Ecuador: casi el 50% de las instalaciones militares se transformarán en parques y hospitales

Las 516 posiciones militares que actualmente tienen las Fuerzas Armadas se reducirán a 252 (en 51%) en un proceso que durará hasta 2017. Así lo detalló ayer la ministra de Defensa, María Fernanda Espinosa.

La mudanza, que costará $ 219 millones, tiene como propósito el empleo conjunto de las 3 ramas militares, optimizar espacios, recursos y talento humano y aportar al desarrollo del país, concretamente al cambio de la matriz productiva y al buen vivir.

Espinosa contó que la millonaria inversión se utilizará, en gran parte, para mejorar la infraestructura actual. Habrá vivienda fiscal para los soldados y atención a la salud para ellos y sus familias.

La funcionaria explicó que otro fin es optimizar la presencia de los militares en todo el territorio nacional. “Ahora sabemos qué tenemos, cómo mantenerlos y qué necesitamos”, indicó durante un conversatorio con medios de comunicación.

Como parte de este proceso, la cartera de Defensa, conjuntamente con otras instituciones, elaboró un manual de construcción de unidades militares que se aplicará en todos los lugares. En el documento está descrito cómo deben levantarse y equiparse los fuertes, las habitaciones para soldados y oficiales, las piscinas, las bibliotecas, las aulas y demás espacios.

Paralelamente, el número de efectivos también se reducirá. Para 2025 las FF.AA. tendrán 34.500 hombres y mujeres. Espinosa aclaró que no habrá despidos ni reducción de personal sino que se limitará el ingreso a las escuelas de formación.

El Ministerio de Defensa quiere aportar con el desarrollo urbano de las ciudades. Muchas unidades militares, con el pasar de los años, quedaron encerradas en el casco urbano. Según el jefe del Comando Conjunto, Luis Garzón, esto dificulta las operaciones militares.

Puso como ejemplo las complicaciones en el desplazamiento de la maquinaria pesada, por lo que el pedido siempre ha sido que los destacamentos militares estén fuera de las ciudades.

Espinosa calcula que debido al traslado al menos 600 hectáreas de terrenos urbanos serán liberadas. La provincia más beneficiada será El Oro, con 251 hectáreas.

Esos terrenos pasarán a manos de Inmobiliar, la entidad pública que administra los edificios del Estado. Esta institución hará un análisis para definir el futuro de esos espacios que podrían transformarse en áreas verdes o albergar obras como escuelas del milenio, hospitales, centros de integrales del Buen Vivir (CBV) o unidades de policía comunitaria (UPC).

Tampoco se descarta que los terrenos sean vendidos para proyectos inmobiliarios.

Estas 600 hectáreas se suman a las 30.000 que ya han entregado las Fuerzas Armadas en las zonas rurales, concretamente al Plan Tierras del Ministerio de Agricultura o al Ministerio del Ambiente para su protección.

Espinosa aclaró que la prioridad, en el traspaso, es la I División del Ejército, en Epiclachima, al sur de Quito. El vacío que quedará allí será ocupado por la plataforma gubernamental política, es decir que en ese lugar funcionará la Presidencia de la República y otros ministerios.

El traspaso no afectará a las unidades recientemente creadas en la frontera norte. Allá el número de efectivos quedará intacto, pese a que se firma la paz entre el gobierno colombiano y las FARC.

Garzón considera que al menos pasarán 10 años antes de que la paz sea cimentada y aclara que el problema de la narcoguerrilla no se solucionará inmediatamente.

Tanto Espinosa como Garzón destacaron que los nuevos retos de las FF.AA. son la lucha contra el crimen organizado y la ciberpiratería.

http://www.telegrafo.com.ec/politica/item/264-posiciones-militares-seran-parques-u-hospitales.html