La política exterior de Bolivia – Periódico La Época, Bolivia

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

El jueves 10, el Canciller David Choquehuanca presentó una memoria institucional que sistematiza, de forma rigurosa y profunda, los logros de la Política Exterior del Estado Plurinacional en las gestiones 2006-2013.

El documento, además de identificar y desarrollar las acciones y los resultados del trabajo de la Cancillería, tiene un valor adicional: establece los mandatos, principios y características de una política exterior radicalmente distinta a la ejecutada desde la fundación de la república, cuyo rasgo central, salvo algunas excepciones, expresaba una absoluta sumisión a los intereses extranjeros, particularmente de los Estados Unidos.

En la presentación de la memoria se hizo énfasis, de parte de uno de los comentaristas, que lo primero que logró la irrupción indígena campesina y popular, tras la posesión de Evo Morales como presidente de la república, es nacionalizar el gobierno y luego nacionalizar los hidrocarburos, como pasos previos a las otras medidas que se tomaron para consolidar el proceso de cambio. A eso se suma, la nacionalización de la política exterior.

Con la actual política exterior, acompañada de la construcción de una base material sólida para redistribuir la riqueza en beneficio de la mayor parte de la población, Bolivia es uno de los actores importantes de la región y el peso de su influencia está en ascenso. Esta gravitación en el escenario internacional no se debe solo a estar situada, por ejemplo, en el corazón de Sudamérica, sino también a una serie de propuestas cuyo tronco común es la visión del Vivir Bien y el instrumento: la diplomacia de los pueblos por la vida.

La implementación de esta política exterior, soberana y digna, le ha permitido a Bolivia establecer relaciones de cooperación y complementariedad con otros países que en el pasado no se los tomaba en cuenta y dejar atrás su relación de dependencia de EE.UU. Entre los logros están el desarrollo de una estrategia marítima bastante sólida, la revalorización de la hoja de coca, el posicionamiento de los derechos de los pueblos indígenas, propuestas concretas para enfrentar la crisis del cambio climático y los derechos de la Madre Tierra, así como iniciativas para avanzar hacia la plena integración económica y política de los pueblos del Sur, tanto con mecanismos latinoamericanos (Alba, Unasur, Celac y otros) como otros que involucran a países árabes y asiáticos.

En definitiva, el documento presentado y explicado por el canciller Choquehuanca confirma que Bolivia cuenta con una política exterior bastante coherente, propia y propositiva.

http://www.la-epoca.com.bo/index.php?opt=front&mod=detalle&id=3714