Correa advierte sobre posibles conspiraciones desde las fuerzas militares

El presidente ecuatoriano Rafael denunció este domingo que existen fuerzas que se oponen a la Revolución y que han tenido varios intentos de conspiración incluso dentro de los cuarteles del país suramericano.

“Tratan de armar frentes en los gobiernos locales, eso es lo que buscan las fuerzas que se oponen a la Revolución. Tenemos permanentes intentos de conspiración que incluso han llegado a los cuarteles con pasquines llenos de mentiras. Hay grupos que si pudieran pegarnos un tiro nos matarían”, dijo el mandatario durante una entrevista en la televisión pública ecuatoriana.

De acuerdo al jefe de Estado, la estrategia de la derecha que encabeza la restauración conservadora se ve aupada por los medios de comunicación y se ha replicado, en algunas ocasiones con éxito, en contra de los gobiernos progresistas de América Latina.

“Esto es parte del manual que ya se intentó  en Venezuela. ¿Usted cree que esto es casualidad? Lo intentaron en Bolivia contra Evo Morales, lo lograron con Fernando Lugo, en Paraguay, y con Manuel Celaya, en Honduras. Ya la derecha pasó el aturdimiento en que la dejó la emergencia de los gobiernos progresistas y se está rearmando con apoyo nacional e internacional”, destacó el jefe de Estado.

Rafael Correa resaltó que esta estrategia de ingresar pasquines en los cuarteles ya dio sus resultados a la oposición en 2010, cuando con la ayuda de los medios de comunicación, un sector de la policía se sublevó el 30 de septiembre. “¿Estamos mejor o peor que hace ocho años? Estamos muchísimo mejor pero en ese tiempo dijeron que les íbamos a quitar los sueldos a los policías y por eso se dio la sublevación, todo gracias a las mentiras de los medios”.

“La inmensa mayoría de los policías y los militares nos quieren y mucho. Sin embargo, en el área pasiva hay algunos que creen que el país debe estar a las órdenes de las Fuerzas Armadas y no al revés como debe ser. Para algunos generales retirados los cambios que hemos hecho les resultan incómodos y siguen intentando sembrar zozobra”,  recalcó.

“La Revolución está bajo asedio, no nos engañemos. La derecha ha puesto en marcha un manual, el manual del golpe blando. Se ha juntado la estrategia de la restauración conservadora y la desesperación de algunos partidos políticos”, comentó.

Respecto a las competencias municipales, el presidente denunció que el alcalde de Guayaquil, el socialcristiano Jaime Nebot, se niega a asumir el costo político de una eventual alza de pasajes. “Que no venga con cuentos (…) se trata de un tipo prepotente que quiere hacer lo que le da la gana. No se trata de si se quiere o no asumir las competencias, es un deber de cada alcaldía asumirlas en su jurisdicción. Nebot está fuera de la Ley porque se cree por encima de la ley”, dijo el mandatario.

En cuanto a las utilidades de los trabajadores de las empresas telefónicas, el jefe de Estado dijo que lo que se busca es que los ingresos que ofrece este recurso del Estado beneficie a la gran mayoría de ecuatorianos. Para ello, propone que los salarios de los trabajadores de esas empresas mejoren y con ello su calidad de vida.

“Si no se ponen de acuerdo hasta diciembre, fijaremos los salarios mínimos sectoriales para mejorar el sistema, para que la repartición de recursos sea más justo, más equitativo para todos los trabajadores y no solo para un grupo”, manifestó.

En cuanto a la reelección indefinida de todas las autoridades el mandatario destacó que cualquier decisión que se tome al respecto deberá tomar en cuenta la opinión de la ciudadanía. “Es antidemocrático coartar la posibilidad de que la gente pueda escoger. No quiere decir que porque exista la reelección indefinida yo vaya a ser reelecto, esa es una decisión del pueblo pero nosotros debemos darle las garantías y las posibilidades de que escoja”, aseguró.

Finalmente, el presidente convocó a la ciudadanía el martes  venidero la Plaza de San Francisco para conmemorar los cuatro años del 30-S, día en que hubo un intento de golpe de Estado contra su gobierno.

Andes