Científicos mexicanos denuncian que corporaciones presionan al gobierno para sembrar transgénicos

La posibilidad de que México se abra el campo para la siembra de maíz y otros granos transgénicos, es una preocupación latente ente la comunidad científica del país, debido a que las señales del gobierno federal indican que es uno de los objetivos de la nueva Reforma Agraria. Si eso ocurre, será un daño irreversible para los cultivos mexicanos, los cuales quedarán contaminados y se pondrá en peligro la soberanía alimentaria, afirmó Elena Álvarez-Buylla Roces, fundadora de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS).

“Es una preocupación bien fundada, porque hay mucha presión por parte de las corporaciones, cuyo interés por esta tecnología no es científico ni social, es lucrativo. Están haciendo mucha presión sobre el gobierno, pero afortunadamente hasta ahora no se han aprobado para su liberación los cultivos a escala comercial”, dijo la especialista.

La científica explicó que los asesores del gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, insisten de forma clara y explícita en la necesidad de los cultivos transgénicos, como una alternativa tecnológica para el campo.

“Nos preocupa que esta propuesta sea la que estén enarbolando los asesores. Como científicos quisiéramos que se haga un análisis serio, sobre todo de las propuestas que desde los centros de investigación públicos, pudieran ser complementarias”, explicó.

En México se han aprobado proyectos piloto de siembra de maíz transgénico, a pesar de que existe un régimen especial de producción del maíz en el país. Sin embargo, en los intentos del gobierno del ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa, se reformó un reglamento que permitió presentar propuestas que se cancelaron gracias a varios amparos colectivos que interpusieron organizaciones del campo.

Pero el mensaje del gobierno de Peña Nieto es claro: hay varios amparos presentados por empresas transnacionales y por dependencias del gobierno federal, como la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), en contra de la determinación de cancelar la siembra de maíz transgénico.

Silvia Ribeiro, director para América Latina de Grupo ETC, explicó que desde hace tiempo las organizaciones científicas intentan reunirse con los asesores de la Presidencia de la República, sin éxito.

“La industria de los transgénicos se mueve sobre muchos mitos, es lamentable que quienes son asesores del gobierno, se van con esos mitos, y no sobre producción, impactos sobre la salud de estos cultivos”, expuso.

http://www.sinembargo.mx/15-08-2014/1087776