan en nosotros como si fuéramos parte de ellos, piensan de nosotros como si fuéramos otra cosa”, agregó la abogada.

http://elvocero.com/iguales-en-todos-sus-puntos/