Candidatos a la vicepresidencia boliviana opinan sobre el aborto

El embarazo adolescente es un asunto frecuente en la sociedad boliviana y los casos de abortos clandestinos se registran cada día. Esto se convierte en un tema de discusión y análisis de diferentes sectores, entre ellos los políticos.

Conforme a los datos con los que cuenta Marie Stopes Internacional – Bolivia, de los aproximadamente 46 millones de abortos que se producen cada año en todo el mundo, 19 millones son ilegales.

“El acceso a planificación familiar haría mucho más que reducir las tasas de aborto que las leyes restrictivas en contra de éste”, expresan.

Algunos informes sostienen que está estadísticamente comprobado que la criminalización del aborto no disminuye la práctica del mismo. En algunos países es más sancionado que en otros.ss

“Con o sin leyes restrictivas, varias mujeres seguirán recurriendo al aborto frente a embarazos no deseados. Lamentablemente lo único que consiguen las políticas de criminalización es que las mujeres se sometan a abortos inseguros, atendidos por personal no capacitado y en condiciones insalubres”, dicen.

Se trata de un tema delicado, pero se pone en tapete de discusión para conocer la percepción de las futuras autoridades.

POLÍTICOS

Los candidatos a la vicepresidencia, Álvaro García Linera por el Movimiento Al Socialismo (MAS), Ernesto Suárez por Unidad Demócrata (UD), Adriana Gil por el Movimiento Sin Miedo (MSM), Tomasa Yarhui por el Partido Demócrata Cristiano (PDC) y Margot Soria por el Partido Verde de Bolivia (PVB) hicieron referencia al tema. Respondieron a la pregunta ¿cómo reaccionaría usted en caso de tener una hija adolescente que se embarace?. Cada uno planteó su opinión sobre la posibilidad del aborto y las propuestas que plantean también a propósito de los sectores que piden la legalización.

Para los candidatos, el ponerse en esta situación de enfrentar el embarazo adolescente de una hija fue complicado. Algunos obviaron imaginar la situación, otros fueron más abiertos con el tema.

Manifestaron que trabajarían, en caso de estar en el Gobierno, en implementar políticas de prevención para los adolescentes.

Al responder a estas interrogantes también surgieron posturas religiosas.

Los candidatos coincidieron en afirmar que no están de acuerdo con el aborto porque respetan la vida.

Sin embargo, también expresaron que cualquier decisión, como en lo que refiere a la propuesta de legalización del aborto en el país, debiera estar sujeta a la determinación de los bolivianos, a una coordinación de sectores o referendos, entre otros aspectos.

Ejercicio saludable de derechos

ÁLVARO GARCÍA LINERA

(MAS)

Los jóvenes están siempre tomando decisiones personales que hay que respetar y acompañar.

En este caso concreto, es más importante todo lo que pasa antes, y en ese sentido sí puedo comentarle que es importante trabajar, como sociedad, en la generación e implementación de políticas públicas para la prevención del embarazo adolescente; hay que trabajar mucho dentro de la casa y fuera de ella. Hacer que nuestros y nuestras adolescentes entiendan que es decisión de ellos y ellas garantizar el ejercicio saludable de sus derechos sexuales y reproductivos.

Si trabajamos este tema desde el Estado y desde la sociedad, no deberemos pensar que se constituya como una problemática.

En el caso del aborto, recuerdo que el año pasado ya hubo un debate sobre el tema que quizás no fue manejado adecuadamente por varios sectores; no obstante ello devino en una sentencia constitucional que facilita el proceso para realizar un aborto en casos extremos. Este constituye un importante avance a favor de los derechos de las mujeres.

No obstante, está claro que el aborto es un tema que hoy en día no está contemplado en nuestras normas jurídicas.

No sé cómo reaccionaría

ERNESTO SUÁREZ

(UD)

Es difícil ponerse en una situación en la que uno no está. No sabría decirle. No tengo hijas, pero sí tengo hijos y lo que hago es hablarles para evitar que algo como eso suceda porque el hecho de traer un hijo a la vida es una gran responsabilidad y uno tiene que estar preparado para hacerlo y no solamente por madurez, en temas de edad, sino que también en lo económico. No es traer por traer nomas un hijo. Siempre estamos con mi esposa hablándoles a nuestros hijos para que se cuiden y no caigan en este problema, porque puede ser un conflicto al final y una vida es una vida, un ser humano es un ser humano y no va a dejar de ser hijo de mi hijo y, por lo tanto, un niño es una bendición de Dios. Así que no sé, la verdad es que no sé cómo reaccionaría. No estoy de acuerdo (con el aborto), porque soy católico, porque creo que no está bien evitar una vida, truncar una vida, no va con mi formación, con mi religión, no estoy de acuerdo.

Hay que discutirlo, al final no es mi decisión la que se va a imponer y tampoco será la opinión de otra persona. Si hay democracia tiene que decidir la mayoría. Pero, no es algo que yo promovería. No estoy a favor del aborto, entiendo y respeto a personas que dan argumentos. Defiendo los míos. Es un tema que será debatido y será la población la que defina, tal vez con un referéndum.

Adoraría a mi nieto

ADRIANA GIL

(MSM)

Creo que también parte por informar, dialogar, por tener buena comunicación con los hijos, por enseñarles. Y pienso que no solo esta educación tiene que estar en manos de los padres sino también del Gobierno para que permanentemente instruya, oriente sobre sexualidad, sobre cómo planificar una familia, sobre los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, pero, sí, por supuesto, conversar, dialogar, ser abiertos. Lo que necesita la familia de hoy en día es tener comunicación con los hijos y darle formación y orientación permanente. Y bueno, si mi hija quedara embarazada yo adoraría a mi nieto ¿qué le puedo decir?

Creo que nadie puede estar a favor del aborto. Estoy a favor de la vida, sin embargo también hay casos que el mismo Código Penal permite, en temas de violaciones, de malformaciones o que puedan traer consecuencias en la vida de la madre. Por ejemplo, cuando violan a una niña, en vez de esperar a que quede embarazada le dan una pastilla del día para evitar el trauma de un aborto.

Entonces, si hubiese una justicia efectiva y pronta no tendría que ni pasar las violaciones ni tendrían que haber abortos. Si hubiese una juventud bien informada que conoce sus derechos sexuales y reproductivos tampoco deberían haber embarazos no deseados.

Es un tema muy delicado

TOMASA YARHUI

(PDC)

No me gustaría que se toque lo más íntimo que es la familia, lo más sagrado que uno tiene, desearía que no se incluya en la campaña a nuestros hijos.

Sé que tengo que trabajar a nivel nacional con políticas públicas que tienen que favorecer a la gente, lo tengo claro en mis propuestas que voy a trabajar por la gente que más necesite, el tema de educación, salud, la mujer, de desarrollo rural para los hermanos.

Voy a trabajar por una Bolivia unida, todos necesitamos ser gobernados y eso es lo que voy a hacer.

(El aborto) es un tema muy delicado. En nuestra propuesta expresamos el respeto a la vida y, obviamente, creo que para hablar del aborto lo primero que tenemos que hacer son políticas de prevención porque ahí yo, como mujer, tengo claro que tengo que trabajar desde la niñez todo el tema de prevención, en términos educativos, en términos de prever cualquier peligro que puedan correr nuestros hijos, ahí vamos a trabajar con políticas públicas. Para mí la parte preventiva es muy importante.

Vamos a trabajar de manera consensuada, lo que beneficie al pueblo de Bolivia (…)

Coordinaremos con toda la gente, vamos a hacer lo que el pueblo nos pida. Para mí las políticas de prevención son de suma importancia, eso es lo que priorizaremos.

Le apoyaría y no le censuraría

MARGOT SORIA

(PVB)

Si mi hija está embarazada y aún es adolescente lo primero que haría es apoyarla y no censurarla, porque de alguna manera si ocurre eso, es porque en algo fallamos como familia, no le llegó la información a la adolescente. Mi actitud sería de comprensión.

Los Verdes somos defensores de la vida y la vida se inicia en la concepción, no en el aborto. Pero, hay ocasiones en la que debemos tomar en cuenta los principios de autodeterminación y autonomía, especialmente en caso de violación o en caso de riesgo de la vida de la madre, al menos cuando tiene familia. El aborto también será evitado cuando las jóvenes aprendan a respetar derechos y la vida y se eduquen para un sexo responsable y saludable.

No se trata de apoyar o no apoyar, se trata de entender que el problema tiene múltiples determinaciones económicas, sociales, culturales y las de la vida.

A veces, las mujeres recurren al aborto por razones económicas, pues piensan en el futuro del niño y las carencias a las que éste se va a enfrentar. Otras, desde lo social y cultural, el aborto es la solución para la sanción social.

Debemos diseñar políticas de Estado. En escuelas y universidad debe haber un equipo de educación sexual multidisciplinario.

LA NORMATIVA
Aborto es ilegal en Bolivia actualmente
La práctica del aborto en Bolivia es ilegal, salvo que se practique para prevenir el daño a la salud de la mujer o en casos de violación.

La pena establecida es de uno a tres años en prisión para la mujer embarazada que consiente la operación, y de uno a seis años para la persona que realiza el aborto.

Si una mujer realiza el procedimiento por sí misma, solo puede acusársela de consentir al aborto.

Conforme al Código Penal boliviano, “cuando el aborto con el consentimiento de la mujer fuere seguido de lesión, la pena será de privación de libertad de uno a cuatro años; y si sobreviniere la muerte, la sanción será agravada en una mitad”.

El artículo 264 agrega que cuando del aborto no consentido resultare una lesión, se impondrá al autor la pena de privación de libertad de uno a siete años; si ocurriere la muerte, se aplicará la de privación de libertad de dos a nueve años. El artículo 269 establece que el que se dedique habitualmente a la práctica de aborto incurrirá en privación de libertad de uno a seis años.

LO LEGAL El aborto legal es aquel que está permitido por la ley. Y, según describe Marie Stopes International, en Bolivia se puede recurrir a la interrupción del embarazo en dos casos, cuando el embarazo pone en riesgo la salud de la mujer o cuando el embarazo es producto de una violación, incesto o estupro, de acuerdo al Código Penal.

Solo en estos casos, y con la autorización de un juez, las mujeres pueden interrumpir su embarazo sin ser sancionadas.

Opinión