Argentina: transportistas deciden no sumarse al paro del sindicalismo opositor de mañana

Duro golpe político al sindicalismo opositor, desplazado por un mayor protagonismo de la CTA disidente y de la izquierda trotskista. Habrá cortes de calle y rutas. La principal central sindical que dirige Caló no se sumó y respaldó al gobierno.

Finalmente, tras deshojar la margarita hasta el último momento, la poderosa Unión Tranviarios Automotor (UTA) anunció que no formará parte del paro nacional impulsado por el sindicalismo opositor para mañana. Se trata, en los hechos, de un revés más político que pragmático para Hugo Moyano ya que en todo caso es más que probable que la proliferación de piquetes y cortes en los principales accesos a la Ciudad de Buenos Aires impidan el normal desarrollo del servicio. No obstante, al tratarse de un sindicato clave del transporte –junto a La Fraternidad tuvo un rol protagónico en el altísimo impacto que tuvo el paro del 10 de abril pasado– le resta densidad a la medida de fuerza, a la vez que, paralelamente, acentúa el rol que tendrán los cortes promovidos por el sindicalismo combativo, algo que en principio no es del agrado de la ortodoxia cegetista. “No es momento para parar, en especial a partir de la situación por la que atraviesa el país por el ataque de los fondos buitre”, afirmó Roberto Fernández, el jefe de la UTA, durante una breve conferencia de prensa. “Estamos de acuerdo con los reclamos, pero no con la acción. No somos nenes que nos van a arriar como quieren. Si no hay un plan de lucha, hacemos 24 horas de paro y después qué. Si en cambio hacemos un plan de lucha, quizás el gobierno entienda que tiene que escucharnos”, dijo Fernández. El sindicalista aceptó que en los últimos días hubo reiterados contactos con el gobierno, pero rechazó las versiones que tomaron fuerza acerca de que la moneda de cambio para no parar hayan sido los subsidios que reciben los empresarios del sector, y que en los últimos años se transformaron en un elemento significativo a la hora de negociar la pauta salarial de los conductores. “No recibimos presiones de ningún tipo”, concluyó Fernández. Apenas conocida la noticia, el propio Hugo Moyano salió con los tapones de punta contra Fernández, a quien acusó de “dejarse apretar” por el gobierno. Por el contrario, desde el gobierno el primero en festejar la decisión de la UTA fue el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, quien la calificó como “absolutamente racional y responsable”. “Un paro no es el camino para defender el empleo, que ha sido el eje en todas las políticas llevadas adelante por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner”, dijo el funcionario.

A excepción de la UTA, los protagonistas del paro serán, en líneas generales, los mismos que tuvieron participación en la jornada del 10 de abril. No prestarán servicio los trenes (ninguno de los ramales metropolitanos), los subtes (línea B), y los vuelos (de cabotaje e internacionales) serán reprogramados, en tanto que la actividad portuaria estará prácticamente paralizada, lo mismo que el transporte automotor de cargas en todas sus ramas y la mayor parte de las estaciones de servicio. Tampoco habrá atención en los bancos públicos y privados del país. En el amplio rubro gastronómico, el acatamiento suele ser dispar.

Por el contrario, sí saldrán a trabajar los conductores de taxis, los trabajadores de la construcción (UOCRA), los metalúrgicos y los mecánicos de las terminales automotrices y autopartistas, los empleados de hospitales y clínicas privadas (Sanidad), los encargados de edificios, y los empleados públicos nacionales enrolados en UPCN o las seccionales de ATE que no responden a Pablo Micheli. Entre los docentes, habrá actividad en los colegios privados, mientras que en el territorio bonaerense los principales gremios no adhieren, salvo en seccionales dominadas por la izquierda (Suteba Tigre, La Matanza y La Plata, entre otras). Tampoco adhieren los empleados de supermercados y comercios. Entre los espectáculos deportivos, después de un sinfín de idas y vueltas la Asociación del Fútbol Argentino indicó que los cotejos programados para el jueves se jugarán.

Tal como sucedió en el último paro, las organizaciones de izquierda tendrán un rol protagónico a través de cortes y piquetes. Entre otros puntos, habrá cortes desde las 6 en Panamericana y Henry Ford, en Puente Pueyrredón, Callao y Corrientes, en la Autopista del Oeste frente al hospital Posadas y en la rotonda de ingreso a La Plata (Autopista Buenos Aires– La Plata). También habrá bloqueos en Córdoba, Neuquén, la ciudad de Rosario, Jujuy, Tucumán y Mendoza. En tanto, para hoy a las 14 horas está prevista una movilización desde el Cabildo hacia el Congreso Nacional.

La convocatoria a las distintas movilizaciones y cortes partió de la CTA disidente de Pablo Micheli y la Corriente Sindical Clasista del Partido Obrero, a la que luego se sumaron los partidos que conforman el Frente de Izquierda de los Trabajadores (Izquierda Socialista y PTS, además del PO) y otras organizaciones políticas y sociales, como Barrios de Pie.

Las diferentes metodologías que pondrán en práctica el jueves la izquierda y los gremios de la CGT opositora van en paralelo a los reclamos. Mientras estos últimos hacen hincapié en modificaciones al impuesto a las Ganancias, los primeros reclaman “la prohibición de despidos y suspensiones por un año, la reapertura de paritarias, la derogación de la ley antiterrorista”, y contra “el impuesto al salario”, entre otras cuestiones.

http://tiempo.infonews.com/nota/131000/reves-para-la-cgt-de-moyano-habra-servicios-de-colectivos-durante-el-paro